padre paga rescate por su hijo a red de trata

1216888

Caracas. Una oferta de empleo atractiva en México se convirtió en un secuestro para extorsionar a la familia del venezolano Andrey Alexander Alizo González. El joven comerciante de 22 años fue rescatado por la policía del país azteca del cautiverio en el que se encontraba desde que arribó a la Ciudad de México, cinco días atrás. Sucedió la noche del miércoles 30 de junio.

«En todo momento temí que le hicieran lo peor porque siempre fueron muy agresivos. Pero sabía que mientras no recibieran el dinero estaría al menos a salvo para ser liberado. Sin embargo, al estancarse las labores de liberación y las negociaciones tuvimos que acceder a pagar y confiar en que lo liberarían. La policía nos dio luz verde», cuenta Alexander Alizo, padre de Andrey, a El Pitazo.

Pero los secuestradores incumplieron la promesa. Cortaron la comunicación con un familiar del joven venezolano, encargado de negociar, inmediatamente después de recibir el pago exigido. Fue entonces cuando se produjo la intervención del grupo antiextorsión y secuestro de la policía mexicana, cuyos efectivos venían siguiendo los pasos de los criminales junto con la Fiscalía del país, que asesoraba a la familia de la víctima en la negociación.

LEE TAMBIÉN

Hermana de venezolano detenido en EE. UU.: «Fue tratado peor que un animal»

Andrey arribó al Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México a las 5 de la mañana del viernes 25 de junio en un vuelo de Aeroméxico procedente de Medellín, Colombia. Su intención era explorar la oportunidad laboral que se le presentaba. Si no era de su gusto regresaba a Venezuela, subraya el padre. Pero la persona que recibió al joven en el aeropuerto lo retuvo para trasladarlo de inmediato al lugar de reclusión. Comenzaba un verdadero calvario para el venezolano y su familia.

«Decidieron venderlo a otro grupo criminal. Es allí cuando los interceptan y se logra la libertad de mi hijo (…) Desde aquí existen lo que ellos denominan jaladores, pueden ser amigos, incluso redes sociales», prosigue Alizo, quien indica que durante la intervención armada fueron rescatados otros 10 venezolanos que permanecían en poder de esta red de trata.

Una red de trata de personas en México en la que – asegura el padre de Andrey – están también implicados venezolanos. «Mi hijo me dice que una de las captadoras es una mujer venezolana residenciada en La Florida, Estados Unidos, conocida como «La maracucha» (…) Es una banda de maracuchos que tiene contactos con Migración en el aeropuerto, tiene contactos con la policía; es una red grande que opera desde ese país», denuncia.

Tras conversar con Andrey, expresa que todos los secuestrados estaban expuestos a la extracción y tráfico de órganos o tejidos humanos o a la explotación sexual o laboral. «Hablamos tres veces con los captores. Amenazaron con cortar partes de su cuerpo; de realizar torturas o violación. Por último, tomaron una foto de mi hijo mientras dormía y la editaron con sangre y partes desmembradas del cuerpo y me dijeron que pagara pronto si no quería verlo así», manifiesta.

Sentirse abandonado en México

Ver a su hijo en manos de criminales fue un trago amargo que todavía no supera Alexander Alizo, sobre todo porque aún desconoce si será deportado o tendrá que ir a buscarlo a México, ya que el joven fue despojado de sus documentos, entre ellos del pasaporte, ropa y dinero que llevaba. Por lo pronto, el papá de Andrey hace contacto con un albergue dirigido por una iglesia cristiana para que acoja temporalmente al joven en la capital del país azteca.

El hombre también denuncia lo que considera una actitud indolente del gobierno venezolano en el caso, en particular de la Cancillería y la Embajada de Venezuela en México. «Nuestro Gobierno no hizo nada por esos ciudadanos que fueron liberados, al menos no por mi hijo. Hay una incapacidad de ocuparse de los venezolanos fuera del país (…). Le puedo decir que los oficiales de Migración en México están comprometidos en esos hechos. Venden venezolanos porque saben que no tienen una oportuna representación consular. Nadie denunciara», se queja el padre de Andrey.

Alizo no conoce todavía los detalles de la invitación que recibió su hijo para viajar a México, pues aún no ha podido hablar largo y tendido con él. Tampoco ofrece detalles del pago que realizó a los delincuentes por razones de seguridad. De lo que no duda es en alertar sobre una red de trata de personas en México, muy bien organizada, que apunta a la creciente migración de venezolanos a Estados Unidos de forma irregular a través del país azteca.

«El llamado que hago como padre de una víctima de las redes de trata está dirigido a las autoridades: que trabajen ambos gobiernos en coordinación para lograr un Protocolo de Atención Consular para Víctimas de Trata de Personas en el exterior», apunta Alexander Alizo.

Redacción El PitazoMigración

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.