Braulio Jatar Alonso¿Cómo se han construido nuestros «tres» cerebros?

El cerebro humano se construyó de sucesivas capas durante su larga evolución, de tal forma que ha ido desarrollando nuevas aptitudes y capacidades durante millones de años. Esas franjas cerebrales no se  van sustituyendo una por otra, como sucede con las cambiantes pieles de las amenazantes culebras, sino que se montan como rebanadas de jamón en una bandeja; aumentan su cantidad o volumen a medida que el tiempo avanza.    El ser humano ha estado en la Tierra desde hace ocho o diez millones  de años. Como los demás órganos, el cerebro evolucionó aumentando tanto su contenido como su complejidad informacional. Su estructura actual refleja todos los estadios por los cuales ha pasado. Hoy sabemos  que el cerebro evolucionó de abajo hacia arriba, de lo primario a lo complejo.

 La primera etapa es el cerebro más primitivo o arquicerebro  (cerebro reptiliano). Está cubriendo el tronco cerebral, en el llamado «complejo r» (r de reptil), allí se encuentran: la agresividad, la territorialidad, las jerarquías sociales y la tendencia a seguir ciegamente a líderes. Este cerebro se desarrolló hace algunos cientos de millones de años en nuestros antecesores, los reptiles y mamíferos marinos. De manera que, en lo más profundo de nuestro encéfalo, hay algo parecido al «cerebro» de un cocodrilo.

La segunda etapa es el cerebro emocional, límbico o paleocerebro. Ubicado alrededor del «complejo r» tenemos el complejo sistema límbico o «cerebro mamífero», evolucionado desde cientos de millones de años atrás en antecesores mamíferos. El cerebro emocional es una fuente importante de nuestros estados de ánimo, nuestras emociones, inquietudes, nuestra preocupación por los hijos, entre otros. Este cerebro está muy presente en los mamíferos, de allí la  expresividad de los sociales perros, hasta los fieros leones. 

La tercera etapa es el cerebro humano, neocórtex o neocorteza. Es donde se concentra todo lo que nos hace seres humanos, y nos distancia por mucho de todos nuestros competidores en el mundo animal. La corteza atesora las artes, las ciencias, la conciencia de quienes somos, la posibilidad de cuestionar nuestra propia existencia. 

Jatar Alonso, Braulio. Lecciones de Inteligencia Emocional: En Situaciones Extremas (Spanish Edition) . Edición de Kindle.

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar