Japón: calamares luciérnaga y hongos bioluminiscentes

La Oficina Nacional de Turismo de Japón explica que uno de los efectos que más sorprende al viajero que llega hasta la bahía de Toyama o a los bosques de Mesameyama es la bioluminiscencia que producen el calamar luciérnaga -hotaruika- y los hongos mycena lux-coeli. 

El primero, el calamar luciérnaga, apenas alcanza los ocho centímetros de longitud, pesa unos 10 g, tiene una esperanza de vida de un año y emite una luz azul que “alumbra la bahía de Toyama (en el mar de Japón y considerada una de las más bellas el mundo)”, explican desde Turismo. La sensación es la de estar ante un manto azul brillante “que refulge durante las noches de marzo a junio, época en la que millones de estas criaturas se reproducen para luego desovar en esta zona”. Este efecto es uno de los principales reclamos por el que muchos turistas viajan hasta la ciudad pesquera de Namerikawa, en la prefectura de Toyama. Una vez allí, también se puede visitar el museo monotemático dedicado al hotaruika (donde también se puede comer) o aventurarse en un paseo en barco “solo apto para los más madrugadores ya que sale a primera hora de la mañana desde el puerto pesquero de la ciudad”, especifican desde Turismo. A destacar que la zona de costa donde se produce este fenómeno está declarada Monumento Natural de Japón.

Para los que, además, recorren el mundo en busca de novedades gastronómicas, hay que subrayar que el hotaruika es no solo muy importante para la industria pesquera de la zona sino también el plato estrella de la cocina local por lo que es fácil encontrarlo en sus restaurantes. Habitualmente se come entero rebozado, frito, como base para otras preparaciones japonesas e incluso en pizzas. En tempura o en ensaladas.

Con respecto a los hongos bioluminiscentes, los mycena lux-coeli,se encuentran en los bosques, habitualmente cuando se inicia la temporada de lluvias (normalmente a finales de junio), tienen unos pocos cm de tamaño, suelen ser de color grisáceo o marrón, con cono en forma de campana, no está probado que sean comestibles -aunque su olor no lo recomienda- y suelen crecer en los troncos de los árboles o en suelos húmedos. “Algunos de los bosques más puros del país emiten un destello de luz durante las noches conformando una especie de capa lumínica a escasos centímetros del suelo. Los responsables de este impactante y colorido fenómeno de la naturaleza son los hongos bioluminiscentes”, afirman desde la Oficina de Turismo. Según la información que nos facilitan, en todo el país pueden identificarse hasta diez variedades de estos organismos naturales. Es fácil encontrarlos en el bosque Tatsugo en la isla Amami, en la prefectura de Kagoshima, o en los bosques de Mesameyama, en la prefectura de Wakayama, cerca de la famosa ruta de peregrinación Kumano Kodo.  En este último, en Mesameyama, los visitantes pueden presenciar de cerca este espectáculo a través de visitas guiadas. En el archipiélago de Ogasawara, Patrimonio Mundial de la Unesco, pueden realizarse tours nocturnos en la isla de Chichijima para observar estos hongos, siendo de mayo a noviembre la temporada recomendada para su observación.

7Caníbales

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.