“Tenemos 45 segundos para llegar al refugio más cercano”

1176811

San Cristóbal.– Unos 35 kilómetros separan a la ciudad de Ashdod, ubicada al sur de Israel, de la Franja de Gaza, en donde se desarrolla un conflicto bélico entre el ejército israelí y las milicias islamistas. Allí vive con su familia Dahiana Cusnir (39), periodista venezolana nativa del estado Táchira, de ascendencia judía, quien emigró a finales del año 2019 buscando mejor calidad de vida, y conversó con El Pitazo por vía telefónica la noche del jueves 13 de mayo.

Esa distancia le da un lapso de 45 segundos para llegar al cuarto de seguridad más cercano, cuando suenan las alarmas que indican que se ha comenzado a disparar misiles a la ciudad. Se trata de un búnker de paredes, puertas y ventanas metálicas, que cuenta con camas, colchonetas, sillas, ventiladores o aires acondicionados, y lo básico que se requiere para una estadía en caso de registrarse una situación bélica de mayor gravedad.

Lea también: Mayor operación israelí sobre Gaza consistió en 50 bombardeos en 40 minutos

No ha podido dormir con tranquilidad. Hace dos días sonaron las alarmas a las tres y a las cinco de la mañana, lo que la mantiene en alerta para salir corriendo con su esposo (45), su hija (7), su hijastro (17) y su mamá (69). Mantiene cerca los zapatos y una pijama abrigada para la niña.

“Estos días han sido estresantes, inquietantes, con mucha incertidumbre porque no se sabe en qué momento van a atacar, hacia qué ciudades van a dirigir los cohetes. No tenemos el cuarto de seguridad dentro del apartamento, sino que hay que salir; entonces preferimos, que también se estila, quedarnos en un espacio que es afuera en las escaleras. Uno se acuesta a dormir pidiéndole a Dios que nada pase, que tenga una noche tranquila; sin embargo, varias veces de madrugada ha sonado (la alarma)”, relató en nota de voz a El Pitazo.

Aunque trata de llevar una vida normal, su día a día cambió. Sale a hacer compras en el supermercado con el temor de que suene la alarma y tenga que esconderse en el búnker de este lugar, lejos de su familia. “Ayer (miércoles 13 de mayo) fui al súper apurada porque no quería que me sonara la alarma. En el supermercado evidentemente hay un búnker; en todos los sitios donde se supone que hay atención al cliente hay búnker”, describió.

Mantener a su hija de 7 años alejada de la preocupación ha sido un reto. Hace unos días le dijo: “Mamá, que Dios no permita que acaben con Israel”, lo que ha llevado a la periodista venezolana a buscar formas para distraerla y explicarle el conflicto bélico de manera que no la afecte tanto, además de que en las clases a distancia le ofrecen asistencia psicológica.

Explosiones cercanas

Aunque Ashdod no se ha visto afectada por el efecto de los misiles que logran pasar la cúpula de hierro, la hermana y el padre de Dahiana Cusnir, quienes viven en Ashkelon, han estado cerca de explosiones y derrumbes.

“En la ciudad de Ashkelon, donde vive mi papá, todos los días y a toda hora está sonando la alarma y lamentablemente la cúpula de hierro no es 100% efectiva, y uno que otro misil se escapa… A cuadra y media de mi hermana cayó un cohete; se fue la luz, hubo confusión, a los autos que estaban afuera en la calle se les explotaron vidrios, también los de las ventanas de las casas, parte del techo se cayó, la puerta. En el edificio al lado de donde mi papá, en el último piso cayó parte del misil y también generó daños materiales. En esa misma ciudad murieron dos personas que no lograron llegar a tiempo al búnker”, narró.

Lea también: ¿Qué es y cómo funciona el sistema antimisiles israelí Cúpula de Hierro?

Esta es la tercera vez que suenan las alarmas en Israel desde que Dahiana y su familia migraron. La primera vez se encontraban en un centro de absorción adonde llegan los migrantes por la Ley de Retorno, que favorece a descendientes de judíos. Allí hay personas capacitadas en diversos idiomas quienes les explican cuál es el procedimiento a seguir y tienen líneas de ayuda psicológica a disposición.

“Básicamente lo que hay que hacer es buscar un cuarto de seguridad, que son áreas que están blindadas; las ventanas son de hierro, las puertas también; es el lugar más seguro de la estructura donde uno se encuentre. Dependiendo de qué tan lejos o cerca se encuentre, en este caso de la Franja de Gaza, que es el lugar más común desde donde se inician los lanzamientos de cohetes, de acuerdo a la proximidad geográfica, son los segundos que las personas disponen para llegar al cuarto de seguridad, o los segundos que tienen para resguardarse”, explicó.

Migrar de Venezuela hacia a Israel

Al ser consultada sobre su decisión de migrar de Venezuela hacia a Israel, teniendo en cuenta los conflictos bélicos, Dahiana Cusnir manifestó que no se limitó, porque mueren más personas en Caracas asesinadas durante un fin de semana que durante un conflicto bélico en Israel.

Lea también: Israel mueve tropas en frontera con Gaza y no descarta operación terrestre

“Sí pensé que podía ocurrir un conflicto bélico, debido a la situación de que Israel está rodeado de sus enemigos, pero digamos que en términos generales hay un tratado de paz… Nunca fue una limitante para decir que no me iba para Israel; me dije: mueren más personas un fin de semana cualquiera en Caracas que durante un conflicto en Israel, o sea que en términos de seguridad me siento súper segura aquí y la cúpula de hierro me da una mayor seguridad. De no existir la cúpula de hierro, tal vez el cuento sería otro, pero me siento muy segura porque sé que el ejército israelí está súper capacitado para responder a este tipo de situaciones y hasta el momento lo ha demostrado”, expresó la periodista tachirense.

Mariana DuqueVista_2

Mariana DuqueVista_2

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.