#España | «Este libro es la historia de una persona humilde, pero muy ambiciosa»

Gabriel Escarrer Julià (Porreres, 1935) puso el primer grano de arena para crear Meliá en 1956, en la antesala del boom del turismo de masas. El empresario tenía sólo 21 años y su primer hotel, que respondía al nombre de Altair y era alquilado, contaba con 60 habitaciones. Seis décadas después, es el fundador de uno de los grupos hoteleros más grandes del mundo, con más de 350 hoteles en 45 países. Una experiencia que le ha convertido en todo un referente del turismo y del sector. Memorias plasmadas en el libro, Mi vida, que Escarrer ha presentado este martes en Palma.

Escrito por la periodista Isabel Durán, la obra relata la «gran historia de una destacada figura del sector hotelero español». Un empresario que, en palabras de la autora, «supo reinventarse y se ha convertido en un ejemplo para las generaciones venideras». La autora ha contado que conoció al empresario en 2019 y que fue en ese momento en el que se empezaron a fraguar las memorias. Escrito en tiempos de pandemia, el libro es un recorrido por las victorias y fracasos de Gabriel Escarrer.

Hijo de payeses, el hotelero nació en una familia humilde de Porreres sin muchos recursos. Pero con la idea de buscar una vida mejor y con más oportunidades, dejaron el pueblo y se trasladaron a la capital cuando Escarrer sólo contaba cinco años. Si bien la situación familiar mejoró, nunca tuvieron suficiente dinero como para que el hotelero pudiese ir a la universidad, pero ello no fue un impedimento. «Pude estudiar en la Escuela de Comercio, aunque lo más importante es que aproveché toda la formación que me llegó. Realmente, no cursar una carrera y tener que trabajar en una agencia, me permitió adquirir grandes conocimientos turísticos», ha explicado el empresario.

Con 21 años, Escarrer emprendió su primera aventura hotelera, «aunque no sin dificultades». Al principio, la propietaria del pequeño edificio, que él mismo reformó, no le quería alquilar el inmueble. Consideraba que era demasiado joven e inexperto y así se lo manifestó. «En un primer momento pensé que ella tenía razón. Sin embargo, como soy don convincente, estuve hablando con ella durante una hora y se dio cuenta de que no era tan joven». Escarrer ha reconocido que se lanzó al vacío «sin tener ni un duro». Y es que todo el dinero que invirtió se lo prestaron sus padres y la que sería su futura suegra.

«No ha sido fácil. Hemos sufrido y ha habido derrotas. También victorias y muchas. Ha sido un camino de sangre, sudor, lágrimas y mucha ilusión. Porque aparte de un arquitecto frustrado, me considero un apasionado del turismo. Este libro es la historia de una persona humilde, pero muy ambiciosa». Con 24 años, el hotelero ya tenía cuatro hoteles, todos alquilados, y se había casado. Con 36, tenía 6 hijos y 21 hoteles, «la mayoría en propiedad».

Objetivo: crecer, crecer y crecer

Fruto de su ambición, Gabriel Escarrer ha dicho que siempre tuvo claro que quería expandirse y consolidar la cadena hotelera. Para ello, se rodeó «de un buen equipo» y predicó con el ejemplo. «Quería contar con personas con mi misma filosofía y para eso debía ser un modelo a seguir». El empresario ha destacado a dos, Jeroni Albertí y Juan Vives. «Grandes amigos que ayudaron a consolidar la cadena en una época de pioneros y creadores. Años apasionantes para mí».

De entre las historias que Durán ha plasmado en el libro acerca de Escarrer, hay algunas anécdotas poco conocidas sobre acontecimientos decisivos de la cadena. «Mi objetivo era crecer, crecer y crecer. Quería garantizar un futuro para lo que había empezado a mis 21 años, pero sobre todo, quería dejarles a mis hijos una empresa consolidada y sin problemas». El libro es una biografía repleta de pequeñas historias sobre experiencias vitales, éxitos, oportunidades y fracasos.

Escarrer ha destacado como momentos decisivos, la internacionalización de la compañía o la decisión de cotizar en el mercado de valores. «Grandes aciertos con los que no nos hemos arrepentido». Aunque para llegar ahí, su pequeña cadena tuvo que crecer y lo hizo sobre todo a través de dos compras. La primera fue Hotasa, que aumentó su cartera de hoteles. La segunda, y más importante, la adquisición de Meliá y sus 70 hoteles.

«Me siento muy afortunado de haber estado rodeado por una gran familia que ha sido la columna vertebral de la empresa. Estoy orgulloso de mis hijos y de mi sucesor. Este libro de memorias es un agradecimiento a todos los que me han apoyado. Un relato de mi vida hecho con gran corazón», ha concluido Escarrer.

Por: Ok Diario
Autor: Andreu Vidal
Fecha de publicación: 2021-10-26 18:11:02
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.