EE. UU. | Docentes, médicos e ingenieros: venezolanos con estudios universitarios cruzan el Río Bravo

1216654

Caracas.- Pese a que por años gran parte de las personas que cruzaban ilegalmente el río Bravo hacia Estados Unidos eran agricultores y trabajadores de bajos salarios de México o América Central, actualmente se ha registrado que un gran porcentaje de las personas que cruzan la frontera son banqueros, médicos e ingenieros de Venezuela. El mes pasado, 7.484 venezolanos fueron encontrados por agentes de la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, más que los 14 años para los que existen registros.

Marianela Rojas de 54 años, entre llamadas telefónicas a seres queridos que no sabían dónde estaba, relató que huyó de las dificultades en Venezuela hace unos años, dejando un hogar pagado y una carrera una vez sólida como maestra de escuela primaria para un nuevo comienzo en Ecuador, pero cuando el pequeño trabajo que encontró limpiando casas se redujo, decidió desarraigarse de nuevo, publicó AP News.

Una gran cantidad de los casi 17.306 venezolanos que han cruzado ilegalmente la frontera sur desde enero habían estado viviendo durante años en otros países sudamericanos, parte de un éxodo de casi 6 millones de venezolanos desde que el presidente Nicolás Maduro asumió el poder en 2013.

En comparación con otros migrantes, los venezolanos obtienen ciertos privilegios, debido a un reflejo de su posición financiera más firme, sus niveles de educación superior y las políticas de Estados Unidos que no han logrado destituir a Maduro, pero que, sin embargo, han hecho que la deportación sea casi imposible. La gran mayoría ingresa a Estados Unidos cerca de Del Río, una ciudad de 35.000 habitantes, y no tratan de evadir la detención, sino que se entregan a los agentes de la Patrulla Fronteriza para solicitar asilo.

LEE TAMBIÉN

Video | Abuela maracucha cruza el río Bravo para llegar a Estados Unidos

Al igual que muchas de las decenas de venezolanos con los que AP News habló este mes en Del Río, Lis Briceño, de 27 años, ya había migrado antes. Después de graduarse con un título en ingeniería petrolera no podía ser contratada en los campos petroleros cerca de su ciudad natal de Maracaibo sin declarar su lealtad al liderazgo socialista de Venezuela. Así que se mudó a Chile hace unos años, encontrando trabajo con una empresa de tecnología. Pero a medida que los disturbios antigubernamentales y la pandemia hundieron la economía de Chile, las ventas se desplomaron y su empresa cerró.

Briceño vendió lo que pudo —un refrigerador, un teléfono, su cama— para recaudar los 4.000 dólares necesarios para su viaje a Estados Unidos. Llenó una mochila y salió con un amuleto de bloqueo de corazón que recibió de un amigo para protegerse de los malos espíritus.

Mientras que los centroamericanos y otros pueden pasar meses caminando por la selva, escondiéndose en trenes de carga y durmiendo en campamentos improvisados dirigidos por carteles en su camino hacia el norte, la mayoría de los venezolanos llegan a Estados Unidos en tan solo cuatro días.

Los datos del gobierno de Estados Unidos muestran que el 42% de todas las familias encontradas a lo largo de la frontera en mayo provenían de lugares distintos de México, El Salvador, Guatemala y Honduras, los impulsores tradicionales de las tendencias migratorias. Eso se compara con solo el 8% durante el último aumento brusco de la migración en 2019. La Patrulla Fronteriza registró más de 180.000 encuentros en mayo, un máximo de dos décadas que incluye los repetidos intentos de cruzar de los migrantes.

Lea la información completa en AP News

Redacción El PitazoMigración

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.