Recomendaciones básicas para disminuir cuadros alérgicos

Algunas personas tienen una clara predisposición genética a padecer con las alergias en algunas oportunidades de carácter hereditario y otras por el consumo de determinados alimentos.

Las primeras manifestaciones resultan en diferentes edades. Por ejemplo, si la alergia es de tipo alimentario, tal vez se haga evidente en la infancia; pero en el caso de la rinitis alérgica, la conjuntivitis y la irritación cutánea, el síntoma más usual es la hipersensibilidad a los componentes del aire, y se desarrolla entre los diez y los veinte años de edad. El asma bronquial suele aparecer, con más frecuencia, en la tercera década de la vida. Pese a estas aproximaciones, aún no se conoce una forma específica de advertir el mal o detectar si existe predisposición a contraerlo.

Medidas preventivas

Investigar los antecedentes familiares y aplicar las respectivas pruebas, son algunas de las medidas preventivas que se puedan tomar. Aunque estas pruebas no son muy exactas, sí cumplen con el requisito de nombrar alguna anomalía. Para descubrir las intolerancias alimentarias existe un método novedoso, que consiste en hacer un estudio sobre la reacción de los linfocitos al contacto con los derivados de los alimentos. El análisis se realiza a través de un sencillo examen de sangre.

Cuidados básicos

Recuerde que las vacunas juegan un papel fundamental, y en nuestro país existen centros especializados que ponen en práctica los últimos adelantos en la materia. Cuando el mal ya está presente, lo único que hay por hacer es controlarlo.


. Si es alérgico el polen de las flores, la solución está en los antihistamínicos. Los médicos los consideran que la histamina es la principal mediadora química responsable de la aparición de los síntomas.

. Si los ojos le lloran mucho, aplíquese unas gotas para evitar la irritación. Los spray nasales fabricados con base en corticoesteroides no son efecto inmediato, pero sí poseen excelentes propiedades descongestionantes. No deben ser utilizados por más de tres o cuatro días seguidos, ya que su eficacia tiende a disminuir cuando se utilizan para resolver hasta la más mínima afección.

Regla de oro: evitar el contacto con las sustancias que producen alergia y, si es causada por algún alimento en especial, no lo consuma. Si su caso es extremo, acuda cuanto antes a un control médico.

2001

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar