¿Cómo hacer tu propio jabón de carbón activado?

El carbón activado gana terreno en la industria cosmética, sobre todo en el cuidado del rostro. ¿Quieres incluirlo en tu rutina de belleza? Te enseñaremos dos recetas para preparar jabón con base en este componente de origen vegetal.

Este es uno de los productos más buscados para cuidar el cutis, pues se supone que posee capacidades absorbentes, limpiadoras y desintoxicantes. Por ello, queremos darte pautas para hacer tu propio jabón de carbón activado.

Se trata de una sustancia negra, inodora y fina. Su apariencia es similar al carbón común, pero la diferencia es que se activa calentando a elevadas temperaturas la turba, el aserrín, la madera o las cáscaras de coco.

Fabricarlo parece complejo, pero es más sencillo de lo que se lee y lo descubrirás más adelante, cuando te expliquemos un par de formas para hacer tu propio jabón de carbón activado.

Beneficios del jabón de carbón activado para la piel

Quienes lo usan aseguran que, aparte de limpiar, es capaz borra manchas, desobstruir poros y controlar la grasa. Deja brillo facial y favorece el aspecto de la piel del rostro.

Otros beneficios atribuidos son los siguientes:

  • Es para todo tipo de dermis: aunque la efectividad se evidencia según el uso, el jabón de carbón activado no es exclusivo para un tipo de piel. En las grasas neutraliza el exceso de aceites, mientras que en las secas se sugiere que humecta e hidrata.
  • Minimiza el tamaño de los poros: una piel sucia es consecuencia de la acumulación gradual de bacterias. Muchos hallan solución en este jabón, porque asea de modo profundo.
  • Retrasa el envejecimiento: se cree que suaviza las líneas de expresión y reafirma la dermis para que luzca más joven.
  • Controla el acné: actúa como un imán y atrapa las bacterias que provocan el acné. También elimina la grasa que bloquea los poros y ocasiona la aparición de granos. Los efectos contra las espinillas son uno de los motivos por los que más lo buscan.
  • Previene infecciones: se recomienda utilizarlo para desintoxicar y prevenir infecciones causadas por vapores tóxicos a los que nos exponemos a diario.
  • Desvanece manchas: está hecho con una fórmula astringente que pudiera ayudar a desvanecer manchas del sol, cicatrices por acné o alguna despigmentación facial.
  • Quita olores: al ser antibacterial combate el mal olor que generan los poros obstruidos por microorganismos.
Acné que puede ser tratado con carbón activado.
El uso de carbón activado puede ser útil para el tratamiento del acné y para reducir las cicatrices asociadas.

¿Cómo hacer tu propio jabón de carbón activado?

Después de conocer sus beneficios, seguro quieres probarlo. Te presentaremos 2 maneras de preparar el jabón negro en casa.

Pero antes de poner manos a la obra, verifica que el carbón para la receta sea cosmético y que cuentas con los implementos adecuados: cubrebocas, guantes y gafas protectoras. Ahora sí, toma nota.

Método con glicerina: ingredientes

  • Carbón activo cosmético (5 gramos).
  • Glicerina libre de sulfatos (500 gramos).
  • Aceite esencial (el que prefieras, 10 gotas).
  • Aceite de coco (1 cucharada).
  • Manteca de karité (1 cucharada).

Paso a paso para el método con glicerina

  1. Divide la glicerina en pedazos pequeños, viértelos en un envase de cristal y calienta en baño María, mientras revuelves con una cuchara de madera. No hay que dejar que hierva, pues no quedará bien. En simultáneo, combina el aceite de coco y el karité en otro envase.
  2. Diluida la glicerina, agrega la combinación de aceite y karité sin dejar de remover. Cuando sientas que no haya grumos, integras la esencia, meneas y apagas el fuego.
  3. Luego de enfriar durante varios minutos vuelca el preparado en un molde y deja que solidifique a temperatura ambiente, como mínimo por 5 horas.
  4. Desmolda y usa tu jabón de carbón activado.

Método con aceites: ingredientes

  • Carbón activo cosmético en polvo (10 gramos).
  • Sosa caustica (113,5 gramos).
  • Agua desmineralizada (292 gramos).
  • Manteca de cacao (150 gramos).
  • Aceite de babasú (200 gramos).
  • Aceite de oliva (500 gramos).
  • Aceites esenciales de árbol de té, geranio y limón (10 gotas de cada uno).
Soda cáustica para hacer tu propio jabón de carbón activado.
El uso de sosa cáustica requiere ciertas precauciones para evitar lesiones en la piel y en las mucosas durante el proceso.

Paso a paso para el método con aceites

  1. En el agua desmineralizada disuelve la sosa caustica y lleva a una zona aireada.
  2. Calienta a fuego lento la manteca de cacao y los aceites babasú y oliva. Cuando alcancen los 55 grados centígrados añade la sosa diluida e intégralos con una batidora a velocidad media.
  3. Agrega el carbón y los aceites esenciales mientras sigues batiendo.
  4. Vuelca la mezcla en una horma y espera a que endurezca para desmoldar.
  5. Corta en varias pastillas y llévalas a saponificar por 40 días en un sitio ventilado. Transcurrido ese lapso, el jabón está listo.

Recomendaciones de uso tras hacer tu propio jabón de carbón activado

Ya sabes cómo hacerlo y ahora falta que aprendas a aplicarlo. En pieles sensibles, lo adecuado sería cada 3 días en las mañanas, mientras que en cutis grasos la sugerencia es 2 veces por jornada, en las mañanas y en las noches.

La combinación de carbón activo en cremas blanqueadoras, exfoliantes, mascarillas y jabón, en poco tiempo favorece la eliminación manchas. Estos productos se deberían emplear en conjunto 1 vez a la semana.

Recuerda hidratar la cara para prevenir la resequedad y no dejes de probar los beneficios de las fuentes naturales de carbón.

Mejor con salud

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar