‘Kung fu’, el Pequeño Saltamontes revive en clave femenina

Hace ya casi medio siglo (algo más en España, donde se estrenó en 1973) del inicio de ‘Kung fu’, la serie de aventuras y artes marciales en el Oeste que acercó la filosofía taoísta al gran público occidental. El nada chino David Carradine hacía del medio chino Kwai Chang Caine, monje shaolín entregado a una vida de fuga y búsqueda desesperada del hogar tras matar en un arrebato al sobrino del emperador de China, quien había asesinado a su mentor, el maestro Po (Keye Luke).

Espectadores de todo el mundo encontraron aquí no solo los placeres de la acción y la lucha, sino lecciones de vida: en situaciones de conflicto, Caine solía recordar las enseñanzas espirituales de Po, aplicables a todos los tiempos y contextos. Muchos de aquellos aforismos provenían del ‘Tao-te Ching’, el libro seminal de la tradición filosófica del taoísmo, es decir, la búsqueda de la armonía con el tao, concepto metafísico que representa el equilibrio entre las fuerzas opuestas pero complementarias.  

Thank you for watching

De un episodio de ‘Kung fu’ podías salir casi renacido, mejor persona. Menos pureza de ideales hubo en extensiones como ‘Kung fu: la película’, telefilme de 1986 en el que Caine luchaba con un hijo ilegítimo que no conocía (debutante Brandon Lee), o la serie ‘Kung fu: La leyenda continúa’, con Carradine como nieto del Caine original y Chris Potter como su hijo.

El homenaje de Tarantino

Algo que distinguió a ese primer Caine fue su escaso interés por la violencia y su desprecio por la venganza, aunque él mismo llevara una a cabo un poco sin querer. En una inversión de roles, Tarantino convirtió a Carradine en el villano del que la heroína de ‘Kill Bill’ debía vengarse a toda costa. El fanatismo del director por ‘Kung fu’ no era ningún secreto: al fin y al cabo, Jules y Vincent hablaban de ella al final de ‘Pulp fiction’. Pero según Carradine, acabó siendo Bill (en principio iba a serlo Warren Beatty) porque a Tarantino le encantaba su trabajo como actor y director en la poca conocida ‘Americana’.

Pero, ¿realmente habría contado Tarantino con Carradine de haber sido Bruce Lee el prota de ‘Kung fu’? Así es, Lee fue considerado para el papel, como ha apuntado el propio Carradine. Menos claro está que Warner Bros. robara la idea para la serie del proyecto ‘The warrior’ del propio Lee, a pesar de lo afirmado por la viuda de Lee en sus memorias. Hace unos años, Shannon Lee, hija de Linda y Bruce, se unió al director Justin Lin para desarrollar la serie soñada por el padre: ‘Warrior’ (disponible en HBO), sobre un inmigrante chino que se ve atrapado en las guerras Tong del San Francisco de finales del siglo XIX.

Cerca de ‘The farewell’

Con la nueva serie ‘Kung fu’, los ejecutivos de Warner Bros. parecen querer corregir ciertas decisiones de sus ancestros. La serie, que llega el martes, día 11, a TNT, está protagonizada por una actriz de (verdadera) ascendencia china, Olivia Liang, conocida por su papel de Alyssa Chang en ‘Legacies’. Y cuenta con una creadora también asiático-estadounidense, Christina M. Kim, guionista de ‘Perdidos’, ‘NCIS: Los Ángeles’ y ‘Blindspot’, entre otras.

Nuestra nueva heroína no tiene relación alguna con Caine: es la joven Nicky Shen, hija de una familia de inmigrantes chinos con hogar en San Francisco. Cuando su madre le organiza una cita en un viaje cultural a China, Nicky sale huyendo y, un poco por azar, acaba en un monasterio shaolín (cien por cien femenino) de la provincia de Yunnan. También como Caine, eso sí, Shan presencia el asesinato de su mentora, Pei-ling (Vanessa Kai), quien le enseña menos aforismos taoístas que frases familiares sobre encontrar el propio destino.

La relación de esta ‘Kung fu’ con la antigua es tan vaga que, de hecho, resulta más útil describirla como una especie de ‘The farewell’ con escenas de lucha y espadas con poderes mágicos. Christina M. Kim parece interesada, sobre todo, en continuar la misión de aquel delicioso drama de Lulu Wang: mostrar qué significa tener padres chinos y haber nacido o sido criado en Estados Unidos. De hecho, el actor que hace de padre es el mismo, el venerable Tzi Ma, igualmente padre de Liu Yufei en la ‘Mulán’ de imagen real.  

También como Caine, la nueva heroína se enfrenta al racismo contra asiáticos en Estados Unidos. En elaboración desde 2019, la serie se estrenó en el momento más tristemente apropiado, en mitad de una oleada de agresiones contra las personas de origen asiático, en apariencia a causa de la pandemia. «Ciertamente, nuestra serie no es la solución, pero espero que seamos parte de esa solución”, dijo su creadora, Christina M. Kim, en un evento de prensa. De la solución contra cualquier clase de racismo: el quinto episodio, ‘Sanctuary’, se centra en un tiroteo policial en Chinatown que acaba con la muerte de un hombre negro desarmado.

El Periódico

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.