Xenofobia aumenta las desventajas de venezolanos migrantes en Colombia

Aunque las expresiones de xenofobia en Colombia contra los venezolanos no han llegado a los niveles de otros países, hay gran preocupación porque esta crezca y envenene el ambiente necesario para la integración de los migrantes forzosos y el futuro mismo del país.

«Desde 2018, la iniciativa ‘El derecho a no obedecer’ combate la xenofobia impulsando la integración entre venezolanos y las comunidades de acogida”, cuenta a DW Alejandro Daly, profesional de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia y codirector de Barómetro de Xenofobia, una alianza derivada de la experiencia de «Interpreta”, una ONG que monitorea el desarrollo de la inmigración haitiana en Chile.

LEE TAMBIÉN

Expulsión de cerebros: universidad venezolana pierde 43% de sus docentes de relevo

El Barómetro de Xenofobia ha registrado un aumento paulatino e identificado cuatro momentos cúspide de xenofobia en Colombia, según Alejandro Daly: «El primero, lo ocasionaron las palabras de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien – tras el asesinato de dos trabajadores colombianos – dijo que ‘los venezolanos nos están haciendo la vida a cuadritos”’.

El segundo lo generó el expresidente Álvaro Uribe, quien el 10 de septiembre de 2020 pidió en un tuit al gobierno de Iván Duque “deportar a extranjeros vándalos”, refiriéndose a la supuesta infiltración venezolana en las manifestaciones contra el Gobierno, añade Daly.

Uribe reaccionó así a una noticia falsa según la cual venezolanos habrían secuestrado un bus de servicio público en medio de protestas públicas. «El tercer pico”, prosigue el codirector de Barómetro de Xenofobia, «lo produjo el presidente Iván Duque cuando anunció que ‘los migrantes ilegales no serán vacunados contra el coronavirus‘. Y el cuarto, las recientes declaraciones de la alcaldesa de Bogotá, quien, tras el asesinato de un policía, le pidió al Gobierno central ‘protección de los colombianos frente a los venezolanos criminales’”.

Claudia López y su capacidad de acentuar la xenofobia

Tras cada uno de esos episodios, expresiones e insultos xenofóbicos se convirtieron en tendencia en las redes sociales, pero este último generó alertas por casos de xenofobia en diferentes partes de la capital de Colombia. ¿Por qué?

«La capacidad de Claudia López de orientar el discurso público hacia la xenofobia es inmensa, además de poseer el segundo cargo público más importante del país, es la figura política con la segunda mayor influencia en Twitter en Colombia, después de Álvaro Uribe”, apunta el codirector de Barómetro de la Xenofobia.

Daly considera «especialmente peligroso que López haga una división entre colombianos y venezolanos, porque este es un discurso deshumanizante de los migrantes que valida posturas xenófobas”.

LEE TAMBIÉN

Curazao excluye a venezolanos que entraron de forma irregular del plan de regularización

Pero también los insultos misóginos y homófobos, como reacción a las palabras de la alcaldesa, son considerados por Alejandro Daly «igualmente reprochables”.

Para Rafael Calles, miembro del programa Fortalecimiento de Jóvenes y Líderes Venezolanos para la Reconstrucción Democrática de Venezuela, auspiciado por la Universidad del Rosario de Colombia y la Asociación Ávila-Monserrate, «así como las palabras de López merecen el rechazo, también las acciones decididas de Migración Colombia, que se ha propuesto deportar a los extranjeros que cometan delitos graves, merece ser aplaudida”.

Generalizar aumenta la xenofobia

Según Migración Colombia, hasta el 13 de marzo habían sido deportados 86 venezolanos, acusados de hurto en bandas organizadas.

Aún así, «dos de cada 100 hurtos en Bogotá son cometidos por venezolanos”, precisa el Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario. «Por esa razón”, agrega Rafael Calles, «el discurso político no puede generalizar, porque resulta alimentando la xenofobia y aumentando las desventajas de la población migrante”.

Puentes de entendimiento amenazan con romperse

Colombia, un país sin experiencia en la recepción masiva de migrantes, puede perder la oportunidad de aprovechar la migración como un aporte a su futuro, porque la creciente xenofobia y la radicalización amenazan con romper los puentes de entendimiento entre nacionales y migrantes.

«Colombia ha recibido al 35% del total (casi 6 millones) de la inmigración venezolana en el mundo. Una cantidad que dificulta la inserción en la sociedad colombiana y requiere su tiempo para que ambas comunidades puedan identificar y generar desarrollo para el país”, precisa a DW Rafael Calles.

LEE TAMBIÉN

Coco: app creada por venezolanos para llevar alimentos y medicinas a familias de migrantes

Alejandro Daly, por su parte, hace un llamado a todos los candidatos en las próximas elecciones en Colombia, Ecuador, Perú y el resto de América Latina a no instrumentalizar a los migrantes y refugiados.

«Es importante”, concluye Daly, «que los funcionarios públicos, los medios, las ONG y la sociedad civil no creen o repliquen mitos que relacionen a los migrantes con inseguridad u otros males, sino que presenten hechos que aporten a la integración”. «De lo contrario”, teme, «la xenofobia nos va a pasar por encima a todos”.

Deutsche WelleMigración

Deutsche WelleMigración

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar