Cómo cuidar una planta de aloe vera: remedios y consejos

El aloe vera es una planta maravillosa, y todo gracias a sus increíbles propiedades. De hecho, es un recurso natural y casero al alcance de cualquiera, y podría ser la solución a muchas de tus afecciones y problemas habituales.

Las propiedades más relevantes de las que te beneficiarás por cuidar una planta de aloe vera son:

1. Contiene múltiples vitaminas y minerales: las pertenecientes al grupo B, taninos, aceites esenciales, ácidos grasos oleico y linoleico y numerosos aminoácidos.

2. El aloe vera tiene la capacidad de regenerar las células de nuestra piel, algo perfecto en el caso de sufrir quemaduras, por ejemplo.

3. Es una planta altamente digestiva y sirve para tratar problemas de estreñimiento.

4. También es ideal para regenerar los tejidos internos.

5. Por último, es un potente antiinflamatorio, analgésico, coagulante, antibiótico, cicatrizante, depurador y antiséptico, entre otras propiedades.

Cómo cultivar tu propia planta de aloe vera

Para comenzar a cuidar una planta de aloe vera, lo primero que tienes que hacer será cultivarla. Para ello, necesitas:

  • Una maceta grande de barro.
  • Tierra de jardín y turba a partes iguales.
  • Gravilla para poner en el fondo de la maceta.
  • Un «hijo» o esqueje de aloe vera para cultivar. 

Pero, ¿qué clase de aloe vera escoger de entre los más de 200 tipos que existen? Será más fácil decidirte cuando te mostremos las mejores. ¡Toma nota!

Aloe arborescens

Está considerada como la prima del aloe vera y tiene una forma similar a la de un pulpo. Es de crecimiento muy rápido y lo hace en forma de arbusto, pudiendo alcanzar hasta 4 metros de ancho.

Aloe saponaria

Sus hojas son muy anchas y carnosas, de entre 15 y 20 cm de largo, y tiene espinas en los bordes. Es muy bonita, pero no se hace demasiado grande.

Aloe aristata

Tiene un rosetón central que suele medir de 15 a 30 cm de diámetro, y sus hojas también son muy carnosas. Es ideal para curar picaduras de insectos, ya que es muy medicinal.

En cuanto al modo de cultivar y cuidar una planta de aloe vera:

1. Lo primero que debes hacer es poner la gravilla en el fondo de la maceta. Así te aseguras el correcto drenaje de la planta para que no se pudra.

2. A continuación, pon una mitad de tierra y otra mitad de turba encima de la gravilla. Nunca utilices arena de playa, pues el exceso de sales no le irá bien a esta planta. Después, pon el hijo o esqueje de aloe vera en el centro y cubre el tallo con arena hasta el comienzo de las hojas. 

3. El aloe vera suele tener grandes raíces, es decir, que agarra con fuerza. Una vez hayas plantado tu aloe vera, riégalo y no vuelvas a hacerlo en dos semanas. Las raíces irán creciendo y, pasado este tiempo, podremos volver a regarlo.

Cómo cuidar una planta de aloe vera

El aloe vera necesita mucho sol, cualquiera que se dedique a cuidar plantas debe saberlo, así que puedes colocarla en un rincón luminoso de tu hogar o en la terraza o balcón. Basta con que la riegues cada dos semanas, pero si la tienes fuera protégela en invierno, pues no le va bien el frío.

Esta planta suele crecer rápido, y enseguida le saldrán nuevos hijos a su alrededor, es decir, plantas más pequeñas. Entonces, podemos arrancarlas y plantarlas en otras macetas cuando tengan una altura de unos cuatro dedos.

Si te gusta cuidar plantas, habrás podido comprobar que es muy sencillo cultivar aloe vera, pues crece rápido y no necesita muchos cuidados. Una vez que sus hojas sean lo bastante grandes y carnosas, ya puedes utilizarlas para elaborar tus remedios caseros. Y se reproduce enseguida, de manera que cada poco tiempo dispondrás de nuevos esquejes a su alrededor.

Para terminar, decirte que es bueno quitar estos hijos o esquejes para que la planta central crezca de forma correcta. Además, al mismo tiempo podrás disponer de nuevas plantas de aloe vera y disfrutar de sus excelentes beneficios.

Qué plantas son las mejores para nuestro hogar

Conociendo los beneficios de las plantas, y las muchas opciones de las que disponemos, ¿cuáles elegir para nuestro hogar? Primero debes considerar si las tendrás dentro o fuera de casa, pero si quieres aprovechar todas sus ventajas para la salud, estas son las mejores alternativas:

Sábila o aloe vera

Además de todos los beneficios del aloe vera que te hemos mostrado, también incrementa las defensas y favorece la absorción de nutrientes.

Jengibre

Tiene propiedades antibióticas, es antioxidante, antiparasitario y antibacteriano. También es muy efectivo para los dolores musculares, de articulaciones y de cabeza, así como para el mareo y las náuseas.

Eucalipto

Ayuda a mejorar las enfermedades del sistema respiratorio, acelera la cicatrización y reduce las molestias generadas por el reumatismo.

Menta

Se utiliza para calmar el asma, resfriados, alergias y tos, y también para aliviar las flatulencias, el dolor abdominal y la migraña.

Ajo

Se emplea para combatir la inflamación y mejorar el sistema inmunitario. También protege el corazón y previene la acción de células cancerígenas.

Tomillo

Aplaca los dolores y molestias menstruales, la depresión, resacas, nervios y patologías bucales. También fortalece la memoria y ayuda con la retención de líquidos.

El Español

Por: Reporte Confidencial

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar