Dos docentes caraqueñas sobreviven como buhoneras

1241248

Ogly Marchena y Elena Rodríguez son docentes de instituciones educativas ubicadas en Caracas. Al ser consultadas sobre el aumento salarial impuesto por el Ministerio de Educación en semanas recientes, ambas se mostraron decepcionadas y tristes. Indicaron que frente a la hiperinflación actual del país este aumento termina siendo nada. Vendiendo en la calle tortas, refrescos y productos de la bolsa Clap logran estas ciudadanas venezolanas ganar un poco más de dinero para darle comida a sus hijos.

Elena Rodríguez explicó que da clases en un liceo ubicado en la parroquia Altagracia, confesó que no se atreve a dar el nombre de la institución por temor a represalias. Señaló que asistía cada 15 días a buscar tareas y asignaciones. La deserción de estudiantes del cuarto año le preocupa, de 66 estudiantes de dos secciones sólo asistieron 11 alumnos a entregar trabajos, «¿dónde están los otros 55 estudiantes? ¿dónde están sus padres?».

«En donde trabajo no hay medidas de bioseguridad, no tenemos agua. A pesar que vivo a nueve cuadras no cuento con dinero efectivo para tomar un transporte público para los días de mucha lluvia. No voy a volver a dar clases presenciales hasta que nos mejoren de verdad las condiciones laborales y nos ofrezcan medidas de protección frente a este virus», comentó la profesora consultada.

Desde hace más de un año a la profesora Elena comenzó a ubicarse en una esquina cerca de una estación del metro en el centro de Caracas para vender artículos varios del hogar y chucherías. Los primeros meses, comentó, le apenaba, pero pensaba en su hijo y mejoraba su actitud. «Hay días en que no logró hacer ni el equivalente a un dólar. Otros en que la lluvia intensa me obliga a dejar de vender, nunca pensé pasar por esto, tanto estudiar y tener que pasar por esta situación».

Sin miedo

La decepción que tiene Ogly Marchena por las políticas fallidas del Estado también con el sector educativo no la puede esconder; tanto que la llevó a ser revendedora en las calles de la capital. La tristeza de su cara y de su mirada refleja por lo que está pasando actualmente: Con dos hijos que mantener sale a las calles a vender tortas, helados, refrescos. Comentó sin miedo que trabajó como maestra este año escolar en la Unidad Educativa Tulio Febres Cordero, ubicado en la comunidad de Catia.

«No voy a volver a dar clases presenciales y no tengo miedo por la medida que puedan tomar en mi contra. Mientras se mantenga esta tabla salarial de hambre que supuestamente la aumentaron en un 120% con una inflación que supera un mil por ciento es imposible trabajar«, insiste Marchena.

Los sueldos de Ogly y Elena oscilan entre los 28 a 41 millones de bolívares, respectivamente; estas docentes comentaron que con estas cantidades de dinero sólo pueden comprar de 4 a 6 productos alimenticios. Marchena explicó a El Pitazo que sólo puede comprar con su sueldo un poco de queso, huevos, una mantequilla y cuatro rollos de papel sanitario.

Griselda AcostaGran Caracas

Por: El Pitazo

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.