Banner por encima de la noticia – Escritorio

Movimiento feminista venezolano exige despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo

1283494

Caracas.- Todos los 28 de septiembre se conmemora el Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe. En Venezuela, grupos feministas se organizaron en la Ruta Verde, con el fin de exigir la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

“Una de las fases de la Ruta Verde es la sensibilización en redes sociales, así como las actividades de calle, como la marcha de este 28 en donde vamos a ir hasta la Asamblea Nacional a entregar un documento firmado por 60 organizaciones del país, el documento se llama Criminalización del aborto: problema de salud pública y derechos humanos”, indicó la integrante de la organización Tinta Violeta, María Laura Cano.

Venezuela tiene uno de los marcos legales más restrictivos de Latinoamérica, el código penal tiene más de 100 años sin una reforma en el tema del aborto. Por lo que las organizaciones feministas del país exigen que se cambie desde artículo 430 al 435 en donde se criminaliza el aborto desde seis meses hasta seis años de cárcel.

“La ley no va de acuerdo con los tratados internacionales firmados por el Estado venezolano, donde se compromete a eliminar toda forma de discriminación y a garantizar los DD. HH. de las mujeres, entre esos los derechos sexuales y reproductivos. Eso no pasa en Venezuela, cuando el 30% no tiene acceso a métodos anticonceptivos, ni potestad sobre nuestros cuerpos. Se estima que de cada tres bebés nacidos, hubo un aborto”, mencionó la abogada de la ONG 100% Estrógeno, Venus Faddoul.

En los parlamentos de países de Latinoamérica se está dando el debate por la despenalización del aborto, pero en Venezuela, ni la Asamblea Nacional de Juan Guaidó, ni la de Nicolás Maduro han dado el paso para iniciar el debate.

La Ruta Verde exigió este 28 de septiembre ante la Asamblea Nacional que se dé el debate para la despenalización de las tres causales fundamentales: inviabilidad del feto, por violación y peligro de vida de la muerte. Este último es el único legalizado en Venezuela, sin embargo, no existe un protocolo legal definido, por lo que queda a discreción del personal médico tratante.

Abortos inseguros

“La despenalización es simplemente darle más razones a las mujeres de poder decidir sobre sus cuerpos, que las maternidades no sea un castigo. Hay que romper con ese estigma de que las mujeres solo venimos al mundo a ser madres, eso no es así. Lo que sí existe es la clandestinidad y promueve las maternidades forzadas en niñas, adolescentes y mujeres que no pueden interrumpir el embarazo”, detalló Cano.

El informe de 2019 de la ONG Faldas R, quienes tienen una línea de apoyo a mujeres que desean interrumpir el embarazo, señala que el aborto es un privilegio de clases, “no sólo para quienes pueden acceder a un aborto en una clínica, sino también para quienes pueden comprar por más de 100$ un tratamiento con pastillas”.

La criminalización del aborto pone en riesgo la vida de mujeres que no pueden acceder a un método seguir por no tener los recursos, sino que alimenta a un mercado negro de clínicas y personas que venden las medicinas a precios elevados.

“Las mujeres pobres se someten a actos inseguros que ponen en riesgo su vida y su salud, se someten a clínicas clandestinas de sectores populares, que son más baratas. Las personas que tienen estas clínicas no son las que van presas. La defensa del aborto es un asunto que afecta de clases y afecta sobre manera a las mujeres de sectores más vulnerables”, destacó la representante de Tinta Violeta.

En Venezuela, la tercera causa de muerte materna en Venezuela, según datos de la Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam). Es por esto que el movimiento feminista venezolano se empeña en pedir que se inicie el debate por la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, para salvar vida de las personas gestantes.

Presa por ayudar

En 2020 la activista Vanessa Rosales fue detenida por ayudar a una adolescente de 13 años a interrumpir un embarazo producto de haber sido violada por su vecino. La madre de la adolescente y Vanessa quedaron privadas de libertad.

“La estructura misógina patriarcal le dio más peso, a nivel moral, al aborto que a la violación. La niña señaló a su violador y fue dejado en libertad porque no fue encontrado en flagrancia. La estructura misógina y patriarcal enfiló todo en contra de Vanessa y de la mamá de la niña y agravaron la situación”, indicó Faddoul.

El 21 de julio de 2021, tras presión interna e internacional, Rosales quedó en libertad. “El caso estuvo viciado desde un inicio, hasta las Naciones Unidas habló del caso porque hubo violación al libre proceso, allanamiento y detenciones arbitrarias. Este es el ejemplo de la falta de perspectiva de género en el sistema judicial”, recordó la abogada de 100% Estrógeno.

La Ruta Verde continuará en la exigencia, así como en la despenalización social, desmitificando mitos que hay alrededor del aborto, por lo que seguirán protestas de calle y jornadas de sensibilización y formación en la ciudadanía.

Gladylis FloresGran Caracas

Por: El Pitazo

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.