Los beneficios de la seda para la piel y el cabello

La seda ya no pertenece únicamente a los dominios de la lencería, pijama o blusas, sino que hoy se ha convertido en un componente clave para una rutina de belleza, en especial, cuando de dormir se trata.

Cada vez son más populares los artículos de seda que prometen mejorías en la calidad del pelo y de la piel. Fundas, turbantes, antifaces y scrunchies son los elementos más habituales en su oferta, y en Práctico conversamos con una especialista para entender sus beneficios reales.

“La seda es un tejido que tiene varias propiedades”, señala la dermatóloga de Clínica Alemana, Francisca Daza. “Tiene un efecto antibacteriano, por lo que se infecta menos de bacterias y de ácaros”, destaca.

En el caso específico de las fundas de almohadas de seda, además de lograr una sensación muy agradable en contacto con la piel, pueden evitar las marcas: “Evita que el tejido quede marcado sobre la piel, en comparación con otros más duros como el algodón o el polyester”, explica la Dra. Daza.

“La seda también puede regular el exceso de humedad”, afirma la profesional. Sus fibras pueden mantener una humedad constante, logrando un equilibrio al nivel adecuado para la piel; y no sólo eso, sino también logra regular la temperatura: “La seda es un buen aislante térmico”, dice la dermatóloga. Eso hace que también sea un buen material para mascarillas, ya que evita que se acumule demasiado calor en la zona, lo que puede generar el ambiente necesario para el maskne, ese desagradable fenómeno cutáneo que ha llegado junto a la pandemia.

Además, pueden ser un buen aliado para los tratamientos nocturnos para el cuidado de la piel: “Las fundas de seda absorben significativamente menos crema que las fundas de algodón”, dice Juanita Gatica, socia de Munna, tienda especializada en estos productos.

La Dra. Daza también se refiere a los turbantes: “Los turbantes de seda son útiles principalmente para quienes tienen rulos”, destaca. Como la seda tiene la característica de conservar la humedad a un nivel constante, puede disminuir el frizz, y además mantiene mejor la forma del rizo. Para lograr ese objetivo, la profesional recomienda su uso mientras se duerme.

Juanita Gatica explica la manera ideal para cuidar los productos de seda: “Se recomienda lavarlos a mano, disolviendo una pequeña cantidad de detergente neutro en agua fría, remojando por no más de cinco minutos. Luego, fregar y enjuagar suavemente”. Juanita también señala que no hay que secarlos bajo la luz directa del sol, para evitar dañar los hilos. “Idealmente, no hay que plancharlos, pero en el caso en que se haga, es necesario mantener la temperatura de la plancha bajo los 35°C, usando un paño entre medio para evitar el contacto directo”, concluye.

Con información de La Tercera

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.