¿Cambia nuestra personalidad a medida que envejecemos?

Entre la adolescencia y la edad adulta atravesamos numerosos cambios que cambian nuestra vida por completo. Desde las decisiones que tomamos en el trabajo hasta nuestras relaciones familiares o sentimentales. Se suele decir que evolucionamos como personas y, poco a poco, vamos encontrando nuestro lugar en el mundo. Sin embargo, ¿qué ocurre con nuestra personalidad a medida que envejecemos?

¿Qué es la personalidad?

La personalidad es el patrón de pensamientos, sentimientos y comportamientos o de una persona. Algunos creen que la personalidad es fija y que, por tanto, esta no puede variar a lo largo de los años. Sin embargo, según los psicólogos la personalidad siempre está en continuo desarrollo, aunque los cambios no suelen notarse a corto plazo ya que esta se mantiene estable en periodos cortos de tiempo.

Como concluye un estudio publicado en la revista Psychological Bulletin, cada persona nace con un carácter o temperamento único. Por lo que, si un niño es tranquilo, tímido o extrovertido, cuando crezca este rasgo se corresponderá con su personalidad adulta. Asimismo, los investigadores concluyeron que los niveles individuales de cada rasgo de la personalidad se mantienen estables dentro de cada década de vida.

Otro estudio publicado en la revista Child Development analizó la personalidad de niños con edades comprendidas desde los tres hasta los 18 años. Los científicos concluyeron que los menores que eran más tímidos o introvertidos tendían a convertirse en adolescentes más infelices. No obstante, también descubrieron que la personalidad va cambiando de manera sutil a lo largo de los años. No suele notarse en cinco o diez años, pero a largo plazo estas modificaciones son más perceptibles.

Principio de madurez

En definitiva, analizando diferentes investigaciones dentro del campo de la psicología, podría decirse que nuestra personalidad mejora con el paso de los años. Los psicólogos llaman a este fenómeno ‘el principio de madurez’ pues las personas se vuelven más extrovertidas, agradables y emocionalmente estables. Además, a largo plazo estos cambios suelen ser pronunciados.

Algunas personas pueden cambiar menos que otras, pero en general el principio de madurez se aplica a todas las personas. Esto hace que el cambio de personalidad sea más difícil de reconocer en nosotros mismos, pues las personas de nuestro entorno (amigos, familiares o compañeros) están cambiando al mismo tiempo que nosotros.

800Noticias

Por: Reporte Confidencial

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Aceptar