«Cubría yo sola el puesto de tres personas»

Caracas .- La venezolana Ana Acuña denunció a través de un hilo en su cuenta de Twitter que la empresa en la que actualmente labora no continuó con el pago de sus actividades. Acuña relató a El Pitazo que tras haber recibido su permiso de trabajo en España comenzó a buscar empleo, hasta que fue empleada en Clínicas DH. «Realicé actividades de recepcionista, asistente, técnico de láser, auxiliar y todo lo que hiciera falta. Cubriendo yo sola el puesto que antes era de dos o tres personas«, denunció.

La venezolana expuso que desde que comenzó a trabajar con la empresa, en septiembre de 2018, hubo retrasos en los pagos de su salario. «Desde el principio han demorado en pagar, cada mes hubo retrasos, no recuerdo ninguno que haya cobrado cuando correspondía hacerlo», dijo.

LEE TAMBIÉN

40.000 VENEZOLANOS RECIBIERON PROTECCION HUMANITARIA EN ESPAña

El retraso en los pagos ocasionó que Ana no pudiera pagar el alquiler, servicios ni gastos personales, viéndose en la necesidad de pedirle apoyo a su prima, quien reside con ella. «Tenía que pagar recargos por retraso en las facturas. En el caso del alquiler, le pedía a mi prima que pusiera mi parte y cuando me pagaban yo se lo reponía», cuenta

Amenazas y falta de respuestas

La venezolana aseguró que Clínicas DH ha amenazado a los empleados que intentan denunciar públicamente la situación que se vive dentro de la empresa. «Yo doy la cara porque no les tengo miedo y cuento mi historia para que todos sepan lo que nos está pasando», expresó.

LEE TAMBIÉN

quIÉnes soN lOS VENEZOLANOS qUE COMPRAN cASA EN MADRID

Debido al constante estrés por la situación presentada dentro de la empresa, Ana comenzó a padecer de ataques de ansiedad, estrés y depresión. «A mediados de noviembre de 2020 me otorgaron reposo puesto que comencé a tomar medicación por los ataques de ansiedad. Tenía mareos, vomitos y migrañas; al principio intenté trabajar así pero la situación se volvió insoportable».

Actualmente, la venezolana se encuentra esperando que proceda una demanda impuesta contra la empresa para esclarecer la situación. «Hay un proceso judicial abierto, que no me permite contar más cosas, solo lo que aprueban mis abogados. Tenemos pruebas de todo, y hay más testimonios, anónimos de momento, porque les da miedo decir sus nombres», indicó Ana a El Pitazo.

Los usuarios de Twitter han mostrado su opinión ante la denuncia de la venezolana, la mayoría en apoyo a que continúe con un proceso legal. «Si tú estás legal en España y tienes todo y tienes correos y mensajes con los dueños. Vaya y demandelos ahí hay ley y que protege al empleado. Haga valer sus derechos. No tenga miedo, los que van a tener miedo son los dueños después», expresó Marcando González.

Por otro lado, Gaby Castellanos comento que «esto es un caso que se resuelve con abogados y ministerio de trabajo. La forma correcta es proceder de esa manera para que pueda recibir sus pagos y no le hagan, lo que le estan haciendo: contrademandar».

Clínicas DH se defiende en sus redes sociales y señala que se trata de una «campaña de difamación» lanzada por Acuña. En su cuenta de Twitter, a través de un comunicado, aseguró el martes 26 de enero que «nunca se le ha explotado o vejado y que jamás se han vulnerado sus derechos, ni como inmigrante ni como trabajadora española».

La clínica especializada en medicina estética afirmó además haber encontrado «irregularidades que por estar en proceso judicial no podemos hacer públicas».

Daniela CarrascoMigración

Daniela CarrascoMigración

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar