Banner por encima de la noticia – Escritorio

Sembraron semillas de hace 2.000 años y mira el resultado

Un árbol frutal legendario perdido hace mucho tiempo se logró cultivar a partir de semillas de hace 2,000 años.

Dos científicas y su equipo consiguieron hacer crecer palmeras datileras a partir de las semillas que fueron encontradas en frascos en las ruinas y las cuevas del fuerte romano de Masada, en Israel.

La notable hazaña confirma la viabilidad a largo plazo de los granos de los famosos suculentos dátiles de Judea, un cultivo de frutas perdido durante siglos. Los resultados convierten a la experiencia en una excelente candidata para estudiar la longevidad de las semillas de las plantas.

Los dátiles obtenidos de las semillas milenarias

Tal como informa Science Alert, a partir de esos rebrotes de palmera datilera, los investigadores han comenzado a descubrir los secretos de las prácticas de cultivo altamente sofisticadas que fueron alabadas por Herodoto, Galeno y Plinio el Viejo.

“El estudio actual arroja luz sobre los orígenes de la palmera datilera de Judea, lo que sugiere que su cultivo, que se beneficia de poblaciones orientales y occidentales genéticamente distintas, surgió de variedades orientales locales o introducidas, que solo más tarde se cruzaron con variedades occidentales”, escribieron los autores del estudio.

“Estos hallazgos son consistentes con la ubicación de Judea entre las áreas de diversificación de palmeras datileras de este a oeste, los centros antiguos de cultivo de palmeras datileras y el impacto de las rutas de dispersión humana en esta encrucijada de continentes”.

En una antigua fortaleza palaciega construida por el rey Herodes el Grande y en cuevas ubicadas en el sur de Israel entre las colinas de Judea y el Mar Muerto, los arqueólogos recuperaron cientos de semillas de la palmera datilera.

Las seis palmeras que crecieron

Luego, un equipo de científicos dirigido por Sarah Sallon y Elaine Solowey, de la Organización Médica Hadassah en Israel, clasificó esta recompensa. Seleccionaron 34 semillas que pensaron que eran las más viables. Una fue separada como control mientras que las 33 restantes se empaparon cuidadosamente en agua y fertilizante para estimular la germinación. Al cabo de este proceso, se encontró que una más estaba dañada, por lo que fue descartada, y finalmente se plantaron las 32 semillas restantes.

De estos, seis de las semillas brotaron con éxito. Se les dio los nombres de Jonás, Uriel, Booz, Judit, Ana y Adán. En un intento anterior de Sallon y sus colegas, publicado en 2008, produjo un solo árbol joven que se llamó Matusalén en referencia a su ancianidad.

Ahora, con las plantas en la mano, los científicos pudieron realizar distintos análisis y pruebas. Primero, recolectaron fragmentos de las cáscaras de semillas adheridas a las raíces de las plantas. Estos fueron perfectos para la datación por radiocarbono, lo que confirmó que los granos datan de entre 1,800 y 2,400 años atrás.

Luego, los investigadores pudieron efectuar análisis genéticos de las propias plantas, comparándolas con una base de datos genéticos de palmeras actuales. Esto mostró intercambios de material genético de palmeras datileras orientales del Medio Oriente y palmeras datileras occidentales del norte de África.

Esto sugiere prácticas agrícolas sofisticadas como la reproducción deliberada para introducir rasgos deseables en los árboles cultivados. “Descritas por escritores clásicos como Teofrasto, Herodoto, Galeno, Estrabón, Plinio el Viejo y Josefo, estas valiosas plantaciones produjeron dátiles atribuidos con diversas cualidades, incluido el gran tamaño, los beneficios nutricionales y medicinales, la dulzura y una larga vida de almacenamiento, lo que les permite exportarse a todo el Imperio Romano“, indicaron los especialistas.

“Varios tipos de dátiles de Judea también se describen en la antigüedad, incluida la variedad excepcionalmente grande ‘Nicolai’ que mide hasta 11 centímetros”.

Las dos científicas líderes del proyecto

De hecho, los investigadores encontraron que las semillas antiguas eran hasta un 30 por ciento más grandes que las semillas de dátiles actuales, lo que probablemente significaba que la fruta también era más grande.

Y, por supuesto, está la germinación aparentemente milagrosa después de tantos siglos. Como sabe cualquiera que compre semillas para su jardín, pueden deteriorarse; cuanto más tiempo se tenga almacenado un paquete de semillas, menos germinarán cuando finalmente se planten.

Si los científicos pueden descubrir cómo mantuvieron su viabilidad durante tanto tiempo, el hallazgo podría tener importantes implicaciones para la agricultura.

Las arboledas de dátiles que alguna vez fueron ricas disminuyeron gradualmente después de la caída del Imperio Romano. Los dátiles de Judea todavía podrían haberse cultivado en el siglo XI d.C., pero ciertamente para el siglo XIX las arboledas habían desaparecido por completo.

Ahora, esas frutas famosas pueden regresar, al menos con fines científicos.

Yahoo.com

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp
Banner el chino escritorio
Banner Telefonos El chino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.