Científicos usan la VR para desarrollar tratamientos contra el COVID-19

Observar moléculas en 3D proporciona a los científicos información importante que es difícil de extraer de los formatos 2D tradicionales. Es con este tipo de información que se implementan nuevos tratamientos contra la COVID-19 en la nueva era de la tecnología.

En 2020, cuando Italia estuvo bajo el asedio del coronavrus, los científicos de Exscalate4Cov, un consorcio público-privado de 18 instituciones en toda Europa liderado por la compañía farmacéutica italiana Dompé farmaceutici, acababan de comenzar la búsqueda para encontrar uno de los más innovadores tratamientos contra la pandemia.

LOS CINETÍFICOS S VALIERON DE LA VR

Ocho científicos, todos ubicados en Europa, se reunieron en una sala virtual para discutir moléculas potenciales. Cada científico mostró una representación tridimensional de una molécula que simularon y guió a los demás a través de ella.

Dentro de este espacio, los científicos podrían rastrear juntos estas moléculas, separarlas, agrandarlas y unirlas a posibles compuestos. Se hicieron preguntas unos a otros y en una pizarra virtual, bosquejaron las posibilidades de éxito y fracaso en cada complejo. Este entorno virtual también les permitió comparar moléculas una al lado de la otra.

UNA SOLUCIÓN QUE REVOLUCIONA LA SALUD DEL MUNDO

Con $3 millones en fondos de la Unión Europea, el grupo reunió sugerencias para tratamientos y analizó esas sugerencias usando supercomputadoras. En octubre, habían presentado su primer candidato para un ensayo clínico de fase III en Europa: un medicamento genérico para la osteoporosis llamado raloxifeno.

La prueba ahora está completa. “Estamos esperando los resultados finales, pero tenemos mucha confianza en el posible éxito del ensayo clínico”, dijo Andrea Beccari, científica principal de Exscalate y jefa de investigación y desarrollo de plataformas en Dompé farmaceutici.

El resultado no solo determinará si el raloxifeno funcionará contra la COVID-19, sino que también podría informar el diseño de un nuevo fármaco.

Para crear un nuevo medicamento, los científicos primero observan cómo una enfermedad ingresa a las células humanas y luego diseñan un mecanismo para interferir con esa infección.

Tradicionalmente, lo han hecho en papel, esbozando proteínas y simulando cómo una molécula o compuesto podría unirse a ellas.

El software actual a menudo no proporciona suficiente panorama visual para que los científicos comprendan el alcance completo de cómo las moléculas, especialmente aquellas con múltiples lados vinculantes, se relacionan entre sí.

EL TEST SE HACE EN CALIENTE

Es por eso que Exscalate trabajó con una empresa llamada Nanome, que espera acelerar el desarrollo de fármacos al brindar a los científicos una forma de visualizar moléculas en un espacio tridimensional en un visor Oculus.

Beccari dijo que utilizando supercomputadoras, el grupo tomó una lista de 400.000 moléculas potenciales y simuló su capacidad para adherirse a las proteínas del virus COVID-19. 

Además de analizarlos a través de computadoras, también utilizaron la realidad virtual para comprender mejor cómo estos compuestos podrían unirse a las proteínas virales de COVID-19 y cómo funcionarían en humanos. 

Lo que era importante predecir era si un fármaco sería capaz de llegar a los pulmones.

“Por ejemplo, Remdesivir, que es una molécula antiviral muy buena, tiene muy poco efecto en los humanos simplemente porque no llega a los pulmones en una concentración suficiente”, dice Beccari.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿QUIERES VIAJAR AL ESPACIO? VIRGIN GALACTIC RIFA PASAJES PARA HACERLO, CONOCE ACÁ LOS REQUISITOS

Pero en su análisis apoyado por aprendizaje automático, encontraron una familia de moléculas que pueden inhibir el virus y llegar a los pulmones, dice. La primera de estas moléculas es el raloxifeno.

“Las computadoras siempre generan soluciones”, dice Beccari. «Pero no todas estas simulaciones son buenas solo porque la computadora lo dice».

OPTIMIZANDO PROCESOS

Beccari dice que la plataforma brinda a los científicos mucha más información de la que pueden obtener fácilmente de un formato bidimensional. Eso, en última instancia, acelera su capacidad para examinar las moléculas que sus supercomputadoras sugieren como candidatas plausibles. 

En el futuro, le gustaría que las plataformas 3D como Nanome se integraran con otras plataformas y herramientas. 

Por ejemplo, su organización creó un algoritmo ultrarrápido para comprender el acoplamiento de moléculas. Sería genial, dice, hacer tanto su trabajo computacional como su trabajo colaborativo dentro de un solo espacio.

En el futuro, el grupo trabajará en el diseño de fármacos similares al raloxifeno que mejoren sus capacidades actuales contra COVID-19. Según ese contexto, dice Becarri, la colaboración entre científicos será especialmente clave. “Estando en la era de la inteligencia artificial creemos que la gente todavía gobierna”, dice.

Conocido esta probabilidad de tratamientos contra la COVID-19, ¿Crees que la inteligencia artificial y el Machine Learning sean el futuro de la medicina? Déjanos tu comentario.

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.