Pelosi usó mismo vestido para los dos impeachment de Trump

Al abrigo de Max Mara de la batalla dialéctica ahora se suma el traje para destituir presidentes. Nancy Pelosi conoce bien el poder no verbal del uniforme político. El 18 de diciembre de 2019, la demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU entró al edificio con un traje negro de cuello alto y con un collar de oro en relieve. No era un día cualquiera. Era el día del juicio político del presidente Donald Trump. En aquel momento, el magnate estaba empañado por el escándalo de Ucrania: fue acusado de abuso de poder y un cargo de obstrucción del Congreso, relacionados con los esfuerzos del presidente para persuadir al país europeo de que investigara a Joe Biden. Así se vestía Pelosi, tercera autoridad de la nación.

En otro día histórico en EE UU, y no son pocos en lo que llevamos de año; la Cámara de Representantes votó este miércoles a favor de juzgar al presidente republicano por “incitación la insurrección” tras el violento asalto al Capitolio, hace una semana, por parte de unos ultras arengados por él mismo. A solo una semana de dejar la Casa Blanca, Trump convierte en el primer mandatario sometido dos veces al impeachment, y Pelosi, de nuevo, recuperó su traje de las destituciones –la primera vez que se lo puso nadie imaginaba que se convertiría en uniforme– para simbolizar todavía más esta fecha clave en últimos días de Donald Trump como presidente de los EEUU. El traje negro con collar volvió a hacer acto de presencia.

No es la primera vez que la emblemática demócrata demuestra su oposición contra Trump a través de su ropa. En septiembre de 2018 se puso un abrigo de Max Mara que se volvió viral tras protagonizar una tensísima reunión con Trump que se escenificó ante las cámaras para asombro de los periodistas y que incluyó amenazas del cierre de la administración. Tras el rifirrafe televisado, la política salió de la Casa Blanca abrigada con una prenda de Max Mara y se puso unas gafas de sol con una media sonrisa, lo que provocó un delirio internauta ante la estampa memética a lo #ThugLife. Ese abrigo también tenía un simbolismo escondido: fue el mismo que vistió en la segunda toma de posesión de Barack Obama en 2013.«La elección esta vez servía para recordar a Trump su longevidad en los asientos del poder y una pista de dónde se encuentra realmente su lealtad», escribió al respecto la cronista de moda de The New York Times, Vanessa Friedman.

800Noticias

Por: Reporte Confidencial

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar