Banner por encima de la noticia – Escritorio

Personas que desaparecen sin dejar rastros

La mayoría de los casos que se reportan como persona desaparecida ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, órgano competente para atender estos importantes hechos, no han sido esclarecidos.

No hay cuerpo, evidencia o alguna pista que los conlleve a su ubicación. Los parientes deben transitar un verdadero ‘viacrusis’ para obtener alguna información sobre el paradero de la víctima, sin embargo, eso no les asegura que se los devolverán con vida.

Uno de los casos más emblemáticos y que hasta la fecha quedó atrapado entre los archivos de la policía científica fue la niña, Laura Meza, quien desapareció la tarde del 27 de octubre del 2003, mientras se encontraba frente a su casa en Tierra Negra, Maracaibo, estado Zulia.

Las esperanzas se desvanecieron con el pasar de los años, siendo 17 para ser exactos. Lo único que se tuvo conocimiento sobre su rapto fue de un hombre apodado «El Willita», quien según las autoridades habría sido el responsable en llevársela.

11 años después, exactamente en junio del 2014, fue reseñado la extraña desaparición de la joven, Grecia Colmenares, en el Zulia.

La historia de esta mujer se convirtió, al menos ante los medios de comunicación, en un verdadero rompecabezas que nunca se logró armar. Muchas hipótesis han surgido desde su rapto, pero ninguna sirvió para encontrarla.

Otro de los casos que también pasó desapercibido ante las autoridades fue el chofer, Edixon Antonio Vielma Flores, de 37 años, quien fue visto por última vez el 6 de junio del 2014, cuando salió a trabajar en su carro, marca Dodge Dart, color azul, placas ADM091, según manifestó su hermana, Liliana Vielma.

Las averiguaciones en torno a la desaparición de la joven, Jennifer Mora, siguen paralizadas. A cinco años de haber entrado al baño de un balneario en ciudad Bolívar y no haber sido vista nunca más, su caso ingresó entre las personas que no dejaron rastro alguno.

Su madre Jennys Sánchez, no ha descansado durante este tiempo en la búsqueda de su hija, pero hasta el momento el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas y la Fiscalía 11 del Ministerio Público del estado Bolívar no le han dado respuesta.

No obstante, a principios de este año, fue reportado la desaparición del pequeño, Jean Carlos Rodríguez. El menor de 2 años, fue visto por última vez dentro de su casa, en el barrio Barlovento del municipio Cabimas en Zulia.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de esa localidad de la Costa Oriental del Lago, peinaron un amplio sector de la zona donde habita el niño, pero los esfuerzos para dar con él hasta ahora han sido en vano. Es una zona que se podría llamar semi rural, donde las casas se abrazan con cuadras de maleza. Un pariente de Jean Carlos relató que este, siempre observaba desde el patio de su casa a un pastor de ovejas que acostumbraba llevar a diario el rebaño a rumiar.

Un veterano expolicía que formó parte del CICPC y trabajó en los recordados secuestros de los niños Decandido y Apalico, ambos ocurridos en la Costa Oriental del Lago, al ser consultado por NAD, dijo que “a quien no encuentran es a un niño…..no una aguja. “En esos barrios siempre hay alguien que sabe algo; bien sea que vio o escuchó. Pereciera que no hubiera mucho empeño por parte de los nuevos investigadores para resolver ese caso. Todo rapto, homicidio y hasta las muertes naturales, dejan un rastro”, explicó el experto policía quien pido mantenerlo en anonimato.

Con información de NAD

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.