El venezolano que dirige la construcción de líneas eléctricas en Chile

1204900

Por Crónicas de Chile

Santiago de Chile. La formación de Luis Alfredo Colmenarez Gutiérrez como ingeniero eléctrico le ha permitido sortear obstáculos durante su permanencia en Chile, a donde emigró en marzo de 2019 luego de trabajar por más de nueve años en Corpoelec, donde ocupó cargos importantes, entre ellos la Gerencia de Transmisión Central Carabobo.

Este venezolano de 35 años, nacido en Yaritagua, estado Yaracuy, tuvo un inicio laboral complejo por falta de permiso laboral.

“Comencé realizando trabajos eléctricos a domicilio que se daban esporádicamente y en uno de estos trabajos conocí a una persona de El Salvador que ejecutaba obras de carpintería, herrería y construcción, quien en una conversación casual me comenta que tiene mucho trabajo y que si me quería ganar un dinero extra que lo llamara. Así que en un principio comencé como ayudante del maestro de obra y cuando se daba la oportunidad de hacer trabajos eléctricos de alta envergadura los hacía solo, sin ayudante”, cuenta.

LEE TAMBIÉN

Venezolana prepara patacones que se venden como pan caliente en Chile

Su eficiencia le abrió paso como electricista, pero apoyando a su jefe con otras actividades. Le pagaban por día y las jornadas eran de 7:00 am hasta las 21:00 horas, y si tenía suerte, los domingos de descanso. “La etapa más difícil fue trabajar la construcción en invierno, pero había que trabajar para poder generar ingresos y sostenernos económicamente. A los 15 días de haber llegado me comenzaron a llamar para entrevistas, pero me rechazaban por no tener carnet ni permiso de trabajo”, recuerda.

Mejoras en el horizonte

Su horizonte laboral mejora a finales de mayo, cuando recibe la Visa Temporaria (Visa Profesional) y se activa a buscar en su área mientras laboraba con el salvadoreño, de quien se hizo muy buen amigo. Fue en junio, luego de varias entrevistas telefónicas y dos personales que inició como Inspector Técnico de Obra (ITO) con la empresa IM3 (Ingenieros Emetres) para la empresa Transelec, en un proyecto que se ejecutaba por primera vez en Chile y que era un cambio de conductor y ferretería con línea energizada, en un nivel de tensión de 220KV. Su área de especialización.

En octubre Transelec le solicita a IM3 que envíen a Luis Alfredo a otra obra de cambio de torres con línea energizada, en la cual estuvo hasta febrero 2020 y al culminar se desempeñó como ITO de Circuitos de Distribución para Alimentación Residencial hasta octubre de 2020 y, desde entonces, tras contactos con la Empresa SGS, fue contratado por tres meses para cumplir funciones como ITO en el montaje de equipos de subestaciones.

LEE TAMBIÉN

EE. UU. | ¿Qué sucede con los venezolanos enviados a centros de detención de migrantes?

Hoy, y desde hace siete meses, Luis Alfredo forma parte de la Empresa Sociedad Española de Montajes Industriales (Semi) Chile Spa, como jefe de oficina técnica para un proyecto de cambio de conductor de dos circuitos de transmisión de 140 km y como jefe de terreno en dos proyectos importantes para la empresa. “Es un gran reto. Siempre trabajé en mantenimiento de subestaciones y líneas y actualmente las estoy construyendo. Los procesos son totalmente diferentes, pero cada día se aprenden nuevas cosas y con los avances tecnológicos más nos debemos adaptar a los cambios”, sostiene.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de sus vivencias acá?

La recepción de las personas cada vez que ingreso a un trabajo nuevo, ese apoyo y las ganas que demuestran. Además, que son personas colaboradoras, pero siempre mantienen un margen cuando de trabajo se trata. Respetan mucho la jerarquía dentro de la línea de mando.

¿Cómo ha sido su relación con los chilenos?

En lo personal las personas son un poco temerosas, pero al tiempo de conocernos se vuelven amigables y con el tiempo comienzan a llegar invitaciones para compartir, para hacer deporte, comidas, reuniones de amigos.

¿Qué mensaje le da a la migración venezolana en Chile y el mundo?

Les diría que sigamos haciendo las cosas de la manera correcta, que traten de regularizar sus estatus migratorios y que estén de manera legal. Que dejemos el nombre de nuestro hermoso país en alto haciendo cosas buenas y destacándose en lo que hacemos, ya que las cosas bien hechas tienen un buen valor tanto sentimental como de satisfacción personal y llena de orgullo cuando otras personas reconocen la labor que haces y hablan bien de ti y no porque digan tu nombre, sino que siempre me encuentro a alguien y me dicen: “Oye, ustedes los venezolanos están súper preparados, saben su trabajo y lo hacen con pasión”. En resumen, solo les puedo decir que se sientan orgullosos de estar en la tierra que están y agradezcan lo mucho o poco que tengan, ya que esto es una lección de vida que nos está preparando para el futuro y para aprender a dar valor a lo que tenemos.

Por @CronicasDeChile 

Redacción El PitazoMigración

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.