Elliott Abrams critica posición de la UE sobre la crisis en Venezuela: Debe finalmente condenar al gobierno de Maduro

Lograr la unidad entre los 27 estados miembros de la Unión Europea es siempre un desafío. Pero eso no es una excusa para la magnitud de la decepción presentada por los ministros de Relaciones Exteriores de la UE con su declaración conjunta sobre Venezuela la semana pasada.

Por ELLIOTT ABRAMS | FP

Sin duda, contiene muchas buenas líneas. La UE repite su clara condena de las falsas elecciones parlamentarias venezolanas del 6 de diciembre. “No cumplieron con los estándares internacionales para un proceso democrático”, escribieron los ministros. “En consecuencia, la UE no puede reconocer este proceso electoral como creíble, inclusivo o transparente, por lo que su resultado no puede considerarse representativo de la voluntad democrática del pueblo venezolano”. La UE también echa la culpa directamente en el lugar correcto: las acciones del gobierno de Nicolás Maduro han «impedido persistentemente la resolución de la profunda crisis política en Venezuela». Hasta aquí todo bien.

Pero entonces comienza el problema. La UE sugiere que la única forma de salir de la crisis es «reanudar las negociaciones políticas con prontitud» y «establecer un proceso de diálogo y transición liderado por Venezuela que conduzca a elecciones locales, legislativas y presidenciales creíbles, inclusivas y transparentes».

Desafortunadamente, la UE ya lo intentó el año pasado. El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, negoció con el gobierno venezolano durante meses, tratando de obtener términos mínimamente aceptables para las elecciones. Fracasó porque el gobierno no se movió ni un centímetro. Entonces, ¿cuál es el punto de convocar nuevas negociaciones y nuevas elecciones a menos que haya nuevos ingredientes que puedan traer éxito la segunda vez?

La UE insinúa que podría tomar medidas coercitivas: “En vista del deterioro de la situación de los derechos humanos, el estado de derecho y la democracia en Venezuela, la UE está dispuesta a adoptar medidas restrictivas específicas adicionales contra quienes socavan la democracia o el estado de derecho y aquellos responsable de graves violaciones a los derechos humanos ”. Pero si fueras Maduro, ¿qué tan asustado estarías por esa amenaza? La UE ha sancionado solo a 36 funcionarios del gobierno en su proceso de sanciones cada vez más lento; compárelo con los 113 de Canadá. La declaración de la UE solo puede verse como débil cuando la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha informado de casi 7.000 ejecuciones por parte del gobierno y una misión de investigación de la ONU ha escrito sobre «crímenes contra la humanidad». ¿Por qué a la UE le resulta imposible reforzar sus sanciones?

Mientras tanto, partes de Europa, especialmente España, siguen siendo refugios seguros para los peces gordos del gobierno de Maduro, cuyas cuentas bancarias, familias, amantes y mansiones permanecen allí. En la mayoría de los casos, las figuras del gobeirno viajan libremente a Europa. Entonces, ¿a qué está esperando la UE antes de imponer sanciones más amplias para presionar al gobierno para que inicie negociaciones serias?

La UE llama con razón la atención sobre la terrible situación humanitaria en Venezuela, exigiendo «acceso pleno y sin obstáculos» para el personal y suministros humanitarios. A largo plazo, estas necesidades solo pueden abordarse mediante una solución política, añaden los ministros.

Lo suficientemente justo. Pero la UE no es sincera sobre el papel del propio gobierno en la creación de la crisis humanitaria. Increíblemente, a pesar del hambre generalizada, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU todavía no puede operar en Venezuela. Por qué no? Porque la organización tiene reglas y estándares, y el gobierno se niega a permitirle realizar su trabajo.

Hace varios meses, hubo un acuerdo para proporcionar 35 máquinas de antígenos para pruebas de virus para ayudar en los esfuerzos de Venezuela para combatir el COVID-19 a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Fueron pagados por Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos y Gran Bretaña como el presidente legítimo de Venezuela, a través de una cuenta oficial del gobierno venezolano en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. El gobierno de Maduro acordó permitir que la OPS determine a qué hospitales y clínicas irían las máquinas. Tan pronto como llegaron a Venezuela, el gobierno se apoderó de las máquinas y no se ha vuelto a ver desde entonces.

Esa debería ser otra razón para que la UE vaya mucho más allá de expresar una mera preocupación profunda por la crisis humanitaria. Europa debe finalmente condenar al gobierno de Maduro por impedir que las organizaciones de ayuda internacional puedan trabajar allí por la salud del pueblo venezolano.

Arrestan a ex inspector jefe de la Inspectoría del Trabajo en Nueva Esparta

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar