Roban placas, letras y crucifijos de bronce en tumbas de cementerio en Carúpano

Carúpano – Familiares de difuntos denuncian que desde  mediados de marzo de 2020, cuando Nicolás Maduro decretó la pandemia  en Venezuela por COVID-19, se intensificó el robo de placas, letras y crucifijos de bronce en el Cementerio general de Carúpano en el estado Sucre. El Pitazo contactó este 1 de marzo a familiares de difuntos que se encontraban en el cementerio y alegaron que sienten doble tristeza al encontrar las tumbas desmanteladas y en ocasiones con las lápidas rotas. 

Neyda Sánchez, doliente, explicó que cada domingo visita la tumba de su madre y cada vez que regresa está más deteriorada porque es víctima de robo: “Todo artículo de metal que tengan las tumbas se la quitan para venderlo como chatarra. También las flores y nadie hace nada”. 

Explican los familiares que durante la pandemia tienen que optar por visitar las tumbas antes del mediodía porque ya después el cementerio queda sin vigilantes ni trabajadores de la Alcaldía de Carúpano. 

LEE TAMBIÉN

Urnas a la intemperie recibieron a deudos en cementerio general de Carúpano

“Los trabajadores cuando se les pregunta por las condiciones de las tumbas, dicen que ellos trabajan hasta el mediodía porque no cuentan con alumbrado para pernoctar en horas nocturnas”, denunció José González.  

El camposanto carece de alumbrado público y vigilante a partir del mediodía (Foto: Yesenia García) 

En las instalaciones se observan tumbas con carencia de: floreros, lápidas, letras, tubos y cruces, dando muestra de lo que ocurre en el camposanto. “Aquí también los trabajadores son culpables de los robos que pasan en las tumbas, porque ellos se prestan para ese delito”, dijo un vendedor informal que estaba en las instalaciones. 

Durante el recorrido realizado por El Pitazo se contacto al administrador del cementerio, Luis González, quien estaba reunido con unos trabajadores y aclaró que no iba a dar declaraciones, pero al ser cuestionado sobre la falta de vigilancia nocturna sostuvo que “los seis vigilantes que hacen  turno en el lugar cumplen horario hasta el mediodía desde la llegada del COVID-19”. 

Es de destacar, que los  habitantes del sector Suniaga que residen alrededor del camposanto refieren que los trabajadores mantienen el lugar limpio, pero la zona es una penumbra que se convierte en  escondite de delincuentes en horas nocturnas.  

Yesenia GarciaOriente

Yesenia GarciaOriente

Por: El Pitazo

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar