El número Dunbar, la falacia de las amistades en redes sociales

Por BRAULIO JATAR ALONSO

El número de Dunbar es, según el antropólogo Robin Dunbar, la cantidad de personas que pueden relacionarse plenamente en un sistema determinado. Dunbar teoriza que este valor, aproximadamente de 150 personas, está relacionado con el tamaño de la neocorteza cerebral y su capacidad de proceso.

Existe la tendencia moderna a interactuar con el resto usando como parámetros los “likes”, los seguidores y los amigos en Instagram, Twitter, Tik Tok o Facebook respectivamente. Muchachos y también adultos se vanaglorian de sus éxitos sociales. Lo cierto es que ven la relación como un camino de una sola vía, en la cual todo va a un solo participante. Es exactamente lo mismo que sucede con cualquier celebridad; abrumados de seguidores pero de pocos o ningún amigo en realidad.

Dunbar parece tener la explicación de esta limitación, no solo en el caso de influenciadores, sino también con relación a personas tan simples como nosotros, no importa cuántos queramos tener en nuestro circulo, lo cierto es que existe una antipática limitación fisiológica, que nos impide hacer superior a ciento cincuenta el número de intervinientes en nuestro grupo social.

En su estudio, el antropólogo, estableció que distintas especies de primates tenían tendencia a distintos tamaños de grupos sociales. Observó que este volumen estaba relacionado con una parte del cerebro, el neocortex, específicamente. Aplicando esta relación al tamaño del neocortex humano, Dunbar calculó que para los humanos el grupo social que les correspondía era de 147,8, de allí que redondeando se llegó a ciento cincuenta.

El cerebro social de Dunbar,  es una teoría que  busca validar  de alguna manera que una persona promedio no cuenta más que con uno o dos mejores amigos,  unos 5 amigos íntimos, 15 buenos amigos, 50 amigos cercanos y alrededor de 100 amigos sin más, que rozan la línea de lo que entendemos por conocidos.

La razón para los límites numéricos no nacen de nuestros deseos, por el contrario, son parte de nuestra realidad, ya que cada vínculo afectivo impone energía, y esta no la tenemos de forma ilimitada.  Son muchos los casos en los cuales, una sola persona es capaz de “chupar” toda nuestra motivación y son conocidos como “vampiros emocionales”.

Capas sucesivas:

  • 15 buenos amigos
  • 50 amigos
  • 150 contactos significativos
  • 500 conocidos
  • 1.500 personas que puedes reconocer

Las personas migran dentro y fuera de estas capas, pero la idea es que cada persona mantiene sus relaciones en esos límites.

Por BRAULIO JATAR ALONSO

La famosa canción del brasileño Roberto Carlos con aquello de “yo quiero tener un millón de amigos” y, las innumerables manifestaciones  en las redes sociales, son solo una ficción que alimenta nuestro ego, nada tiene que ver con auténticas relaciones humanas.

Editor Reporte Confidencial l Abogado 18342 l Comunicador l Locutor 17210 I SNTP 8248 I Profesor Inteligencias l Escritor l 7 libros I Preso Político #ONU #OEA

Fuentes Wikipedia- BBC – José Huerta. ES

Apóyanos Compartiendo :

Editor Reporte Confidencial / Abogado 18342 / Comunicador SNTP 8248 / Locutor 17210 / Profesor Inteligencias / Escritor / 7 libros amzn.to/2G3W6ja

Preso Político #ONU #OEA

Twitter @BrauliojatarA

Facebook Braulio Jatar Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.