Braulio Jatar: Inteligencia Espiritual (Dios Interno)

Braulio Jatar: Inteligencia Espiritual (Dios Interno)

El Creador de todo lo existente antes de que nada existiera; el Principio antes del comienzo;  la Fuerza que inundó con su presencia al Universo y que creó el espacio donde nos ubicamos, es, claro, lo que algunos llaman Dios. “Si llevas un burro a un hermoso banquete, ¿qué ve el burro?”. Mi madre me recordaba con esta frase lo que las monjas en La Habana, Cuba, la decían para explicar lo difícil que es para el ser humano entender lo maravilloso del Reino de Dios.

«Ambos grupos ven lo mismo, pero no responden igual»

¿Cuántas veces desde pequeño hemos subido la vista al cielo pidiéndole al todo poderoso bendición, protección o milagro? La parábola del pastor que llama con su voz a las ovejas, o el cuento del hombre que quisiera que los pájaros siguieran su vuelo en avioneta para comprender que sólo se sigue en lo que confías o en lo que se parece a ti. Para algunos la luz o luces descritas en los textos sagrados son, en realidad, las que acompañan a naves espaciales intergalácticas y de ahí la explicación de símbolos de épocas antiguas que son posibles entender solo desde la altura del cielo. Pero hay otras explicaciones más simples que están dentro de nosotros mismos. .

«Y, a esta poderosa energía interna, la llamaremos nuestro Dios interior»

El Dios al que hacemos referencia en estas líneas puede ser llamado de distintas formas o visualizado de distintas maneras. Puede ser la fuerza, como en las películas de la Guerra de las galaxias; luz divina; inteligencia cósmica; Todopoderoso; lo que existió antes de la existencia; extraterrestres; o Jehová; en realidad no importa el código, nombre o fórmula que usted utilice para permitir que nuestro mensaje le llegue.

Cuando hablemos de Dios, y se sienta incómodo con la expresión utilizada, o cuando hablemos de Cristo, hijo de Dios, adapte dichas afirmaciones a su propio lenguaje. Así, al primero -Dios- lo podrá concebir como inteligencia universal, y al segundo  -Cristo- como un hombre con una doctrina de alcance mundial. Lo importante, lo que más deseamos, es que su entendimiento se abra al mensaje que nos disponemos a entregar no porque nos fuera revelado por una entidad divina, sino por la irrebatible fuerza interior que todos tenemos. Y, a esta poderosa energía interna, la llamaremos nuestro Dios interior.

A continuación viene la siguiente pregunta: ¿Y quién creó a Dios? La respuesta está en la fábula del asno y las monjas; y es que  hay cosas que aunque las tengamos ante los ojos es difícil verlas. Más adelante explicaremos que, contrariamente a la famosa frase de Santo Tomás de ver para creer, la realidad está formada por un creer para ver. Esto se debe a que nuestro cerebro está construido sobre la base de nuestras experiencias; emociones; cultura y circunstancias. De hecho, muchas veces, toda esta amalgama recrea lo que tomamos como realidad objetiva, siendo sólo nuestra realidad subjetiva. 

Si una masa gasífera iluminada se posara sobre las cabezas de un grupo de personas, sin experiencia previa sobre religión, y les dijera: Venid a mí, hijos míos, seguro que ninguno de los presentes haría caso de semejante llamado.  Por el contrario, lejos de acercarse se alejaría producto del temor; pero todo cambia si los presentes son creyentes. Ambos grupos ven lo mismo, pero no responden igual. A los religiosos quien les habla es Dios, pero para un incrédulo, siendo la misma luz y voz, todo es producto de una engañifa o truco, y su reacción es o salir del sitio o levantarse por curiosidad y empezar a buscar altavoces, sistema inalámbrico o los cables que conducen al equipo de donde provienen tanto lo visual como lo auditivo. Por eso decimos que no basta ver; hay que creer. Es igual con nuestro  Dios interno o externo, lo primero es creer en su existencia, no importa qué nombre se les cuelgue, porque uno ve lo que cree, y esa es la gran  diferencia, como analizaremos más adelante

(HASTA PRÓXIMA ENTREGA)

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar