salida de venezolanos contra covid-19

Ante la imposibilidad de poder costear los gastos asociados con la covid-19, los venezolanos se han visto obligados a buscar apoyo en terceros haciendo campañas y pidiendo dinero por cualquier red social. Otros  pacientes siguen convalecientes y endeudados


Conseguir un cupo en un hospital o en una clínica o acceder al tratamiento contra la covid-19 de forma gratuita es una tarea casi imposible ante el colapso de los centros de salud en el país, por lo que cada vez más venezolanos optan por buscar apoyo financiero en terceros para tratar esta enfermedad.

Los anuncios de servicios públicos en redes sociales para pedir medicamentos se incrementan día a día; cada vez son más frecuentes mensajes para contribuir con algún GoFundMe (plataforma en línea para recaudar fondos) y solicitar ayudas económicas en bolívares es un recurso que ha crecido al mismo ritmo con el que se multiplican los casos de covid-19 en el país, en medio de la segunda ola de la pandemia.

Lea también: 97% de los venezolanos no cuenta con una póliza de seguro para afrontar la covid-19

Antes de la covid-19, los servicios públicos para solicitar medicamentos y ayudas para otras enfermedades eran recurrentes; principalmente, se buscaban recursos para costear tratamientos contra el cáncer y donantes de sangre, y aunque en la actualidad estas peticiones se mantienen, fueron arropadas por ruegos para combatir el coronavirus.

Jorge Cabrera, de 62 años de edad, dio positivo para covid-19 el pasado 11 de marzo. Tiene 70% de sus pulmones comprometido. Al principio de la enfermedad, sus dos hijos y esposa comenzaron a cubrir los gastos con sus ahorros e ingresos, pero poco tiempo después se dieron cuenta que ya no contaban con recursos.

Los primeros gastos de la familia Cabrera rondaron los 200 dólares: un tratamiento de 50 dólares, exámenes de laboratorio, $20 dólares diarios para el enfermero que iba todos los días y una tomografía que costó 25 dólares. A esos egresos hay que sumar $180 del alquiler de tres bombonas de oxígeno de 6.000 ml y la recarga, que debe hacerse en la mañana y en la noche, y que cada día representan 210 dólares. En definitiva, una cantidad imposible costear para el promedio de los venezolanos.

“Hace un mes la recarga de cada bombona de oxígeno salía en $30, pero aumentó a $35”, detalla Georgette Cabrera, hija del paciente. Necesitaban siete ampollas de Remdesivir y el costo de cada una supera los $100, este presupuesto también excedía el poder adquisitivo de la familia.

Tras el aumento de los gastos y la imposibilidad de los Cabrera de costearlos, crearon una campaña GoFoundMe con la ayuda de un amigo en el exterior, solicitaron medicinas a través de servicios públicos en medios de comunicación y también pidieron donaciones en bolívares, porque llegó “un momento en que no las podíamos comprar (las medicinas e insumos)”, cuenta Georgette.

La meta del fondo para atender el coronavirus de Jorge Cabrera era de 3.000 dólares. Hasta ahora han logrado recaudar $2.500 que ya se agotaron. Un mes después de iniciar la colecta, Jorge aún lucha contra el coronavirus. La familia Cabrera no quiso exagerar en el monto solicitado en su campaña, pero tras batallar por un mes con el coronavirus de su padre, se dieron cuenta que se quedaron “cortos” al pedir 3.000 dólares.

La campaña para recaudar fondos de la familia Cabrera es una de las más de 2.200 en GoFundMe que buscan ayuda para venezolanos contagiados de coronavirus, cifra que representa más del 10% del total de peticiones en la plataforma a escala global.

“Al principio pagamos varios doctores buscando varias opiniones. Un terapista respiratorio que costó $50, el doctor fijo que viene entre cuatro y cinco veces a la semana y cada consulta cuesta $40, una placa de Rayos X en casa que costó $70 y los exámenes de laboratorio que se hacen semanalmente”, resume Cabrera.

Además, debieron adquirir un manómetro, cuyo costo varía entre los 200 y los 300 dólares, un vaso humidificador cuyo precio ronda entre los cinco y diez dólares, y la mascarilla con reservorio valorada en $10. “También hay que comprar vitaminas y tratamientos para el resto de la familia: Azitromicina, vitamina C; solo en eso gasto $30 dólares semanales”, revela la joven.

El pico de los servicios públicos

Solo en TalCual se hacen en promedio seis servicios públicos por día, en su mayoría para pedir que la gente colabore en campañas de GoFoundMe para luchar contra el coronavirus. Sin embargo, la semana previa a Semana Santa hubo un pico en estas solicitudes en este medio, cuando se llegaron a realizar hasta diez solicitudes por día para diferentes pacientes positivos para covid-19, aunado a peticiones para combatir otras enfermedades, que se hacen en un volumen menor.

