Buscan a unos 170 niños desaparecidos tras erupción del volcán Nyiragongo

La lava que fluyó del volcán Nyiragongo el sábado por la noche sembró un camino de destrucción en un distrito del norte de Goma, al este de la República Democrática del Congo. Unas 500 casas fueron derruidas y más de 170 niños están desaparecidos tras haberse separado de sus padres durante la huida masiva de miles de personas, según la agencia de la ONU para la infancia, Unicef.

En la zona del aeropuerto, decenas de niños deambulan sin hogar, en la indigencia, dice la organización de Naciones Unidas. Algunos buscan entre los escombros cercanos trozos de metal o de ollas quemadas para vender.

«Todavía no he visto a mis dos hijos menores», le dice a la BBC. Estaba en una boda con su esposa cuando comenzó la erupción. Los niños, de seis y dos años, estaban en casa con sus vecinos.

Charles está planeando hacer un anuncio por radio para ayudar a encontrarlos. El horizonte de Goma se iluminó el sábado cuando la lava brotó de una fisura en el costado del volcán.

Como se recordará el volcán Nyiragongo es uno de los más activos del mundo. Temiendo que la lava envolviera partes de la ciudad matando a cientos de personas, como sucedió en 2002, miles recogieron sus pertenencias y huyeron hacia la cercana frontera con Ruanda.

Miles de personas huyeron tras la erupción. Más de 3 mil 500 personas cruzaron la frontera la noche de la erupción en medio del tráfico paralizado. Muchos residentes de Goma están habituados a huir. Grupos armados han aterrorizado a la región durante más de 25 años y muchas personas que viven en la ciudad se mudaron allí después de que la violencia azotara sus pueblos cercanos.

Por ahora, han muerto unas 30 personas. A diferencia de lo que ocurrió en 2002, hasta el momento no se han reportado muchas víctimas mortales. Por ahora, se sabe que han muerto más de 30 personas. En la erupción previa, 250 personas perdieron la vida y 120 mil se quedaron sin hogar.

Muchos niños están separados de sus padres, algunos huyeron del flujo de lava y han sido separados de sus padres están alojados en un centro gestionado por la Cruz Roja en Goma. Los trabajadores de la institución humanitaria y algunos funcionarios del gobierno están tratando de reunir a las familias. Se está haciendo un esfuerzo por reunir a los niños con sus familiares.

Benisse, de cuatro años, ha estado separado de su familia desde la erupción. Su madre estaba vendiendo pescado en el mercado cuando sucedió. Él salió corriendo de su vecindario con otros niños, pasó la mayor parte de la noche caminando hasta otro pueblo, Sake, a 23 km de Goma, donde durmió al costado de la carretera: «Huí con mis amigos, pero ni siquiera sé dónde están ahora, estoy aquí solo», le dijo Benisse a Gilbert Ramazani, quien trabaja para la división de asuntos sociales del gobierno. Muchas madres están desesperadas por encontrar a sus hijos.

El Universal.

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.