#España | Crítica de Las niñas, nominada a mejor película en los Premios Goya 2021

‘Las niñas’ ha destacado como una de las cintas de mayor valor dentro del cine español durante 2020. Un relato sobre el paso de la niñez a la adolescencia que, con la prodigiosa dirección y guion de Pilar Palomero, ya ha recibido un notable reconocimiento en la gala de los Feroz; antesala de los Premios Goya 2021 en los que aspira al galardón a mejor película.

La película nos sitúa en la Zaragoza de 1992, poniéndonos en el punto de vista de Celia, una niña de 11 de años que pasa sus días entre el colegio de monjas al que asiste y las tareas domésticas en casa. Sin embargo, todo cambia cuando Brisa entra en la escuela, una joven con un toque rebelde con la que entabla amistad y comienza a aventurarse en el camino a la adolescencia. Se trata de la ópera prima de Pilar Palomero, quien ha asumido el rol de guionista y directora para narrar con una veracidad apabullante este relato sobre la infancia. Con nueve nominaciones para los Premios Goya 2021, ‘Las niñas’ es una de las claras favoritas del próximo sábado.

El paso de la niñez a la adolescencia

‘Las niñas’ comienza con unas clases de canto que, a simple vista, sirven de introducción para el contexto académico en el que se centra el filme. Sin embargo, nada de lo que ocurre en la película de Pilar Palomero pasa por casualidad, siendo esta escena la presentación del estado de madurez de Celia para, durante más de hora y media de metraje, llevarnos poco a poco a sus primeras señales de adolescencia; cerrando la cinta de una forma prodigiosamente redonda.

La película busca en todo momento el realismo en el relato, tanto en lo estético como en lo argumental. Escoger un aspecto formal de 4:3 es una declaración de intenciones con las que Palomero deja claro que no se va a centrar en los tópicos de esta edad. Todo lo contrario, ‘Las niñas’ se desarrolla con un ritmo pausado, generando en cada decisión de guion un paso milimétrico que sirve de desarrollo vital para la protagonista. Se mantiene de forma constante el punto de vista en Celia, evitando que el espectador se distraiga del relato que se va cimentando.

Puede que la adolescencia sea rebeldía, cambios en el cuerpo y el despertar sexual; sin embargo, como en la propia vida, en ‘Las niñas’ nada ocurre de la noche a la mañana. Todo es relatado a base de pequeños detalles, otorgando la máxima veracidad posible a la historia con la que, una vez se llega al final, podemos apreciar un arco de personaje sutilmente orientado a la nueva etapa de la vida que se abre ante la protagonista.

El subtexto no es cosa de niños

‘Las niñas’ se postula a los Premios Goya 2021 con nueve candidaturas y, como resulta evidente, una de ellas es el guion; galardón que ha ganado en la gala de los Feroz. Además de su desarrollo pausado y la impecable dirección que, en cada momento, escoge con plena inteligencia dónde centrar la mirada del espectador, tanto los diálogos como las interpretaciones están cargadas de un subtexto arrollador.

No hay nada obvio en el filme, supeditando a la interpretación de la audiencia qué se está contando. No obstante, la batuta de Pilar Palomero es lo suficientemente sólida como para marcar la senda a seguir. Caer en tópicos, estereotipos o palabras sentenciosas en los conflictos de la cinta es un riesgo que la película sortea con gran solvencia. La literalidad es enemiga directa del séptimo arte y ‘Las niñas’ es consciente de ello, logrando que lo que habría sido su peor defecto, se convierta en la mayor virtud de la obra.

Una ópera prima cargada de madurez

Pilar Palomero ha entrado con seguridad y solidez cinematográfica en la industria de nuestro país, siendo responsable de tres de las nominaciones a los Premios Goya 2021 del filme. Con dos cortometrajes y un documental a sus espaldas, la directora ha debutado en el largometraje de ficción, siguiendo las líneas de ejemplaridad técnica y narrativa que tanto están marcando las nuevas generaciones del celuloide.

En ‘Las niñas’ no se aprecia un solo atisbo de duda del camino que se quiere seguir, dando la sensación de que Pilar Palomero ha volcado en el rodaje todo lo que estaba en su mente cuando se sentó a escribir la historia. Una sucesión de acciones como cineasta que no busca contentar a todo el mundo, convirtiéndose así en la dueña de su propia obra con un control magistral; logrando el triunfo en el proceso.

Resulta todo un motivo de celebración contemplar como el futuro del cine español cimenta sus propias decisiones creativas y artísticas. Se trata de un primer paso que, teniendo en cuenta la madurez que desprende, nos ha de preparar para una carrera plagada de éxitos que pasará a ser referencia dentro y fuera el país.

Por: Ok Diario
Autor: Borja Tamayo
Fecha de publicación: 2021-03-03 17:16:40
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.