Tres adolescentes entre las víctimas de femicidios en 6 meses en el Táchira

El Diario La Nación indica que según el informe aportado por la presidenta del Instituto Tachirense de la Mujer, Beatriz Mora, entre las víctimas se encuentran tres adolescentes y dos amas de casa, madres de familia, e insta a las autoridades a mantenerse alerta para frenar los abusos.

Por su parte, detectives del Cicpc-San Cristóbal, Brigada Contra la Violencia a la Mujer, recomiendan denunciar de manera oportuna cualquier tipo de violencia, de manera que se pueda actuar con rapidez y evitar que las cosas se compliquen y tomen un rumbo no deseado.

Tres adolescentes y dos adultas forman parte de la lista de femicidios que han ocurrido en el estado Táchira en lo que va del año 2021, cometidos en su mayoría por personas que de alguna manera han estado relacionadas con las víctimas, a quienes se pudieron acercar aprovechándose de la confianza que estas les tenían, según se ha descubierto durante la investigación policial que permitió el esclarecimiento de cuatro de estos casos, que fueron repudiados y condenados por las comunidades donde ocurrieron.

Estrangulada por su padrastro

El primero de estos hechos criminales ocurrió del viernes 9 de enero, en el barrio Rafael Chávez Frías de la localidad de Ureña, donde fue asesinada, por estrangulamiento, una adolescente de 14 años de edad, identificada como Brenda Yuliza Daza. El homicidio fue atribuido por las autoridades policiales al padrastro de la víctima, identificado como Ramón Antonio Nariño, de 41 años de edad, quien fue encontrado ahorcado en una habitación contigua al lugar donde fue localizado el cadáver de la menor.

Se supo que el hombre aprovechó que su pareja y progenitora de la niña había salido con destino a Cúcuta, a realizar la compra de alimentos, para cometer el crimen. Llegó hasta la habitación donde la muchacha dormía para abusar de ella y, completamente fuera de sus cabales, la mató, para luego quitarse la vida, según se estableció como parte final de las investigaciones desarrolladas por el Cicpc de Ureña. Ya había un antecedente sobre los abusos que el sujeto cometía contra la niña, que, esperando una solución a ese problema, se lo notificó en varias oportunidades a su progenitora, pero esta no le prestó atención, permitiendo, con su omisión, que la situación de abuso continuara.

Crimen por reparto de bienes

El segundo caso de femicidio ocurrido en el Táchira, durante el año en curso, se produce pasadas las diez de la mañana del domingo 7 de febrero, en la calle principal del sector Colinas de Potreritos, en Seboruco, en una casa sin número, donde funcionaba un establecimiento comercial conocido como “Dualda” y en cuyo interior fueron encontrados los cuerpos, con impactos de bala, de un hombre y una mujer. Las víctimas quedaron identificadas como Ana Isabel Pérez Ramírez, de nacionalidad venezolana y 48 años de edad, comerciante y ama de casa, y su exesposo, Heriberto Ángel Méndez, venezolano de 54 años de edad, de oficio comerciante.

De la investigación policial se supo que entre la pareja habían surgido problemas que les llevaron al divorcio y que durante el juicio se hizo una repartición de bienes, correspondientes a la sociedad conyugal, que no agradó al hombre. Este se había entrevistado con su expareja, tratando de obtener una solución, pero el tiempo pasaba sin que se lograra un acuerdo.

El siete de febrero, los vecinos observaron a Méndez merodeando la zona, con un bolso terciado al pecho, pero nadie llegó a imaginar la tragedia que minutos después ocurriría. Cuando Ana Isabel abrió el negocio, el comerciante se dirigió al lugar y entabló conversación con la mujer. Una discusión y disparos de arma de fuego fueron el aviso sobre la violencia desatada. La dama recibió disparos que le causaron la muerte en cuestión de minutos, y el hombre, con la misma arma, se disparó, causándose la muerte.

Doble homicidio cerca de El Piñal

Este hecho ocurre el 26 de abril en el sector la Azulita, frente a la bodega «Los Cruceros,” en la Recta de Ayarí, zona sur del estado Táchira, donde en horas de la mañana son asesinados con arma blanca dos adolescentes, que las autoridades identificaron como Karla Luzbey Sánchez Ramírez, de 16 años de edad, y Énder Alexánder Castillo Prieto, de 15, ambos estudiantes con residencia en esa comunidad rural del municipio Monseñor Alejandro Fernández Feo.

