Banner por encima de la noticia – Escritorio

Nelson Chitty La Roche: Poder, responsabilidad y revocatorio

“The king can do no wrong” De los tiempos de la monarquía absoluta. “No se gobierna inocentemente.” Saint Just

La primera debilidad y por cierto, de la que derivarán otras, del denominado diálogo y negociación que se cumple en México, consiste en la carencia de respeto del oficialismo hacia la oposición representada por dirigentes que Maduro trató con evidente displicencia al presentarlos, quizá, con la excepción de Gerardo Blyde.

Si esto fuera poco, el psiquiatra que luce más bien paciente, Jorge Rodriguez, interrumpió hace días para informar que el señor Alex Saab se incorporaría al diálogo y negociación de México, a manera de representante del régimen y miembro de la comisión de asuntos sociales. ¿Provocación? Maniobra y desprecio, parecería destilar, el alambique de los usurpadores.

La segunda falencia que confieso me decepciona es, no haber incluido el referéndum revocatorio en la lista de asuntos a considerar que sin embargo imagino, admitirá en el curso del intercambio, algún cambio o enriquecimiento. Me niego a creer que ese ejercicio pretendidamente dialógico sea, como aducen analistas locales, monológico y de mera adhesión.

El asunto es el siguiente y, es menester dejarlo claro; el país está en el estado que 22 años de desgobierno lo ha dejado; postrado, arruinado, expuesto, cataléptico y vulnerable y sin admitir, generar, asegurar, ningún verdadero control del poder en el plano electoral y si acaso, desvirtuando, con la asistencia de los otros poderes desfalcados y desnaturalizados, todos los demás por cierto, las consultas electorales y las elecciones que se hicieron; acabando por conculcar la soberanía del pueblo y luego los chavomaduristas, cedieron frívolos y cual felones, la  soberanía del país a los aliados de ocasión tal mamelucos.

Los errores se pagan y no era veraz aquello de que el pueblo siempre tiene la razón. Por el contrario; el cuerpo político se equivoca y el yerro no por culposo y no doloso si así lo fuera, deja de ser lo que es. Quienes además, en su cálculo, fraguaron la antipolítica y trajeron a los demonios del resentimiento, amorales y sinvergüenzas, no pueden ser obviados, cuando la historia haga su investigación y emita su fallo.

Empero; lo anotado será después y por lo pronto, hemos de advertir que el presente luce tan pernicioso como el pasado y amenaza con inficionar deletéreamente el porvenir que lo habrá como un hecho temporal pero, que puede ser tan patético como es el ahora.

Analicémoslo por favor y, verán apreciados lectores que es  la realidad que se extiende y no lo que podría y debería ser. ¡Si Maduro sigue, Venezuela se muere!

Comienzo por evocar y categóricamente, una de las más importantes máximas de la experiencia y de la teoría política; el poder que no se controla se hace abusivo y demoníaco. Montesquieu lo plasmó en su obra más conocida, estudiada y metabolizada por el pensamiento occidental; “Del espíritu de las leyes,” publicada en 1749 y desde ese momento, constitutiva de una fundación sobre la que se soporta, en buena medida, la ingeniería de la libertad y la constitucionalidad.

La separación de los órganos del poder, para que no se ejerzan sus funciones por los mismos actores, a los fines de evitar la corrupción y, para que cada órgano, en la procura de una actuación conjunta sin embargo, cuidara de los excesos y desviaciones que pudiera exhibirse de su desempeño. Rezó, el barón de la brede “Para que no pueda abusar el poder, dispongamos las cosas para que el poder, detenga al poder.”

De allí nació la teoría que la doctrina ha venido limpiando de interpretaciones no cónsonas con su propósito. El ethos de la susodicha fue controlar el poder, su ejercicio, su expresión.

Aunque no ha sido fácil y pasaron décadas antes de que se lograra una exegesis acorde con la hermenéutica de la mejor tradición constitucionalista francesa; pareciera que los trabajos de Raimond Carré de Malberg y Charles Eisenmann, positivista y kelseniano este último y parámetro doctrinario por decenios del siglo XX y, más recientemente, entre muchos que podrían citarse, Georges Burdeau y Michel Troper continúan la polémica sobre aspectos que cuestionan su eficacia pero no su referencia obligada.

Sin embargo; es menester anotar que se han producido giros muy importantes como los que ha supuesto la corriente del neo constitucionalismo que privilegia la elucidación judicial y la preeminencia de los mentados principios constitucionales, el preámbulo, las declaraciones de derechos, a manera de fuentes de impretermitible valoración, lo que afecta en su dinámica el parámetro de la separación de los poderes y su ascendiente vigilante, entre los poderes públicos, a favor de la garantización de los derechos humanos y de aquellos que acreditados obran en la estructuración del instituto de la ciudadanía.

En Venezuela; el sostenido proceso de desconstitucionalización y adulteración de la institucionalidad gestionado por la clase gobernante desde 1999, con la cómplice ingenuidad de quienes le permitieron en el Congreso de la República con la instalación aquel 23 de enero y, en la CSJ, con aquella decisión que abrió la cerradura a la caja que protegía la integralidad de la Constitución de la República de Venezuela, desconocer las fundaciones político jurídicas y entre maniobras, subrogarse a placer la institucionalidad; se ha cumplido a mi juicio, en fases consecutivas, teniendo siempre como objetivo, enervar de manera sistemática, el control, fiscalización y vigilancia del poder formal por el otro poder formal, el legislativo, de forma que el ejecutivo desarrollara su personalidad autoritaria, conforme a su plan Ceressoliano de construir una alianza con los militares y a nombre del poder popular que se adjudicó el difunto, aplicando lo que Guillermo O`Donnell denominó, la democracia delegativa.

El naufragio sobrevino de las inferencias que postularon un ejercicio de gobierno, desordenado, profundamente venal y concupiscente que, desde el comienzo, con la fulana Asamblea Nacional Constituyente y el plan Bolívar 2000, el fondo único social y prescindiendo del régimen presupuestario, birlando también la soberanía nacional, al ultimar el único reducto de contrapeso, tan legítimo y electo como él mismo pero, que en condiciones normales, habría atajado y morigerado bastante, el afán del caudillo y su montonera, su lumpanato; me referí antes y repito que entregar para su asesinato, la legislatura electa en Diciembre de 1998 fue una estolidez mayúscula.

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.