Diáspora y desinversión sumergen a Corpoelec en el caos y condena a los venezolanos a las fallas eléctricas

Una brutal estampida del personal técnico calificado y la falta de inversión mantienen casi en la quiebra a la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) cuyo funcionamiento es tan mínimo que no tienen capacidad de respuesta en las comunidades que demandan un mejor servicio.

Tal apreciación fue expuesta por miembros del sindicato nacional y regional, quienes explican que debido a los míseros salarios, falta de seguridad laboral y pocos beneficios para el personal, Corpoelec viene enfrentado renuncias constantes desde 2016 sin que el gobierno tome cartas en el asunto.

El secretario ejecutivo de la Federación Eléctrica de Venezuela, Edgar Bracho, aseguró que de los 40 mil trabajadores que estaban en nómina de la empresa a nivel nacional, quedan entre 20 y 25 mil, por lo que un 40% se habría retirado debido a que cobraban poco menos de un dólar.

«Esta estampida se debe a los bajos sueldos, el salario de un trabajador está por debajo de un dólar y la canasta básica ya se ubica en más de 300 dólares, los trabajadores dejan la industria buscando una calidad de vida, lógicamente se han venido sustituyendo estos puestos de trabajo, pero es un personal que no tiene experiencia», dice Bracho, asegurando que la obra de mano calificada no se forma de la noche a la mañana.

Así mismo detalla que se está discriminando al 90% de los empleados, ya que a través del sistema Patria a algunos trabajadores de la nómina alta, como gerentes e ingenieros, les están entregando un bono que no tiene incidencia en los salarios, pero que al cambio en bolívares va desde los 45 hasta los 120 dólares, lo que crea inconformidad y desánimo en los pocos trabajadores que quedan en las plantas, pues los beneficiados son escogidos por gerentes.

En el caso del estado Lara, Oswaldo Méndez, secretario general del sindicato y miembro de la Federación Eléctrica de Venezuela, explicó que la gerencia de la empresa oculta la cláusula contractual la cual debe ser entregada cada 3 meses y que además «inflan» la cifra de cuantos trabajadores están activamente trabajando.

«Ellos mantienen que somos 1700 empleados, pero esto es completamente falso, los registros que llevamos es de 622 trabajadores jubilados y solo 700 activos, de los cuales alrededor de 300 tienen el salario suspendido, pese a la inamovilidad laboral», dice Méndez, es decir que solo 400 trabajadores estarían trabajando y además redoblando sus esfuerzos, debido a que para que la empresa pueda prestar un servicio de calidad necesita un poco más de 1600 trabajadores.

Alberto News

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.