El doble crimen es causa de consternación, no solo en la zona sur, sino en el Táchira en general, por la manera como fue cometido. La muchacha, estudiante de bachillerato, recibió heridas de cuchillo que le causaron la muerte en el mismo lugar de los hechos, en tanto que su compañero de estudios resultó con 32 heridas, como consecuencia de la saña criminal.  Las investigaciones policiales, que en un momento transitaron por rumbo desconocido, fueron desarrolladas por funcionarios de la Brigada Contra Homicidios del Cicpc Táchira, que luego de varios días de trabajo detectivesco logran aclarar el hecho con la captura de un vecino, identificado como Juan José Rengifo López, de 32 años de edad, quien había tratado de confundir a la policía, simulando consternación por lo ocurrido.

Se sabe, en las investigaciones, que el hombre comete el femicidio por razones de tipo pasional, pues tenía pretensiones amorosas que no eran correspondidas por la adolescente. Tras abordarla en la vía pública, donde la muchacha esperaba a su amigo, el hombre le comunica de nuevo sus aspiraciones y Karla le dice que no, lo cual le enfurece y la ataca.  En ese momento llega Énder Alexánder Castillo Prieto, quien iba a buscarla para asistir juntos a una clase y al ver lo que estaba ocurriendo trata de intervenir para detener el ataque, pero resulta asesinado de la manera más vil. El presunto autor de los hechos permanece detenido, a órdenes de los tribunales, en la sede del Cicpc – San Cristóbal.

Femicidio en Colón

La participación de grupos generadores de violencia cobra fuerza entre las hipótesis que las autoridades manejan en relación al asesinato de la joven ama de casa y madre de tres niños, Marielis del Valle Morales Alviárez, de 27 años de edad, ocurrido en horas de la noche del viernes 7 de mayo en el casco central de San Juan de Colón, municipio Ayacucho. Su cadáver, con impactos de bala, fue encontrado en la calle 3 con carrera 5, esquina de la plaza Bolívar.

Es el único de los casos de femicidio ocurridos en lo que va de año en Táchira que no ha sido resuelto policialmente, pero funcionarios del Cicpc dicen que las investigaciones están bien adelantadas.

Marielis fue sacada en horas de la tarde de ese día de un salón de belleza, a donde había ido para pintarse las uñas. Hombres armados la sacaron del local y la introdujeron en una camioneta, en la cual se la llevaron con destino desconocido. Horas después, en la noche, se escuchan algunos disparos cerca de la plaza Bolívar y el cadáver de la joven es encontrado en la vía pública.

Desde el primer momento las sospechas recaen sobre presuntos integrantes de grupos armados generadores de violencia. Incluso se supo que la mujer había sido amenazada de muerte en varias oportunidades, pero restó importancia a tales amenazas. Aún las autoridades no han revelado detalles de la investigación y si existe fundamento en lo que se dice sobre la participación de grupos irregulares.

Adolescente asesinada en Capacho

Otro crimen, cometido en la persona de una adolescente de 16 años, ocurrido en Capacho Nuevo, parte alta del barrio San Pedro, sector Bellavista. estremece a la población, que asombrada por la perversidad con que fue cometido reclamaba justicia. Katiuska Tatiana Baltazar Gómez fue estrangulada y abusada por un sujeto a quien conocía.

En cuestión de horas, el femicidio fue aclarado por los funcionarios del Cicpc Táchira, que lograron la captura de un enamorado de la joven, de nombre Jeison Jaimes, quien en un primer momento intentó negar su participación en los hechos, pero termina admitiéndolos durante su presentación ante el tribunal.

El sujeto aspiraba a una relación con la muchacha, a quien conocía desde hace algún tiempo por ser residentes de un mismo sector. Se sabe, por las investigaciones, que el hombre y la menor estuvieron en una bodega cercana a su residencia, donde se tomaron algunas cervezas y luego regresaron a la parte alta del barrio, al mismo lugar a donde la muchacha había ido en busca de señal para su teléfono celular.

Eso ocurrió la noche del sábado 29 de mayo, cuando se produce su desaparición. Casi una semana después, el viernes 4 de junio, en una zona enmontada fue encontrado el cadáver, con señales de extrema violencia. Ella fue víctima de abuso y luego estrangulada.

Los investigadores del Cicpc llegan hasta el vecino sospechoso, a quien capturan en horas de la tarde del sábado. Se encuentra a órdenes de los tribunales.

Fuente: Diario La Nación

Por: Caraota Digital
Autor: Caraota Digital
Fecha de publicación: 2021-06-14 03:56:29
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.