Con 1,5 millones de vacunas al día el presidente Joe Biden le declara la guerra al coronavirus

La historia de la pandemia en Estados Unidos siempre ha tenido 50 versiones: tantas como el número de estados. Una panoplia de estrategias que a veces no tenían nada que ver las unas con las otras, y que la Administración Biden trata de armonizar con una buena inyección de esteroides federales, sobre todo en lo que se refiere a la vacunación. Washington está abriendo centros de vacunación en escuelas, universidades y estadios, como el del equipo de béisbol de los Yankees, en el Bronx; las cadenas de farmacias participarán en el esfuerzo y el Pentágono despachará 1.110 soldados para ayudar a distribuir las dosis en las regiones más afectadas.

Argemino Barro l El Confidencial 

El demócrata se ha dotado de poderes de guerra, invocando la Ley de Defensa Nacional, para impulsar la producción de vacunas de Pfizer y materiales médicos, aunque ha sido muy cauto a la hora de hacer promesas: una manera de garantizar que las cumplirá con creces. Su objetivo de vacunar a un millón de personas diarias ya estaba prácticamente cumplido por el presidente anterior; en estos momentos, las inyecciones rondan los 1,3 millones al día, que podrían subir pronto a 1,5 millones. El objetivo es aplicar 150 millones de dosis en los primeros tres meses de mandato.

Parte de su estrategia depende del nuevo paquete de estímulo que negocia el Congreso, y que sería el tercero desde el primer impacto de la pandemia el pasado abril. Está previsto que dedique parte de sus 1,9 billones de dólares a acelerar la vacunación y reforzar la lucha contra el virus; 350.000 millones aliviarían las maltratadas arcas públicas de los estados y gobiernos locales.

La Administración trata de restaurar también el multilateralismo sanitario. Nada más jurar el cargo, Biden interrumpió el proceso de salida de la Organización Mundial de la Salud y anunció la unión al proyecto Covax, destinado a lograr una distribución mundial igualitaria de la vacuna. Su Gobierno, sin embargo, conserva algunos tics nacionalistas y va a comprar 200 millones de dosis más de las vacunas de Moderna y de Pfizer-BioNTech, lo cual subirá las reservas nacionales a 1.200 millones de dosis. El doble de lo requerido para inmunizar a toda la población de EEUU.

Por ahora, la distribución está siendo desigual, dependiendo de cada estado y de cada grupo étnico. La población negra está siendo vacunada en menores cantidades, proporcionalmente, que el resto. Por eso, los funcionarios del Ayuntamiento de Washington DC han empezado a distribuir las vacunas puerta por puerta en los vecindarios de color. En condados de Virginia, se ofrece transporte gratuito para acudir a los centros de vacunación, y en otros se está dando preferencia a los habitantes de los barrios más afectados por el covid.

Para leer la  nota completa, pulsa aquí 

¡Último minuto! Gilberto Correa está grave en un hospital por agresión doméstica y Covid-19

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar