Los errores más comunes al cuidar tu piel

Durante el último año cada vez son más las mujeres que han descubierto la importancia del cuidado de la piel. Los meses en casa con la cara lavada relegaron a un segundo plano al maquillaje y elevaron los rituales de belleza casi a la categoría de terapéuticos, momentos de relajación en los que mimarse y dejar que los activos de tratamiento revelaran lo mejor de cada rostro.

Sin embargo y a pesar del nivel que muchas ya han alcanzado gracias al curso beauty intensivo que supuso el 2020, todavía quedan algunas dudas por resolver que reducen la eficacia de las rutinas y te las contamos a continuación:

1. Pensar que las fórmulas antiedad son para mayores de 35 

«La elección de los cosméticos no depende de la edad, sino de las condiciones de la piel y de las necesidades y deseos de cada mujer», apunta la Dra. Nathalie Broussard, Directora de Comunicación Científica de Shiseido. «El estilo de vida, que es responsable de hasta el 80% del envejecimiento, y la predisposición genética de cualquier mujer puede llevar a que una persona de 30 años presente tantos signos clínicos como una de 40″, revela la especialista, quien señala a la hidratación como el gesto indispensable que nunca debería faltar y, a partir de ahí, se personaliza cada paso a paso en función de otras preocupaciones: falta de firmeza, cutis apagado, arrugas, manchas… ¿La conclusión? «No es desaconsejable empezar a utilizar productos anti-envejecimiento muy pronto si sientes la necesidad de hacerlo, por ejemplo, para suavizar las primeras arrugas de deshidratación que podrían ser permanentes».

2. Exfoliar más de un par de veces a la semana 

Existen dos tipos de exfoliación, la que elimina las células muertas de la piel a través de activos como los AHA (alfa hidroxiácidos) entre los que destacan el ácido glicolico, el láctico, el cítrico o el mandélico, y la mecánica, de la que la Dra. Broussard avisa: «Un exfoliante mecánico excesivamente abrasivo y aplicado de forma repetida puede ser muy agresivo para la piel. Una piel normal tolera bien utilizar un producto que contenga suaves partículas exfoliantes una o dos veces por semana.

Ayuda a eliminar las células muertas y a estimular la generación de células nuevas». En cuanto a las más sensibles o reactivas, la Directora de Comunicación Científica de Shiseido prescribe los de la primera categoría porque «pueden evitar la irritación que provoca la fricción de una fórmula enzimática o química que disuelve los enlaces entre las células muertas».

Como pista para descubrir cuál es la frecuencia que mejor sienta, Claudia Varanski, fundadora de Varanski Naturals, propone que, según «las necesidades de cada persona, se puede ir probando y viendo qué sienta mejor, la piel se expresa con mucha claridad, y si no te sienta bien lo notarás en forma de tirantez o enrojecimiento persistente. En ningún caso es recomendable superar la ‘dosis’ de 2 exfoliaciones semanales»

3. Confundir natural con inofensivo 

Aunque la cosmética clean viva un momento de expansión sin precedentes, la especialista de Shiseido tiene una advertencia: «Lo natural rima inevitablemente con lo impredecible. Pueden contener impurezas que no existen en un ingrediente sintético formulado en un laboratorio y generalmente tienen más alérgenos». En la marca japonesa apuestan por el equilibrio: «Estamos convencidos de que los ingredientes sintéticos seguros y eficaces deben convivir con los mejores ingredientes de la naturaleza». Además del miedo a lo sintético, también existe un rechazo a los conservantes de los que la Dra. Nathalie Broussard explica que «juegan un papel central en  las fórmulas para el cuidado de la piel: protegen su salud al prevenir la proliferación de bacterias potencialmente patógenas. Las regulaciones europeas establecen límites rigurosos sobre el uso de estos conservantes y han elaborado una lista estricta con los autorizados».

4. Desmaquillarse solo por la noche

Si al llegar a casa se realiza un ritual desmaquillante capaz de retirar todo rastro de impurezas y al dormir no se descontrola la producción de grasa -que alcanza su auge entorno a la 1 y las 2 de la madrugada-, no haría falta repetir el gesto al levantarse. Sin embargo, la piel expulsa toxinas durante la noche y en el caso de que fuera necesario se reforzaría la limpieza con una espuma o agua micelar por la mañana. Como motivo de más para no caer nunca más en el error de irse a la cama sin desmaquillarse tan solo se necesita este dato que revela la Dra. Broussard: «Si te olvidas de retirar el maquillaje una sola noche, tu piel sufre tanto que causa un envejecimiento acelerado de 14 días en una sola noche».

5. Subestimar los tratamientos nocturnos 

En un mundo ideal, la piel lleva a cabo su función natural de regeneración celular por sí misma, sin embargo, a veces le cuesta: «Sobre todo porque las noches no siempre son tan largas como nos gustaría y la falta de sueño conduce a un aumento de los radicales libres», apunta la Directora de Comunicación Científica.

 Fuente: Hola

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.