¿En qué consiste el glaucoma de ángulo abierto?

El glaucoma de ángulo abierto es una enfermedad de los ojos que puede conducir a la ceguera. Provoca un daño en el nervio óptico que genera pérdida del campo visual. En muchas ocasiones se asocia con el aumento de la presión ocular, pero también puede cursar con una presión normal.

Existe glaucoma de ángulo abierto y de ángulo cerrado, pero el más común es el primero. Se estima que corresponde al 90 % de los casos totales. Dependiendo de la región, puede ser la segunda o la cuarta causa de ceguera en el mundo.

Al glaucoma de ángulo abierto también se le llama glaucoma primario o crónico. Cursa de forma lenta y por toda la vida. Durante mucho tiempo avanza sin presentar síntomas y suele pasar inadvertida.

Posibles causas del glaucoma de ángulo abierto

El glaucoma de ángulo abierto, en la mayoría de los casos, tiene lugar cuando se obstruyen los canales de drenaje del ojo. Esto lleva a que aumente la presión intraocular y se provoquen daños en el nervio óptico.

El sistema de drenaje del ojo forma un ángulo que va desde el iris hasta la córnea. Desde allí se conecta al exterior por unos conductos. En las personas con este tipo de glaucoma el ángulo está abierto, pero no hay un drenaje correcto.

Las razones para que el drenaje sea deficiente tienen que ver con que los conductos están obstruidos o son demasiado estrechos. Como el líquido no drena hacia el exterior aumenta la presión ocular y esto daña el nervio óptico. Se disminuye, por lo tanto, la capacidad para ver.

Algunas personas tienen un nervio óptico más susceptible a la presión ocular. Los africanos poseen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. También los mayores de 60 años, en especial de origen latino, y quienes tienen antecedentes familiares o sufren de diabetes.

Principales síntomas

El glaucoma de ángulo abierto se desarrolla de forma muy lenta y silenciosa. En la mayoría de los casos, las personas se dan cuenta de que algo anda mal cuando hay pérdida de visión. Para ese entonces, el nervio óptico ya está bastante dañado.

La pérdida inicial se presenta en la visión periférica o lateral. Sin embargo, la nitidez y la agudeza visual se conservan hasta que la enfermedad ya está muy avanzada. Lo más común es que solo se detecte en un examen rutinario.

¿Qué opciones de tratamientos existen?

El tratamiento del glaucoma de ángulo abierto está enfocado a reducir la presión dentro del ojo. Si el nervio óptico está dañado no hay manera de recuperarlo. De ahí la importancia del diagnóstico y abordaje temprano.

En general, existen 3 vías terapéuticas y son las siguientes:

Medicamentos: casi siempre se trata de gotas. Estos fármacos hacen que el ojo produzca menos líquido o que aumente la salida del mismo hacia el exterior.

Cirugía láser: este tipo de cirugía ayuda a que los ojos drenen mejor el líquido o disminuye la cantidad que producen los ojos. Es una operación ambulatoria y suele ser eficaz para disminuir la presión ocular.

Cirugía convencional: en este caso se redirecciona el líquido para esquivar al sistema de drenaje que no funciona. También se pueden crear nuevas vías de drenaje.

Para ampliar información-> Mejor con Salud

Por: Reporte Confidencial

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar