el emprendimiento de una venezolana que despega en Chile

1268790

Por Crónicas de Chile

Santiago de Chile.- La historia como migrante de Yatzury Quiroz, ingeniera industrial graduada en la Universidad Rafael Belloso Chacín, de Maracaibo, estuvo marcada por la adversidad y ahora por el éxito. Quiroz emigró a Santiago de Chile en 2016 y como muchos pasó numerosas noches sobre un colchón flotante.

«De trabajar como ingeniera ocupacional en Sanitas Ocupacional y teniendo como cliente principal Mercantil Banco y Seguros, con atención en todas las sucursales del occidente del país (Zulia, Falcón y Trujillo) y asesorando en seguridad y salud laboral, llegué a Chile a trabajar como secretaria en un consultorio», recuerda.

Yatzury quedó embarazada. Tuvo a una hermosa princesa llamada Isabel, y los planes en su mente eran ‘claros’ y cuadrados, como buena ingeniera. «Ella iría a la guardería y yo seguiría trabajando y buscaría laborar como ingeniera, pero no resultó así…», cuenta.

Su bebita fue a la guardería, pero se enfermó excesivamente del sistema respiratorio y Yatzury pasó por cuánto médico había. Además tuvo un postparto caótico en el que hasta lechina le dio a ambas.

Después de estar de licencia extendida por la salud de su pequeña y su propia salud mental, presa de la ansiedad, renunció a su trabajo y como hobbie empezó a hacerle turbantes a su bebé. «Comencé con 10 mil pesos que era lo que tenía. Todo inició empíricamente y fui ofreciendo a vecinas, amigas y así en medio las vicisitudes de la salud de mi hija, creé Mi Turbante @miturbante «, detalla.

Muchos no creyeron en su emprendimiento e incluso lo cuestionaron. «Fueron días de angustia para mi, ya que la salud de mi hija no mejoraba y escuchaba cosas como: ‘Los niños se enferman y es normal, ¿cuándo vas a buscar un trabajo?’, ‘Y te vas a quedar en casa?’, ¿’Y tu siendo ingeniera por qué no buscas ejercer en Chile?’, ‘¿Y aquí quién va a comprar turbantes?… entre un montón de comentarios más.

“A veces lo peor que te pasa es lo mejor que te puede pasar”, sostiene Quiroz y refiere que alguna vez leyó esta frase por ahí y se le quedó grabada. Se sintió muy identificada. Lo cierto es que su proyecto despegó. Hoy confecciona hermosos turbantes, cintillos y lazos para todas las edades. Los elabora desde su domicilio en la comuna de Independencia, Región Metropolitana de Santiago, pero con envíos a todas las regiones de Chile.

Entre sus clientes destacan además, pacientes de quimioterapia, personas con alopecia y trabaja en hacer llegar turbantes a una fundación en Venezuela para que mujeres con cáncer puedan tener la oportunidad de lucirlos.

Su sueño es llegar a numerosas tiendas en Chile, Venezuela y el mundo. «Queremos seguir creciendo y creando excelentes experiencias, y que toda niña/mujer que los use se sienta especial y única. Quisiéramos que en distintas tiendas puedas encontrar @miturbante. Además, hemos incorporado accesorios para caballeros y así seguir innovando, para que ellos también se sientan incluidos y especiales en nuestra comunidad».

Por @CronicasDeChile 

Redacción El PitazoMigración

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.