#España | Una edil del PSOE y liberada sindical de UGT se cuela para ponerse la vacuna

Compartir:

Carmen Piedralba, edil del PSOE en el Ayuntamiento de Castrillón (Asturias), se puso la vacuna sin estar adscrita a alguno de los grupos a los que se están administrando las primeras dosis en España. La concejal socialista es, además, auxiliar de enfermería en Cuidados Intensivos en el Hospital San Agustín de Avilés, pero en estos momentos es liberada sindical por UGT.

El escándalo de políticos que se saltan los protocolos de Sanidad de las comunidades autónomas sigue aumentando a medida que se conocen más nombres de personas que se han colado en el orden de vacunación impuesto desde el Gobierno.

Uno de los últimos casos roza el esperpento. Se trata de una edil del PSOE que en estos momentos es liberada sindical. Pese a que es auxiliar de enfermería, el trabajo para el sindicato la ha sacado de la primera línea de lucha contra con Covid, por lo que no le correspondería recibir la dosis de la vacuna, únicamente reservada a personal sanitario en activo y a usuarios y personal de residencias de mayores.

El escándalo, destapado por el diario El Comerdio, ha llevado a la Federación Socialista Asturiana a suspender de militancia a Piedralba a la espera de «esclarecer» por qué se le puso una vacuna que no le correspondía. De la misma manera, la edil dejará sus funciones como concejala de Derechos y Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Castrillón. Sin embargo, como informan medios locales, la Piedralba no tiene pensado renunciar a su acta de concejal.

La excusa, recurrente ya entre los políticos cazados poniéndose la vacuna de forma irregular, es que a ella la avisaron del servicio de administración del hospital en el que tiene plaza y aseguró que «en ningún momento pensé que sería inapropiado».

El Ayuntamiento de Castrillón está actualmente gobernado por Unidas Podemos y el PSOE. Su alcaldesa, de IU, pidió «ejemplaridad» a los políticos pero no pidió abiertamente a Piedralba que deje su acta de concejal.

Vacunas para liberados sindicales

El escándalo en el Principado de Asturias no termina ahí. Tras conocerse el caso de Piedralba, se ha sabido que los hospitales están administrando dosis de la vacuna a personal no sanitario –incluidas contratas con los centros hospitalarios– además de a liberados sindicales. Esto ha provocado que el área de Salud del Principado haya abierto ya una investigación para conocer los motivos que han provocado estas graves irregularidades, ya que la vacuna no ha llegado por igual a todos los grupos de riesgo que debían ser vacunados en esta primera tanda.

Ediles del PSOE vacunados

Carmen Piedralba no es la única edil del PSOE que ha recibido la vacuna contra el coronavirus. Los alcalde de las localidades de Rafelbuñol, Els Pobles y Verger han sido expedientados por el PSOE y se les ha retirado la militancia después de conocerse que también recibieron la vacuna del Covid de manera irregular.

Desde el PSPV destacaron que en una situación «tan complicada como la actual, en la que tanto los sanitarios, como las fuerzas de seguridad y toda la ciudadanía en general está haciendo grandes esfuerzos para superar esta pandemia, la acción de los responsables públicos debe ser más ejemplarizante si cabe».

Entre los alcaldes que se saltaron el orden de vacunación figuran un matrimonio de Alicante, Ximo Coll (alcalde de El Verger) y Carolina Vives (alcaldesa de Els Poblets). Coll explicó que fueron vacunados porque «era la mejor opción» para evitar tener que desechar «las que sobraban». El edil socialista afirmó, además, no sentirse «un privilegiado» porque «vamos a tener vacuna para todos».

En el municipio valenciano de Rafaelbunyol se vacunó el líder de las Juventudes Socialistas y alcalde de la localidad, Fran López, de 29 años. El concejal argumentó que se inyectó la vacuna tras estar toda la mañana en el centro de mayores mientras se vacunaban a los internos, ya que quería supervisar el proceso «como máximo responsable» al tratarse de un centro municipal. López trató de justificarse afirmando que él tiene mucho contacto con personas distintas, por lo que también podría considerarse persona de riesgo y que pensó, cuando se lo ofrecieron, que era una forma «de generar confianza».

Francisca Alamillo, alcaldesa de Torrecampo (Cordoba) usó la misma estrategia que sus tres compañeros socialistas para vacunarse meses antes que el resto de convecinos de su edad. Alamillo, que ha alegado que acude cada semana a la residencia como presidenta del organismo, dice que la vacuna que se le administró era sobrante. «La dosis que me ponen no le ha sido hurtada a ningún trabajador del centro y, por supuesto, a ningún residente», ha defendido. Sin embargo esa vacuna sobrante se podría haber reservado a los trabajadores de la residencia que están de baja. La Junta de Andalucía ya investiga lo sucedido.

 

 

 

Por: Ok Diario
Autor: OKDIARIO
Fecha de publicación: 2021-01-23 06:28:54
Fuente

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar