Pérdidas millonarias por la falsificación de agroquímicos en Mérida

El Valle del Mocotíes en el estado Mérida ha sido tendencia en las últimas semanas a causa de la emergencia por las fuertes precipitaciones que cayeron en esta zona. Una situación que generó el desbordamiento de ríos, quebradas, inundaciones y terribles pérdidas de vidas y materiales

Esta zona del estado se caracteriza por ser de producción agrícola, lo que representa la principal fuente de ingreso económico para los residentes de esta localidad, ante la situación vivida muchos de ellos perdieron gran parte de su producción.

Agrícolas en Mérida / Foto cortesía.

Ahora es noticia: Juventud insular exigió igualdad de oportunidades en la educación para las mujeres

Agrícolas en Mérida

Múltiples dificultades enfrentan los productores del campo

Sin embargo, antes de la emergencia natural, los productores agrícolas tenían que enfrentarse a múltiples dificultades para sacar sus cultivos adelante. No solo se trata de la escasez de combustible que les hace cuesta arriba para movilizar sus cosechas e incluso llegar a los lugares de trabajo. A esto se le suma el mal estado en el que se encuentran las vías agrícolas, los elevados costos de producción; y a lo que se le suma la falsificación de agroquímicos adúlteros en los últimos meses, un hecho que solo les ha generado pérdidas millonarias a los productores del campo.

Agroquímicos adulterados

Daniel Ceballos, productor agrícola residente de la población de Bailadores, en el municipio Rivas Dávila, detalló que la falsificación de los productos agrícolas que son utilizados para la producción ha ocasionado la pérdida total de los cultivos, y los productores afectados se temen de hacer las denuncias.

Ceballos relató que para su producción solo compró el fungicida Curacarb, siendo este utilizado para prevenir pudriciones radiculares y manchas en las plantas. «Eso es lo que utilizo, fungicidas e insecticidas, más nada, y los insecticidas para la parte de las plagas de lo que son insectos y los fungicidas atacan a los hongos de las plantas. Sin embargo, el producto actuó de una manera distinta». 

 “¿Cómo es posible que yo compré un producto para prevenir daños en la producción y la quema, y me resultó todo lo contrario? ¡Me acabó todo!. Es preferible que vendan esos potes con agua si es que quieren robar a la gente. Pero que no hagan un daño de esos, no solamente a mí me ha pasado, ya muchísimas personas aquí se han llevado eso este año y yo vengo a enterarme es ahorita”, sostuvo Ceballos.

Agrícolas en Mérida / Foto cortesía.

Grandes perdidas

Las pérdidas generadas fueron muy grandes, solo en mano de obra se perdió cerca de $8.000. También se le suma el valor de la semilla que se calcula en más de $13.000.

En los rubros perdidos se registraron: cebolla, repollo, tomate, pimentón, berenjena, coliflor, brócoli, lechuga. «Era grandes cantidades de esos productos. Eso perjudicará la agricultura de la zona y del país. Quedamos en la quiebra en cero. Todo lo que nosotros teníamos estaba aquí invertido con la esperanza de que íbamos a empezar a entregar semilleros para recibir algo de dinero. Uno se pone en el lugar de los productores más de 60 productores afectados, más de 60 clientes que perdieron sus semillas; tenían sus tierras arregladas, y que perdieron todo eso”, agregó Ceballos.

Requerimientos para seguir produciendo

Por otra parte, Maximino Rosales, de 74 años de edad, sostiene que son muchas las necesidades y requerimientos que les hacen falta para que puedan seguir produciendo los alimentos que llegan a la mesa de todos los venezolanos.

“Necesitamos abonos, agroquímicos, necesitamos gasolina, necesitamos gas, necesitamos semillas, necesitamos encementar  las carreteras que están muy despedazadas”, dijo Rosales. 

 

Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.