Surfside | Se contabilizan 20 fallecidos y prosigue la búsqueda de víctimas

La búsqueda de algún superviviente y de víctimas mortales entre los escombros del edificio que se derrumbó en el condado Miami-Dade (Florida, EE.UU.) continua este viernes, por noveno día consecutivo, en medio de la angustia de las familias y con la recuperación esta mañana de dos cadáveres más, por lo que la cifra de muertos se eleva a 20.

Dos cuerpos fueron extraídos hoy de los escombros del edificio parcialmente derrumbado en la localidad de Surfside, aledaña a Miami Beach, entre ellos el de la hija de 7 años de un bombero de la ciudad de Miami, confirmaron este viernes las autoridades.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, actualizó las cifras de la operación de búsqueda y rescate de algún superviviente, aunque la esperanza de encontrar con vida a alguna de las 128 personas todavía desaparecidas se desvanecen al entrar ya en el noveno días de trabajos.

A día de hoy hay 20 muertos, 188 personas localizadas con vida, una cifra superior a la existente previamente, debida a la estricta verificación que se realiza constantemente, y 128 desaparecidas.

Recuperan el cuerpo de una niña de 7 años, hija de un bombero

Las autoridades adelantaron esta mañana que los rescatistas habían encontrado el jueves por la noche entre los escombros del edificio parcialmente derrumbado el cuerpo de una niña de 7 años, hija de un bombero de la ciudad de Miami.

El alcalde de esta ciudad, Francis Suárez, confirmó en una rueda de prensa que la niña era hija de un bombero de esta ciudad que se hallaba en la «zona cero» apoyando los trabajos de rescate, aunque no estaba excavando.

Según el canal televisivo Local 10, cuando se produjo el hallazgo del cuerpo de la niña otros socorristas lo bajaron de la montaña de escombros y el padre de la fallecida lo cubrió con su chaqueta y colocó encima una pequeña bandera de Estados Unidos.

«Nuestros corazones y oraciones están con las familias afectadas por esta horrible tragedia», dijo el jefe de bomberos de Miami, Joseph Zahralban, antes de  confirmar en unas declaraciones que «un miembro de nuestra familia del Departamento de Bomberos de Miami perdió a su hija de 7 años en el desplome».

La regidora de Miami-Dade no dio detalles del segundo cadáver extraído de la masa de hierro y hormigón en que quedó convertida una de las alas del Champlain Tower tras desplomarse la madrugada del pasado 24 de junio.

La tarde del jueves se reanudaron las tareas de búsqueda de víctimas tras 15 horas de interrupción, por miedo a posibles derrumbes en la parte que queda en pie de este edificio de 40 años de antigüedad y 136 apartamentos, de los cuales 55 se vinieron abajo.

Levine Cava indicó que los ingenieros están evaluando el potencial impacto de la demolición de la parte del edificio aún en pie, pero hacerlo puede «llevar semanas», y subrayó que los rescatistas están deseando empezar a expandir el área de búsqueda de posibles víctimas.

Preocupa la inestabilidad del edificio y huracán Elsa

A la inestabilidad del edificio se suma como motivo de preocupación la posible llegada del huracán Elsa al sur de Florida a comienzos de la semana próxima.

Levine Cava instó a los habitantes de Miami-Dade a hacer planes para afrontar un posible impacto, como se están haciendo para el lugar donde se produjo el derrumbe.

Por su parte, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo en una rueda de prensa que ordenó al Departamento de Manejo de Emergencias de Florida que acelere la planificación de un posible estado de emergencia, ante la posibilidad de que partes del sur del estado tengan que soportar vientos con fuerza de tormenta tropical el domingo por la noche.

Los agotados equipos de rescate, que trabajan en turnos de 12 horas, continuarán la dura y arriesga búsqueda de personas bajo los escombros, siempre que se cumplan ciertas condiciones de seguridad para sus vidas.

Los rescatistas, que trabajan contra reloj, están utilizando equipos de maquinaria pesada y tecnología, perros rastreadores y un sistema de sonar subterráneo para poder detectar víctimas bajo las enormes losas de concreto apiladas unas sobre otras.

El asistente del jefe de bomberos de Miami-Dade, Raide Jadallah, dijo que los equipos de búsqueda y rescate no han vuelto a escuchar una voz o sonidos humanos entre los escombros desde la mañana del colapso el 24 de junio.

Ese día, tras el desplome parcial del edificio de apartamentos, los rescatistas escucharon los gritos de una mujer pidiendo auxilio bajo los escombros y trataron de confortarla y llegar hasta ella, pero les resultó imposible y poco después dejaron de oirla.

Esa ha sido la primera y última voz que han oído los rescatistas hasta el momento.

Entre los muertos, hay otras dos menores, dos niñas de 4 y 11 años, y en la lista de desaparecidos aparecen numerosos latinoamericanos originarios de países como Argentina, Colombia, Cuba, Chile, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se encontró este jueves en Miami-Dade con las familias afectadas por el derrumbe del edificio, así como con autoridades y rescatistas, y depositó un ramo de flores junto a su mujer, Jill Biden, en el memorial «Muro de la esperanza» dedicado a los desaparecidos, donde oraron.

EFE

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.