El jardinero era un asesino serial que escondía los cuerpos en su patio trasero

Una mujer, sin saberlo, ayudó a un asesino serial canadiense a deshacerse de sus víctimas ha compartido su conmoción al saber que los cadáveres de siete hombres fueron enterrados en su patio trasero.

Bruce McArthur, de 69 años, fue sentenciado a cadena perpetua en 2019 después de declararse culpable de agredir sexualmente, matar y desmembrar a ocho hombres que conoció en la Villa Gay de Toronto durante un período de siete años.

Todas menos una de las víctimas de McArthur fueron encontradas enterradas en jardineras en la propiedad de Karen Fraser y su esposo Ron Smith.

La pareja había accedido a dejar que McArthur guardara herramientas para su negocio de jardinería en su garaje a cambio de que él cortara el césped y se ocupara del jardín.

Fraser contó el día en que se enteró de que las herramientas no eran lo único que McArthur guardaba en su casa.

Bruce McArthur, de 69 años, (en la foto) fue sentenciado a vivir en prisión en 2019 después de declararse culpable de agredir sexualmente, matar y desmembrar a ocho hombres que conoció en la Villa Gay de Toronto durante un período de siete años.

Fraser relató que estaba completamente sorprendida cuando la policía llegó a su casa en enero de 2018 y le informaron que tenía que irse en cinco minutos para poder realizar una búsqueda después de que Arthur fuera arrestado y acusado de asesinato.

“La mitad de mí estaba retrocediendo y mirando con horror. La otra mitad estaba tratando de pensar con claridad”, recordó Fraser.

No tenían una orden de registro y era plenamente consciente de ello. Realmente no tenía que prestarles atención si no quería.

Pero cuando el oficial reveló que se había cometido un delito mayor y que Bruce McArthur había sido arrestado, supe que era grave.

“El oficial estaba claramente molesto, así que algo grande estaba sucediendo. Esa fue la primera de muchas decisiones, tener fe en el sistema. Así que cooperamos y nos fuimos”, aclaró Fraser.

Los investigadores pasaron una semana peinando el patio de Fraser y el área a su alrededor en julio de 2018.

Fraser señaló que inicialmente no podía creer que McArthur fuera culpable de ningún delito, porque el hombre al que conoce desde hace años era tranquilo, amigable y nunca causó problemas.

“El hecho de que la policía creyera que era culpable no lo hacía culpable”, dijo Fraser. Lo defendí durante un tiempo.

Fraser comenta que su percepción cambió una noche cuando un detective le dijo: “Karen, no desperdicies tu simpatía con ese hombre. Nunca hemos tenido tanta evidencia contra alguien como contra él. No desperdicies tus buenos sentimientos con ese hombre”.

Fraser conoció a McArthur hace más de una década, cuando él estaba lanzando su empresa de paisajismo y se ofreció a cuidar su jardín a cambio de guardar su equipo en su casa.

“Pensé que había hecho el mejor trato”, recordó Fraser.

“Era muy eficiente y le gustaba su trabajo. Tenía mucho talento en eso. Era muy agradable y hablaba con cariño de sus hijos. También fue un excelente abuelo”, agregó.

Los investigadores revisan el compost en busca de restos humanos detrás de la casa de Fraser en 2018

“Era simplemente un buen hombre que parecía muy feliz con las decisiones que tomó en la vida. Nunca lo vi perder los estribos con nadie. Fue considerado, generoso y alegre”, considera Fraser.

Fraser estaba al tanto de los rumores sobre la desaparición de hombres de la Villa Gay de la ciudad, pero nunca tuvo motivos para sospechar de McArthur.

Después del arresto de McArthur, Fraser se enteró de que en realidad había conocido a dos de sus víctimas, Skandaraj Navaratnam y Majeed Kayhan, que trabajaban con el asesino.

“Bruce siempre tuvo gente que lo ayudó, así que no pensé mucho en eso”indicó Fraser sobre la vez que conoció a Navaratnam, un refugiado de Sri Lanka de 40 años que desapareció en 2010.

Recuerdo que Skandaraj era muy encantador. Atrajo tu atención de inmediato. Sonrisa fabulosa. Estaba bien vestido y siempre riendo. No lo volví a ver nunca más.

Sobre Kayhan, un inmigrante afgano de 58 años, desapareció dos años después, en 2012, admitió que “Sentí mucha pena por él. Estaba tratando de trabajar pero estaba mal vestido. Mi impresión fue que nunca antes había tocado una pala en su vida. Claramente no quería hacerlo. Recuerdo que Bruce estaba molesto con él”.

Aproximadamente tres semanas después, le envié un correo electrónico a Bruce y le pregunté si conservaba su trabajo. Nunca recibí una respuesta.

Fraser explica que el cuerpo de Kayhan fue encontrado más tarde a pocos metros de donde lo había conocido.

Era uno de los siete cadáveres enterrados en las macetas del jardín de Fraser. El octavo cuerpo fue encontrado en un barranco detrás de su propiedad.

Tres años después, Fraser todavía está obsesionada por el hecho de que los cuerpos estuvieron justo debajo de su nariz durante tanto tiempo.

“En un día caluroso, si veíamos las flores caer un poco, mi pareja y yo las regábamos. Así que estábamos regando las macetas donde estaban enterradas las víctimas. No puedo darte palabras para describir lo increíblemente horrible que fue. Y cruel. Son todas las palabras negativas que se te ocurren. A veces tu mente simplemente se abruma con todo eso”, comentó.

McArthur se declaró culpable de ocho cargos de asesinato a principios de 2019. Sus víctimas fueron: Kayhan, Navaratnam, Dean Lisowick, Soroush Mahmudi, Abdulbasir Faizi Kirushna Kanagaratnam, Selim Esen y Andrew Kinsman.

Todos los asesinatos tuvieron lugar entre 2010 y 2017 y todos involucraron agresión sexual o confinamiento forzado.

Fraser le había permitido a McArthur almacenar herramientas de jardinería en el garaje de su casa (en la foto)

Varias de las víctimas, la mayoría de las cuales eran de ascendencia del Medio Oriente o del sur de Asia, fueron estranguladas.

McArthur se convirtió en sospechoso en 2017 cuando se denunció la desaparición de su última víctima, Kinsman, después de que se lo viera por última vez subiendo a la camioneta del paisajista.

Si bien la mayoría de los casos obtuvieron poca publicidad, Kinsman llamó instantáneamente la atención porque el ex barman de 49 años era un conocido activista LGBTQ en Toronto.

McArthur fue arrestado por el asesinato de Kinsman después de que la policía encontró la sangre y el ADN de la víctima en la camioneta, que había vendido a un depósito de chatarra.

Los investigadores también encontraron la ligadura que McArthur usó para estrangular a Kinsman.

La policía allanó la casa de McArthur el 18 de enero de 2018 y descubrió a un hombre desnudo esposado a su cama.

También descubrieron un directorio con nueve subcarpetas: Ocho para los hombres que mató y una para el hombre encontrado en el momento del arresto de McArthur.

Noticias al Día y a la Hora

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.