De la misma manera en que aumentan los servicios públicos, se ha encontrado que estas solicitudes se hacen desde distintos estratos sociales, desde los menos favorecidos hasta los de mejor posición económica; siendo estos últimos quienes más acuden a los GoFoundMe, quizás porque el principal requisito es poseer o poder acceder a una cuenta en el exterior.

Este último requisito impide a los estratos más bajos crear este fondo de ayuda; por lo que sus solicitudes apuntan a donaciones en bolívares o directamente a los insumos que necesitan como medicamentos o bombonas de oxígeno, demanda que ha crecido en las últimas semanas por el aumento de los contagios de coronavirus en el país tras la flexibilización aprobada para carnaval, así como por la llegada de la variante P.1 al país.

Entre las más de 2.200 campañas de GoFounde que se han creado para pacientes con covid-19 en Venezuela destaca la de una pareja, ambos diagnosticados con coronavirus, para quienes aspiran recaudar 50.000 dólares. Sin embargo, la esposa, de nombre Gloria de Villarroel, falleció mientras estaba hospitalizada en cuidados intensivos en una clínica.

Los gastos de Gloria en la clínica superaban los $5.000 por día, por lo que ahora el monto recaudado será destinado a cancelar la deuda en el centro de salud tras seis días de hospitalización y el servicio funerario.

Omar Villarroel, esposo de Gloria, está siendo tratado en casa y solo el alquiler del concentrador de oxígeno representa 180 dólares, sin incluir la recarga. A los gastos de la familia Villarroel se le debe sumar Rayos X y exámenes de laboratorio a domicilio, servicio de enfermería, medicinas y otros insumos. Hasta la mañana de este 9 de abril, solo habían logrado recaudar $16.190.

Solo desde el 1 de abril se han abierto 210 campañas de GoFoundMe para cubrir gastos médicos por covid-19 en Venezuela. Hay campañas que buscan recaudar desde 2.000 dólares hasta $100.000, en las cuales siempre se hace énfasis en la precaria situación hospitalaria que atraviesa el país y la dificultad para acceder a los tratamientos de manera gratuita.

*Lea también «Equipo Europa» de la UE prioriza a Venezuela para ayuda en su respuesta al covid-19

Con covid-19 y endeudados

Elisa Colmenares vive con su abuela y ambas dieron positivo al coronavirus a principios de marzo. Aunque no han llevado la cuenta exacta de lo que han invertido en tratamientos y exámenes para luchar contra esta enfermedad, lo que sí tienen muy claro es que adeudan unos 1.500 dólares y agotaron sus recursos económicos.

Solo en el primer diagnóstico para determinar si una de ellas tenía o no covid-19 debieron pagar $125. Tras confirmar la presencia de la enfermedad, vinieron los otros gastos.

Un cálculo rápido de la inversión en estas dos pacientes supera los 1.600 dólares. En siete ampollas de Remdisivir, la familia Colmenares gastó 770 dólares, $175 en dos Rayos X de tórax, $85 en pruebas de diagnóstico, $100 en los perfiles covid-19, $80 en dos consultas, $50 en ecosonogramas y $300 en otros medicamentos como anticoagulantes, dexametazona y $100 por servicios de enfermería que solo consistieron en poner el Remdisivir.

“Hemos encontrado cómo resolver. Todo lo hemos pedido prestado y estamos tratando de vender uno de los carros de mi tía porque hay que pagar unos 1.500 dólares y ni con su sueldo ni con el mío podemos pagar todo ese dinero”, lamenta Elisa Colmenares, quien aún lucha contra el coronavirus y está consciente de que sus gastos han sido menores porque no han padecido mayores complicaciones que ameriten, por ejemplo, oxigenación ni hospitalización.

La Superintendencia de la Actividad Aseguradora (Sudeaseg)  reguló las pólizas para patologías asociadas o confirmadas para pacientes contagiados con covid-19 y obliga a las empresas a cubrir entre un mínimo de diez días y un máximo de 14 de hospitalización sin cuidados intensivos por un monto de hasta 842,55 dólares diarios.

No obstante, la presidente la Cámara Aseguradores de Venezuela, María del Carmen Bouffard, indicó que solo 3% de la población venezolana tiene seguros; lo que deja al descubierto que la gran mayoría de los venezolanos que se contagien con covid-19 y que no puedan acceder a los tratamientos gratuitos, deben buscar opciones por sus propios medios para tratar esta enfermedad.

*Lea también Venezuela enfrenta su segunda ola de coronavirus con hospitales y clínicas al tope



Por: Tal Cual Digital
Fecha de publicación: 2021-04-11 12:00:13
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.