Un camarero en Florida logra salvar a una mujer del acoso gracias a un

Un camarero en Florida logra salvar a una mujer del acoso gracias a un recibo falso, en el bar y restaurante No Vacancy en San Petersburgo.

Max Gutiérrez, es el empleado del bar, que utilizó el 13 de junio, una nota disfrazada de recibo para proteger a las dos mujeres de una situación potencialmente incómoda.

Según @trinityallie, usuario en Twitter de la mujer, Gutiérrez se acercó a la mesa y le entregó un portapapeles, que parecía ser un recibo, donde decía «si este tipo te está molestando, ponte la cola de caballo en el otro hombro, y haré que te lo quiten. Me da escalofríos».

Cuando el hombre se fue, Gutiérrez posó con la nota para que una de las mujeres tomara la foto para el tweet.

Luego de una semana, @trinityallie y Gutiérrez se volvieron a ver en el bar por primera vez desde la desafortunada situación, informó WFLA.

Salvó a una mujer del acoso

«Ningún barman ha intervenido en mi lugar y por eso pensé que era tan bueno y que todos deberían escucharlo», agregó @trinityallie. Cuando aquel hombre comenzó a molestar a las mujeres, Gutiérrez le pidió que se fuera.

Los miembros del personal del restaurante y los clientes, tienen un mensaje oculto con una alteración en código. Una versión es para que un cliente pida una bebida ficticia, llamada «inyección de ángel», que precisamente sirve para que el cliente en apuros ordene un trago «puro» y un camarero lo acompañará al automóvil, «con hielo» y alguien llamará un Uber o taxi, y si lo piden «con lima» es que el cliente quiere que llamen a la policía, informó el Times.

Tiempo después, Gutiérrez publicó una nota en Reddit, donde expresó que había aprendido a leer el lenguaje corporal de las personas de sus mentores. También mencionó, que todos los elogios que ha recibido por medio de las redes sociales han sido humillantes.

«Veo todos los mensajes de ‘héroe barman’, pero no soy un héroe, solo estaba haciendo mi trabajo», fueron las palabras de Gutiérrez a WFLA.

El cliente regresó cuatro días después, pero el cantinero se negó a atenderlo. «Honestamente, no me gusta gritar a los clientes o avergonzar a la gente», escribió Gutiérrez.

El jefe del camarero, Stephen Schrutt, dijo para el canal televisivo que él «no solo vende alimentos y bebidas, sino que se asegura de que las personas estén seguras».

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.