miles de dólares en armas de guerra

Los delincuentes de la Cota 905 tenían invertidos decenas de miles de dólares en armamento para hacerle frente a los cuerpos policiales, en caso tal de que éstas decidieran, tal y como lo hicieron, ingresar al barrio para retomar el control.

Una vez dentro de la Cota 905 con la mayoría de los delincuentes huyendo o cayendo en el conflicto, los funcionarios descubrieron el verdadero poder de fuego que tenía la banda bajo las órdenes de Carlos Luis Revette, alias Koki, Garbis Ochoa, alias Carbis y Carlos Calderón, alias Vampi.

Armas de la banda del Koki

Fusiles FAL, AR-15, M14, todos modificados y con lanzagranadas, estaban en manos de los delincuentes, quienes una vez rodeados, arremetieron contra la policía a esos de los cuatro de la tarde del pasado miércoles.

Marcas que dejaron los disparos de lanzagranadas.

¿Cómo cayeron las armas en manos de los delincuentes?

Según el criminólogo Luis Izquiel, existen varias teorías. En Venezuela no hay armerías privadas, por lo tanto, los civiles no tienen acceso a las armas de fuego, a menos que cuenten con la anuencia de las autoridades.

La gente no puede ir a comprar un arma a una tienda. Todas las armas y municiones están en manos del Estado, o por lo menos desde un punto de vista teórico. Quienes deben cuidar las armas forman parte de la Fuerza Armada Nacional (FAN), dijo Izquiel.

Sin embargo, está claro que las bandas y megabandas, también tienen armas de guerra no registradas y de procedencia indeterminada.

«Una opción es la corrupción dentro de los cuarteles; funcionarios inescrupulosos que venden las armas a los delincuentes», agregó.

A eso le suma el contrabando, que -dijo- también «es una mala diligencia del Estado». Las armas pueden entrar por los puertos, aeropuertos y la frontera terrestre«.

Sin embargo, recuerda el criminólogo que en el operativo incautaron municiones de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim), empresa estatal que dota a la Fuerza Armada.

Caja de municiones Cavim

«Hay cajas de Cavim y no sabemos cómo llegó a manos de los delincuentes, por lo que deben hacerse investigaciones para desmantelar las redes de corrupción», subrayó.

Según las autoridades venezolanas, durante el procedimiento en la Cota 905 incautaron material de guerra como:

2.000 cartuchos calibre .50, 22.000 cartuchos calibre 7,62, 150 cartuchos calibre 5,56, 380 cartuchos calibre 7,62, 11 cargadores de FAL, un lanzacohetes Carl Gustav Jung, un RPG-7 y un lanzacohetes antitanque AT4.

Incluso, una de las armas incautadas, podía disparar a 2 km de distancia. Se trata del rifle Barrett M80, calibre 50. Esta arma, que según las autoridades viene desde los Estados Unidos, estaba ubicada en una garita de la que se podía ver todo el oeste de Caracas.

➡️En imágenes: la Cota 905 luego de tres días de enfrentamientos

Además de toda esta artillería, según la ministra del Interior, Justicia y Paz, Carmen Meléndez, incautaron varios tambores repletos de balas.

Esto, según algunos expertos consultados por Caraota Digital, le permitirían a los delincuentes enfrentarse por cinco días seguidos.

Material de guerra incautado en la Cota 905

¿Dónde están los cabecillas de la Cota 905?

Desde que los comandos de la Fuerza de Acciones Especiales (Faes) y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) tomaran la Cota 905, no hay ni rastro del Koki, Garbis o Vampi.

«Falta la captura de los cabecillas y sus principales lugartenientes; para que no vuelvan al barrio, la ocupación policial debe ser permanente», comentó Izquiel.

Según algunas fuentes, los cabecillas escaparon hacia el estado Miranda, sin embargo, no ha habido una confirmación oficial sobre esta información. Para Izquiel, las autoridades no pueden dejar atrás estos espacios.

«El Estado debe mantener una presencia permanente, continua. Es necesaria la instalación de un módulo policial, además de funcionarios destinados a la pacificación del lugar», acotó.

Asimismo, recordó que el Koki, Garbis y Vampi en fuga son aún más peligrosos. «Al ver su estatus o vida en riesgo, pueden asaltar casas y comercios para abastecerse o resguardarse. Siguen siendo un peligro para la ciudadanía.

Igualmente, estos pueden aliarse a otras bandas para recuperar su poder».

Por: Caraota Digital
Autor: Miguel Da Silva
Fecha de publicación: 2021-07-14 19:23:11
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.