Cómo limpiar los cristales con vinagre para que queden perfectos

Limpiar cristales con vinagre blanco o de limpieza es un método infalible por las muchas cualidades que contiene este producto. Sus propiedades antibacterianas, antisépticas y antifúngicas lo convierten en una magnífica solución para eliminar bacterias, gérmenes y el moho presente en vidrios y cristales.

Por todos estos motivos, el vinagre como elemento de gran utilidad es también un estupendo aliado para limpiar el hogar por su precio económico. Además, sirve como repelente, pues ayuda a ahuyentar insectos como hormigas, mosquitos y moscas gracias a su fuerte olor y al ácido acético.

Incluso puedes limpiar cristales con vinagre en cuanto termines de leer este artículo, porque es un producto que todos tenemos en nuestro hogar. Y recuerda, podrás utilizar tanto vinagre blanco como de limpieza

El único inconveniente que podría surgir es que el vinagre se seque muy rápido si el cristal está expuesto al sol, ya que puede dar lugar a la aparición de manchas o rastros. Ahora que lo sabes, ten en cuenta este aspecto a la hora de limpiar cristales con vinagre para evitarlo y disfrutar de todas las ventajas de este producto.

Trucos para limpiar los cristales con vinagre

Ya conocemos el vinagre como elemento de gran utilidad para limpiar cristales con vinagre pero, ¿cómo hacerlo para evitar que queden marcas? Pese a las ventajas y beneficios del vinagre, si no lo usas de forma correcta aparecerán manchas en los cristales, y estas pueden ser muy difíciles de eliminar si se dejan mucho tiempo.

Para evitarlo, te recomendamos que sigas estos pasos y trucos para limpiar los cristales con vinagre blanco o de limpieza:

1. En primer lugar, mezcla a partes iguales agua y el vinagre que hayas escogido en un recipiente.

2. A continuación, introduce la mezcla anterior en un envase con difusor o spray.

3. Agita el envase y pulveriza la mezcla sobre los cristales.

4. Después, utiliza una goma limpiacristales o una bayeta de microfibra para limpiar la superficie. Hazlo siempre en la misma dirección para evitar que queden rastros.

5. Cuando termines de limpiar cristales con vinagre, coge otra bayeta limpia y seca y pásala por toda la superficie para asegurarte de que no se forman manchas posteriores.

6. Para terminar, mejor que utilices una bayeta de microfibra por sus cualidades, ya que limpia, seca y elimina toda la suciedad incrustada sin dejar rastros. Y también ahorrarás tiempo porque no será necesario que repases los cristales cuando termines la limpieza.

Cómo limpiar cristales con vinagre y bicarbonato

Una vez que conoces el vinagre como elemento de gran utilidad, te mostramos varios trucos para limpiar los cristales y asegurar el éxito en tu limpieza. El primero de ellos consiste en una combinación de vinagre blanco y bicarbonato de sodio, y solo tienes que seguir los siguientes pasos:

1. Para empezar, mezcla en un recipiente medio litro de agua, una cucharada de bicarbonato y 62 ml de vinagre blanco.

2. Remueve bien la mezcla y aplícala en los cristales con la ayuda de una esponja. Frota por toda la superficie realizando movimientos en la misma dirección para que no queden marcas.

3. Deja que la mezcla actúe durante 5 minutos antes de retirarla de los cristales.

4. Por último, enjuaga los cristales con agua y una bayeta de microfibra para retirar la mezcla de bicarbonato y vinagre y toda la suciedad acumulada. Puedes hacer varias pasadas si lo consideras necesario, pero ve limpiando y escurriendo la bayeta cada vez para que no aparezcan manchas difíciles de quitar. Recuerda limpiar cristales con vinagre cuando no reciban de forma directa los rayos del sol.

Limpiar cristales con vinagre y limón

Otro de los trucos para limpiar los cristales más efectivos consiste en la mezcla de vinagre con limón, ambos productos muy efectivos para tal fin. El vinagre como elemento de gran utilidad ya lo conocemos, y el zumo de limón contribuye a eliminar la suciedad y los restos de grasa gracias al ácido cítrico.

Pues bien, al combinar el ácido cítrico del limón con al ácido acético del vinagre, el resultado será mucho más potente. Benefíciate de todas las ventajas de estos dos productos siguiendo los siguientes pasos para limpiar cristales con vinagre y limón:

1. Lo primero que debes hacer es exprimir el jugo de un limón y ponerlo en un recipiente mezclado con agua templada y un buen chorro de vinagre blanco.

2. Introduce esta mezcla en un envase con pulverizador para poder aplicarlo con mayor facilidad. Pero ten en cuenta que debe haber más cantidad de agua y vinagre que de limón.

3. Pulveriza la mezcla sobre los cristales y extiéndela por toda la superficie con una bayeta de microfibra. Así, la suciedad se ablandará y podremos quitarla sin esfuerzo.

4. Para concluir, termina de limpiar los restos de suciedad de la superficie con una bayeta limpia y seca. Puedes mojar la bayeta con un poco de agua para retirar mejor la suciedad de los cristales.

El Español

Por: Reporte Confidencial

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar