#Colombia Por qué pararle bolas a la Memoria Histórica

Construir nuestra memoria histórica es fundamental para recuperar el tejido social del país. La memoria histórica contribuirá a entender nuestra realidad actual, a desarrollar la empatía con los demás, la solidaridad con quienes han sido víctimas del conflicto armado y a fomentar la compasión entre los ciudadanos. Nos ayudará, además, a encontrar la justicia que favorecerá la paz, la esperanza y la reconciliación entre los colombianos.

El Centro Nacional de Memoria Histórica, define la memoria histórica como “(…) un vehículo para el esclarecimiento de los hechos violentos, la dignificación de las voces de las víctimas y la construcción de una paz sostenible en los territorios.” La historiadora Diana Uribe, la define como “la labor que acude a fuentes diversas, puesto que se busca tanto la reconstrucción rigurosa de los datos, hechos y sus cronologías mediante fuentes como archivos, expedientes, revisión de prensa, testimonios orales y entrevistas grupales e individuales con testigos presenciales…”

Para el historiador Italiano Alessandro Portelli, es “en algunos casos una credibilidad de dato (es decir, corroboran los datos que se obtienen mediante otras fuentes) y en otros no, pero lo importante es que tanto las memorias que sustentan los datos como las “falsas” o no sustentadas son “verdaderas” desde una perspectiva psicológica y cultural porque hablan de la manera cómo se vivió el evento o cómo se le interpreta o aún manipula”.

Son varios quienes distinguen entre memoria e historia. Al respecto Pierre Nova sostuvo “No hay que confundir Historia con Memoria”. Según Sharing European Memories At School – [email protected], un grupo de organizaciones europeas interesadas en cómo se construye la memoria histórica, cómo se trasmite y qué papel e influencia tiene en nuestra sociedad, la memoria (histórica) es cómo recordamos el pasado y de qué forma. Para esta organización, los términos historia y memoria tienen diferentes significados.

La historia “es el registro de hechos pasados significativos, pero no es un registro neutral, siempre será incompleto y problemático” y la memoria “se construye y se olvida continuamente. Puede ser manipulada y cambiada. La memoria social, donde se comparte una historia común con un grupo concreto de gente, es clave para creer y mantener una identidad colectiva e individual”. En este sentido hay que ser conscientes de que “las diferencias entre los eventos que ocurrieron y como los recordamos son comunes. Los grupos dominantes en la sociedad pueden controlar las historias que se oyen”. [email protected]

Como esta memoria histórica puede ser tergiversada por algunos grupos poderosos que les interesa amañarla en favor de un proyecto político, económico, religioso, social o con algún otro tipo de interés particular, es necesario que los colombianos nos manifestemos, aportemos y vigilemos con sigilo esas historias, con la intención de enterarnos de que es lo que se esta contando y evitar que éstas sean manipuladas y desvirtúen la realidad.

En este ejercicio, resulta indispensable conocer a los diferentes actores del conflicto armado en Colombia, percatarnos de quienes promovieron la violencia en nuestro país desde la ilegalidad, y quienes se esforzaron por salvaguardar el orden y la libertad desde la institucionalidad, la legalidad y la legitimidad del Estado Social de Derecho. Es importante tener presente que en cuestión de memoria histórica casi nada es blanco y negro, y por lo tanto, habrá que saber también quienes desde la orilla del Estado, han mancillado y enlodado el honor y la grandeza de nuestras Fuerzas Militares y de Policía.

Sin embargo, hay que decirlo sin ambigüedades, quienes atacaron y amenazaron la democracia y el bienestar de los colombianos fueron los grupos que se alzaron en armas en contra de la sociedad colombiana.

Fueron ellos quienes atentaron y atentan contra la paz, la seguridad, la tranquilidad y el progreso de Colombia. Estos actores, en su mayoría financiados con recursos del narcotráfico, han sido, entre otros, las guerrillas de las FARC -ahora sus disidencias- el ELN, el EPL, los Grupos de Autodefensas – AUC, las Bandas Emergentes y Bandas Criminales – BACRIM, los Grupos Armados Organizados – GAOs y los Grupos Delincuenciales Organizados – GDOs. Y, por otro lado, quienes los combatieron, y continúan haciéndolo, luchando y trabajando por la paz, el orden, la seguridad, el progreso y la libertad de los colombianos, han sido nuestras Fuerzas Militares y de Policía.

Los colombianos no debemos permitir la manipulación de relatos que terminen tergiversando nuestra historia, que afecte nuestra memoria y la de nuestros jóvenes. Debemos recuperar el tiempo perdido frente al trabajo de desinformación, que a nivel nacional e internacional, estas organizaciones al margen de la ley han realizado, con cierto éxito, para posar de victimas o héroes, cuando realmente fueron los victimarios y responsables de tanto dolor en nuestro país. Debemos reconocer, sin equívocos, que los verdaderos héroes han sido quienes han realizado el sacrificio máximo con su vida por la seguridad, la paz, la democracia y la libertad de los colombianos.

Finalmente, quiero recalcar que es nuestra responsabilidad generar esta reflexión histórica sobre lo que ha acontecido en Colombia, especialmente con respecto a la violencia en nuestro país, de tal forma de que podamos comprender nuestro estado actual, permitiendo entendernos, conocernos mejor como nación, mejorar la empatía para favorecer la comunicación entre los colombianos, y de esta forma desarrollar la justicia contra la impunidad, la solidaridad contra la indiferencia, favoreciendo el perdón contra el rencor, y facilitando la compasión entre los ciudadanos, especialmente para con las victimas.

Conociendo cuales fueron las causas de esas violencias y trabajando de manera correctiva y colectiva para evitar que aquello que tanto daño nos hizo vuelva a ocurrir, será la manera de progresar como nación, de mejorar como personas y de liberarnos de las cadenas del pasado. Al tomar conciencia y cuidar los registros de nuestra memoria histórica, podremos tomar mejores decisiones en beneficio de una sociedad en paz, próspera y donde prevalezca la verdad, la justicia y el bien común.

Siga leyendo

Video: Regresa la alternancia a los jardines de Buen Comienzo

.fb-background-color {
background: #ffffff !important;
}
.fb_iframe_widget_fluid_desktop iframe {
width: 100% !important;
}


Por: 30 Minutos
Autor: SoloDuque
Fecha de publicación: 2021-05-22 02:41:12
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.