Una Guía Científica Para Hacer Amigos Nuevos

Una Guía Científica Para Hacer Amigos Nuevos

Fuente: Habilidad Social

Tanto los antiguos filósofos como los actuales científicos están de acuerdo: la clave de la felicidad son nuestras relaciones con los demás.

Da igual que seas un prestigioso profesional, ganes mucho dinero, tengas libertad para viajar donde quieras o que hayas contribuido al bienestar de la humanidad. Si no te sientes querido y valorado nunca serás realmente feliz.

En primer lugar porque mucha gente cree que la amistad debe “nacer” de forma natural, y que lo contrario es no ser auténtico.

Recuerdo que hace unos años conocí un chico de mi misma edad con una vida apasionante. Era divertido y carismático, y su trabajo consistía en viajar por todo el mundo haciendo de guía, por lo que tenía un montón de experiencias y anécdotas que contar.

Estas pequeñas técnicas son muy útiles para gustar más, pero no suelen ser suficientes para crear una verdadera relación de amistad, tal y como comprobé.

Afortunadamente, varios científicos ya han estudiado la ciencia de la amistad. Y en este artículo voy a mostrarte las pautas para transformar tus conocidos en amigos y así mejorar la calidad de tu vida social.

5 pasos avalados científicamente para hacer amigos nuevos

La psicología social ha demostrado que las relaciones de amistad se construyen a partir de la semejanza y la proximidad. Y según eso ha sacado las siguientes conclusiones:

1. Mantente cerca de tus amigos

En un estudio realizado en una academia de policía los investigadores descubrieron algo sorprendente. La mayoría de grupos de amigos tenían una cosa en común: la inicial de su apellido.

¿Cómo es posible? ¿Acaso compartir la primera letra del apellido es suficiente para crear una amistad?

No exactamente. Los policías estaban distribuidos en barracones según el orden alfabético de su apellido. Era el hecho de pasar más tiempo juntos lo que los convertía en amigos.

La proximidad física es fundamental para solidificar una amistad. Cuanto más contacto tengas con alguien, mejor conoceréis vuestras personalidades y mayor confianza os tendréis. Por eso lo habitual es ser amigo de nuestros vecinos o de quien se sienta cerca de nosotros en el trabajo.

2.Muestra tu vulnerabilidad cuanto antes

Una vez te hayas asegurado de que vas a coincidir a menudo con esa persona, ha llegado el momento de utilizar la vulnerabilidad a tu favor.

Mucha gente cree que no hay que abrirse demasiado al principio de una relación ni mostrar debilidades. Que lo importante es aparentar confianza y seguridad para que los demás confíen en ellos, ¿verdad?

Pues es totalmente al revés.

La vulnerabilidad es poder. Se ha demostrado que compartir experiencias personales, incluso con gente que acabamos de conocer, puede crear vínculos tan fuertes como las mejores amistades en menos de una hora

3. Encuentra lo que os une (por simple que parezca)

Cuando hayas compartido algo más personal sobre ti, o al mismo tiempo, tu objetivo es encontrar semejanzas, porque conectamos mejor con aquellos que creemos que se parecen más a nosotros.

Pero en este caso es mejor cantidad que calidad; la clave es cuántas semejanzas eres capaz de encontrar, y no cuáles en concreto.

Encontrar lo que os une puede parecer complicado cuando todavía no os conocéis demasiado, pero suele ser tan simple como interesarte más por tu interlocutor y hablar menos de ti. O sencillamente preguntarle a qué dedica su tiempo libre. Con eso ya tendrás el 80% del camino recorrido.

4. Profundiza en vuestro vínculo preguntando por sus emociones

Muy bien. Ahora ya formas parte de su entorno habitual, confía en ti porque has mostrado alguna vulnerabilidad, y además tenéis cosas en común. Pero si no profundizas corres el riesgo de quedarte para siempre en esa zona de cortesía, donde las conversaciones son superficiales y no hay mucho más de que hablar.

¿Cómo puedes traspasar esa barrera?

Vuelve a hacer referencia a algo que tengáis en común pero de forma mucho más personal. Por ejemplo, si descubres que ambos sois padres de una niña, en lugar de simplemente celebrar esa similitud y hablar de lo guapa que es, pregúntale cómo está viviendo esa etapa de su vida.

5. Salid de la rutina y haced algo emocionante

En mi oficina llevaba coincidiendo con la misma gente muchos años. Con varios de ellos me había sincerado emocionalmente, compartido intereses en común y mantenido conversaciones profundas.

Sin embargo sólo considero “amigos” aquellos con los que viajé por motivos personales (mi primer viaje a Japón fue con compañeros del trabajo), incluso aunque los conociera menos.

Y eso es porque para llevar una relación al último nivel, el de la amistad, tienes que sacarla del contexto en que os habéis conocido.

Si sois compañeros de trabajo, no te limites a veros allí o siempre serás “el amigo del trabajo”. Propón alguna actividad, idealmente relacionada con algún vínculo en común, pero sal de allí. Y cuanto más emocionante sea lo que hagáis, mejor.

FUENTE ORIGINAL

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar