#España | La tentación intervencionista de los precios máximos y mínimos

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, parece que ha dado marcha atrás parcialmente y después de anunciar la primavera pasado en la comisión de su área en el Congreso que llevaría a la Cámara Baja una iniciativa para controlar los precios de alquiler de las viviendas en las zonas en las que el Gobierno considere que se han producido incrementos desorbitados, en línea con los postulados de Podemos, que siempre ha querido intervenir el mercado inmobiliario, y que el PSOE hizo con entusiasmo, ahora parece que, afortunadamente, da marcha atrás.

Parece que propone desgravaciones fiscales, consistentes en reducciones de hasta un 90% del rendimiento neto de su declaración por este concepto, según la propuesta presentada a Podemos, que parece que la formación comunista no acepta. No es especialmente positivo que con dinero de todos se trate de fijar artificialmente un precio en el mercado, aunque sea vía desgravaciones, pero por lo menos no genera el perjuicio de imponer un precio máximo, que era la propuesta anterior.

Y es que la introducción de precios máximos y de precios mínimos no tiene ningún sentido y son decisiones económicas irracionales, que sólo conducen a distorsionar el libre juego de la economía y, con ello, la generación de actividad económica y de empleo, porque dichas distorsiones lo que producen es una disminución de las transacciones, con el efecto negativo que se extiende por todo el tejido productivo.

Se empeñaron en subir el salario mínimo, que no deja de ser un precio mínimo por encima del precio de equilibrio de mercado, de manera que ello provoca un exceso de oferta y una escasez de demanda. Como en el mercado de trabajo la demanda la realizan las empresas, esa escasez de demanda que produce el salario mínimo se traduce en un incremento del desempleo, al no poder soportar las empresas la elevación de costes laborales creada artificialmente. Esos efectos ya se vieron en la economía, aunque no en toda la intensidad que pueden llegar a tener.

Con los precios máximos pasa lo mismo. En este caso, el precio máximo está por debajo del precio de mercado. Al estar por debajo del precio de mercado, genera una escasez de oferta y un exceso de demanda.

¿Qué quiere decir esto? Que si se impone un precio máximo en el mercado del alquiler de viviendas, muchos propietarios de viviendas dejarán de alquilarlas, porque el Gobierno podrá obligarles a bajar el precio del alquiler si la arriendan, pero no les puede obligar a sacarlas al mercado, con lo que muchos retirarán dichas viviendas del parque de alquiler y se generará escasez de pisos en alquiler. Por tanto, muchas personas que desearían vivir alquiladas no podrán hacerlo, y tendrán que buscar otras opciones, como la compra, que les puede dificultar sus planes de vida si no disponen de una capacidad de endeudamiento para poder comprar una vivienda, o buscar en otras zonas con precios más bajos en las que el precio de mercado esté por debajo del máximo, donde puede que se produzca un incremento de precios hacia ese máximo, porque si se genera escasez en unas zonas, la demanda se incrementará en las de precio más bajo, provocando un incremento del precio.

En definitiva, la introducción de precios máximos y mínimos es un argumento populista, electoralista y demagogo, pero no hace ningún bien ni al conjunto de la economía ni a los supuestamente beneficiados, porque en el medio y largo plazo terminarán siendo perjudicados. Tratar de corregir los deseos de demandantes y oferentes -es decir, los deseos del mercado, pues es lo que conforman ambos agentes económicos- es absurdo, no alcanza los objetivos que dice perseguir y, además, genera otros completamente contrarios y negativos para la propia economía. Por tanto, como dije hace meses, el Gobierno debía rectificar y no seguir aplicando un intervencionismo creciente en la economía, porque de lo contrario contribuirá a intensificar la desaceleración económica, con efectos muy negativos para el crecimiento económico y para el mercado laboral. Por lo menos, parece que ha rectificado en parte ahora. Veremos en qué queda.

Por: Ok Diario
Autor: José María Rotellar
Fecha de publicación: 2021-03-19 16:14:55
Fuente

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar