Secretos de dioses del cielo: «La vida es un aeropuerto con pistas y calles de rodaje»

LA VIDA ES UN AEROPUERTO CON PISTAS Y CALLES DE RODAJE

Extracto del libro «Los secretos de los dioses del cielo» por Braulio Jatar Alonso

Los aeropuertos son como todo reino, tienen un lado “aire” y otro “tierra”. En el primero, se centra la atención en las aeronaves, en el otro, los pasajeros. El principal componente del “aire”son las pistas de despegue y aterrizaje, pero dependiendo del tipo de aeropuerto, puede que tenga calles de rodaje o taxiway, plataformas de estacionamiento, hangares de mantenimiento, plataforma para el embarque y desembarque de pasajeros o mercancías, así como otras operaciones de atención a la aeronave. En el “lado tierra” los servicios se concentran en el manejo de los pasajeros y sus necesidades. 

La torre de control, es una especie de ángel entre los dos mundos. Lleva sus mensajes de uno al otro. No tiene alas, pero su desempeño hace una diferencia importante en quienes las tienen. Dos lados como el Yin- Yang, el bien y el mal, cuerpo y alma. Siempre dualidad. Ambos mundos con sus vías de entrada y salidas. Unas grandes o importantes, otras pequeñas o irrelevantes, todas presentes, disponibles, dependiendo que curso te impongas. Cuerpo, alma y espíritu. ¿Cuál es cuál?  ¿Cuándo mueren nuestro dioses del cielo a donde van? Los de la otra Grecia, eran eternos. ¿Lo somos nosotros? La respuesta puede ser científica, religiosa, filosófica e intuitiva. Sabemos que un nuestra existencia son calles de rodajes desde que nacemos, pero ¿cuántas de ellas son imperecederas?

Duncan MacDougall, consideró que el alma al dejar el cuerpo, debería producir una reducción del peso del cadáver, por lo que incorporó cierto tipo de balanzas a los camastrones de seis moribundos. El muy cuestionado resultado presentó una pérdida de 21 gramos. MacDougal concluyó que el resultado demostraba el peso intrínseco del alma. Augustus P. Clarke, contradijo las deducciones y relacionó la pérdida de peso con un básico tema de sudoración. Un rabinoen un viaje a Israel, me reveló que en el Talmud, la conclusión es totalmente contraria a la lógica mundana. Algunos en el judaísmo,hablan de que el cuerpo pesa más cuando se produce la muerte. La explicación es que mientras el alma esta en el cuerpo, lo tiene ligeramente levantado de la tierra. Es decir el alma es como un gancho celestial que lo eleva. Cuando abandona el organismo, el “peso muerto” se incrementa. El religioso explicaba que el alma es inaprensible y no es una, sino por el contrario son tres, siendo la primera la denominada “existencial” más cerca del cuerpo,relacionada con las emociones y los sentidos, la segunda denominada “espíritu”, que asciende-desciende y de ultimo, “alma suprema”que es totalmente pura. Los dioses del cielo somos especialistas en ascender y descender.

La vida, como te dije, es un aeropuerto donde convergen todos los elementos con sus grandes vías, también sus pequeños caminos de rodajes. En las primeras despegas y aterrizas, como lo haces en tus grandes momentos y proyectos, pero también se hace necesario cruzarcaminos pequeños, con sus giros y recovecos, unas llevan a las otras, todas son de obligatorio tránsito. Grandes pistas y calles de rodajes forman parte de tus caminos, son piezas de un solo engranaje que con constancia y perseverancia te llevan a la meta.

Braulio Jatar Alonso

Apóyanos Compartiendo :

Editor Reporte Confidencial / Abogado 18342 / Comunicador SNTP 8248 / Locutor 17210 / Profesor Inteligencias / Escritor / 7 libros amzn.to/2G3W6ja

Preso Político #ONU #OEA

Twitter @BrauliojatarA

Facebook Braulio Jatar Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.