¿Es seguro usar un sauna de rayos infrarrojos?

A diferencia de los rayos UV o los rayos X, el uso del sauna de rayos infrarrojos no representa un riesgo para la salud. Por el contrario, ayuda a aliviar el dolor y promover una mejor circulación.

Los saunas son baños de vapor húmedo cuya temperatura elevada produce un rápido sudor que se aprovecha con fines higiénicos y terapéuticos. Como parte de sus beneficios se encuentra la mejoría en la circulación, una respuesta de transpiración más acertada, relajación muscular y mental. Sin embargo, debes saber que existen varios tipos: el seco y el sauna de rayos infrarrojos.

El sauna seco es el más conocido. Su temperatura promedio oscila entre los 80 ° y 90 ° centígrados. Mientras que el sauna de rayos infrarrojos utiliza la luz para crear ese calor y, a veces, es nombrado como sauna de infrarrojo lejano, por el desplazamiento de las ondas en el espectro de luz.

¿Qué es un sauna de rayos infrarrojos?

En los últimos años, el sauna de rayos infrarrojos se ha vuelto famoso y preferido por los usuarios, debido a que aseguran que mantiene el ambiente más fresco que un sauna tradicional.

Este tipo, a través de la luz, logra que el calor penetre en el cuerpo de manera profunda, por lo que las personas sudan más, aún con la temperatura más baja que la que tendría un sauna común.

El nivel de penetración que alcanza el sauna de rayos infrarrojos es de hasta 3,8 centímetros y esta medida logra que el calor alcance los músculos y algunos órganos internos. De hecho, las personas lo usan para perder peso en agua, ya que la cantidad de sudor expulsada es superior a cualquiera.

A diferencia de la luz ultravioleta, la infrarroja promueve la regeneración de las células. Según la revista Alternative Medicine Review, el sauna de rayos infrarrojos es especial para aliviar dolores, reducir la tensión muscular, bajar la presión arterial y reforzar el sistema inmune. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que no todas las personas pueden usarlo.

Tipos de saunas

Ahora bien, es importante que conozcas más información sobre los diferentes tipos de sauna que existen. A pesar de que el de rayos infrarrojos es uno de los más utilizados y preferidos en la actualidad, otros se basan en diversas metodologías de funcionamiento.

Sauna finlandés

El funcionamiento del sauna finlandés se basa en calentar piedras no areniscas con resistencias eléctricas hasta llevarlas a su punto máximo, para que puedan desprender calor seco. La temperatura promedio oscila entre los 80 y 100 ° centígrados.

El grado de humedad se mantiene en 15 %, lo que produce bastante sudoración en las personas que lo usan. Entre sus beneficios se encuentran los siguientes:

  • Mejorar la respiración.
  • Eliminar toxinas, mejorando la circulación.
  • Ayudar a la recuperación de los músculos en los deportistas.
Sauna de madera.

Sauna húmeda

Otra manera de llamarlo es baño turco. Su funcionamiento se basa en hacer una fusión del calor seco y el calor húmedo. A diferencia del anterior, la temperatura promedio se encuentra en 70 ° centígrados y la humedad relativa en 90 %.

Su beneficio más conocido es relajar los músculos del cuerpo, por lo que las personas lo utilizan con la finalidad de aliviar dolores con este origen.

Sauna de rayos infrarrojos

Como ya hemos mencionado, este tipo de sauna se basa en rayos infrarrojos. En general, son muy fáciles de instalar, ya que no requieren ni electricidad ni fontanería.

¿Cuáles son los posibles beneficios del sauna de rayos infrarrojo?

Según el libro “Radiación Infrarroja”, hecho por los investigadores Sandra Portelo y M. Martínez Morrillo, la terapia que utiliza el sauna de rayos infrarrojos tiene, entre otras ventajas, un efecto antiinflamatorio debido a la hiperemia. Además, se puede usar para promover la cicatrización, debido a que estimula el trofismo celular.

En el mismo libro se especifica que los beneficios sobre la musculatura lisa se basan en la relajación, por lo que sería antiespasmódico. La acción del calor sobre todas las terminaciones nerviosas incide en la relajación muscular sistémica.

El sauna de rayos infrarrojos es útil antes del ejercicio o de una sesión de masajes, debido al aumento de la circulación de sangre en los órganos. Es por esto que muchos de ellos se encuentran dentro de las instalaciones de los gimnasios.

Además, la terapia de rayos infrarrojos ha tenido una respuesta muy positiva para el alivio del dolor. A pesar de que algunas enfermedades, como la artritis reumatoide o la osteoartritis, no tienen cura, los pacientes han respondido bien en este tipo de sauna.

Posibles efectos secundarios del sauna de rayos infrarrojos

A pesar de que el uso del sauna de rayos infrarrojos es muy amplio, existen algunos efectos secundarios o riesgos que advierten los profesionales de la medicina. En especial, está contraindicado en mujeres embarazadas y personas con enfermedades cardíacas.

Como parte de los efectos secundarios se incluye la sudoración excesiva, ya que sudar en exceso puede provocar agotamiento de electrolitos y minerales, sobrecalentamiento y deshidratación. Por lo que si decides usar un sauna de rayos infrarrojos, deberás también procurar mantener un buen grado de hidratación el resto el día.

Sin embargo, es necesario destacar que, mientras se usen de manera correcta, los peligros asociados a los rayos infrarrojos son mínimos. Pero siempre debes consultar a un médico ante cualquier duda.

Hidratación al usar sauna de rayos infrarrojo.

¿Cuándo se debe evitar?

No todos ni todo el tiempo se puede usar un sauna de rayos infrarrojos. Aquí te enseñaremos los principales escenarios o situaciones para que sepas cuándo se debe evitar esta terapia:

  • Pacientes con enfermedades cardiovasculares graves.
  • Inflamación aguda, debido al aumento del edema o del dolor.
  • Durante el período menstrual.
  • Hemorragias recientes.

El sauna de rayos infrarrojos para el músculo y sus dolores

A diferencia de los rayos X y los rayos ultravioleta, los que emite el sauna de rayos infrarrojos no son peligrosos para la salud, por lo que sus riesgos no están asociados. Este sauna se calienta entre 10 y 20 minutos y, al entrar, la sensación de calor no será como un golpe, sino que lo sentirás de manera progresiva y no invasiva.

Tomar sesiones en este tipo de sauna no debe ser una decisión deliberada; siempre debe estar acompañada de las indicaciones de un médico para evitar cualquier riesgo y aprovechar al máximo los beneficios. Si tienes contracturas, artrosis, lumbalgias o espasmos musculares producto de tu actividad física, esta terapia será beneficiosa.

800Noticias

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.