la misericordia de Dios invita a ser solidarios

1146006

“Celebrar el Domingo de la Misericordia para los católicos, implica, en primer lugar, que Dios no se resigna frente al pecado y frente a la perdición del ser humano; que Dios no ha venido a este mundo para condenarlo sino para salvarlo; que el Señor muchas veces manifiesta su amor a través del perdón, de la misericordia, manifestada principalmente en el Sacramento de la Confesión o la Reconciliación”, comunicó el padre José Clemente de la parroquia San Benito Abad, en San José del Ávila. 

El sacerdote agregó: “Dios perdona y olvida por completo nuestras ofensas, siempre y cuando estemos profunda y verdaderamente arrepentidos y con un genuino deseo de cambiar para no cometer los mismos errores del pasado apartándonos de su amistad, tal como lo afirma el profeta: ‘aunque sus pecados sean rojos como escarlata, blanquearán como la nieve’”.

En consecuencia, el padre Clemente asegura: “La misericordia nos lleva a ser solidarios con aquellos que están en situaciones infrahumanas, recordando que la misericordia o la solidaridad no abarca solo el ámbito de lo material, sino que también abarca las obras de misericordia espirituales.

El origen

 La devoción a la Divina Misericordia comienza con Santa Faustina Kowalska (1905-1938), quien desde 1931 y hasta el momento de su muerte recibió revelaciones de Jesús bajo está advocación (Jesús de la Divina Misericordia), exhortándola a promover dicha devoción, manifestada principalmente en el rezo de la Coronilla o Rosario de la Misericordia.

Es en el año 2000, San Juan Pablo II declara el segundo domingo de Pascua como el Domingo de la Misericordia. Su santidad fue conocido como el papa amigo. Él impulsó que se estudiaran las causas de los beatos María de San José, Carmen Rendiles, Candelaria de San José y el futuro beato José Gregorio Hernández.

Aplicar la misericordia 

El padre Clemente señala: “Sin duda alguna estamos llamados a tender puentes, a hacer una especie de red de ayuda. Uno de los atributos que nos caracteriza como venezolanos es la solidaridad; damos desde lo poco que tenemos, así sea por llevar a cabo aquello del refrán popular ‘hoy por ti, mañana por mí’. 

«En estos tiempos de crisis que estamos viviendo, no solo por la situación de pandemia sino también por la grave crisis política, económica, social, cultural y moral que atraviesa nuestro país, Dios nos invita a reconocer el rostro sufriente de Jesús en nuestros hermanos, recordando las palabras de Mt 25: ‘lo que hiciste con uno de mis hermanos más pequeños, conmigo también lo hiciste’».

Recordó: “Estamos llamados a reconocer que todos tenemos dignidad humana, y desde un punto de vista de la fe, estamos llamados a considerarnos hijos de Dios. No somos islas, hay una interdependencia entre todos los seres humanos, aunque algunos pequen de autosuficientes”.

Con información de Juan Salvador Muñoz.

Redacción El PitazoGran Caracas

Redacción El PitazoGran Caracas

Por: El Pitazo

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.