Narcotraficante testifica en NY que pagó soborno a presidente Honduras

Un narcotraficante y exlíder del cártel de Los Cachiros testificó el jueves en un juicio que pagó un soborno de 250.000 dólares en 2012 dirigido a Juan Orlando Hernandez, actual presidente de Honduras, a cambio de protección para no ser arrestado.

Devis Leonel Rivera Maradiaga dijo en una corte de Nueva York que hizo el pago en efectivo a una hermana de Hernández, llamada Hilda.

Los fiscales estadounidenses han mencionado al presidente hondureño varias veces en el juicio y han asegurado que aceptó sobornos a cambio de permitir el tráfico de drogas en su país.

Rivera Maradiaga también testificó que pago sobornos al expresidente José Manuel Zelaya (2006-2009) y al actual vicepresidente Ricardo Álvarez.

A Zelaya fueron aproximadamente medio millón de dólares en 2006, dijo el exlíder de Los Cachiros. A Álvarez fue la misma cantidad aproximada en 2012.

Respecto del supuesto soborno del presidente Hernández, Rivera Maradiaga dijo que hizo el pago a Hilda Hernández a cambio de “protección para que no nos fueran a capturar en Honduras tanto la policía militar como la preventiva”. También dijo que lo hizo para no ser extraditado a Estados Unidos y para que Hernández siguiera favoreciendo contratos a empresas de Los Cachiros a través de las cuales hacían el lavado de dinero.

En 2012, Juan Orlando Hernández era presidente del Congreso. Ese mismo año Álvarez se postulaba, al igual que Hernández, a presidente del país. El mandatario Hernández ha negado repetidamente las acusaciones de fiscales estadounidenses y ex narcotraficantes que le han acusado de estar involucrado en el narcotráfico. Hernández no enfrenta cargos.

Rivera Maradiaga hizo las explosivas declaraciones en el juicio a Geovanny Fuentes Ramírez, un hondureño acusado de narcotráfico.

El fiscal Michael Lockard le preguntó a Rivera Maradiaga sobre el presidente ante la mirada de Fuentes Ramírez y los 12 miembros del jurado en la corte federal de Manhattan.

“¿Los Cachiros sobornaron a Juan Orlando Hernández con dinero de la droga?”, le preguntó Lockard.

“Sí, señor”, respondió Rivera Maradiaga, que iba vestido en uniforme de preso amarillo y esposado por los tobillos.

A Zelaya, dijo Rivera Maradiaga, le sobornaron para que pusiera de ministro de Seguridad del país a un primo de Rivera Maradiaga. Eso no ocurrió, dijo el exCachiro. A Álvarez le sobornaron para evitar la extradición a Estados Unidos.

El narcotraficante dijo además que en 2013 se sentía “acorralado” porque la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos mencionó a los Cachiros: “Me mencionaban a mí, pero no a los otros narcos. No mencionaban a los políticos corruptos que habíamos sobornado. No mencionaban a los otros narcos que habían trabajado con nosotros. No mencionaban a los militares que habían trabajado con nosotros también”.

Las fotografías del presidente Hernández, el expresidente Zelaya y el vicepresidente Alvarez fueron mostradas en la sala de la corte cuando Rivera Maradiaga hablaba de los supuestos sobornos entregados a cada uno de ellos.

Poco después, el expresidente Zelaya reaccionó en su cuenta de Twitter y, sobre el mandatario Hernández, escribió: “EE.UU impuso a Joh como dictador, a sabiendas que es golpista, y vinculado a saqueo y redes de narcotráfico, sin importar el dolor del pueblo”. Posteriormente añadió otro mensaje en la misma red social y dijo: “Prueba irrefutable que nunca recibí un soborno es que jamás nombré un ministro, ni del crimen organizado, ni por presiones de la embajada americana”.

Por: El Impulso
Autor: Brian Vidal
Fecha de publicación: 2021-03-11 17:45:00
Fuente

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar