fospuca banner mobile

Mantén tu calidad de vida después de la menopausia

Menopausia significa desaparición definitiva de la menstruación. Sin embargo, esta no desaparece bruscamente, sino que, durante un periodo de tiempo, la mujer tiene fallos en su menstruación de unos cuantos meses pero, posteriormente, vuelve a tener la regla. Esto se conoce como perimenopausia, de tal forma que para hablar de menopausia como tal se acepta que la mujer ha de llevar unos 12 meses sin la regla.

El término climaterio se refiere a una época en la vida de la mujer en que se producen una serie de cambios, y ocurre la transición de la época fértil a la época no fértil.

Aunque ambos términos (menopausia y climaterio) a menudo se confundan y se usen indistintamente, lo cierto es que la menopausia es solo un signo más dentro del conjunto de fenómenos que se producen en el climaterio aunque, sin duda, es el más importante. La duración del climaterio es de unos 10-15 años, y la menopausia lo divide en dos fases:

  • La premenopausia (la época anterior a la última regla, que dura unos 3-5 años).
  • Y la posmenopausia (la época a partir de la última regla, que dura unos 7-10 años).

La edad de aparición de la menopausia es muy variable, pero se sitúa alrededor de los 50 años. Hablamos de menopausia precoz si la última regla se produce antes de los 40-45 años (menos del 4%), y de menopausia tardía si todavía existen menstruaciones después de los 55 años.

Algunas afortunadas no tienen ningún síntoma al llegar a esta etapa, pero los especialistas estiman que el 85% de las mujeres presentarátrastornos asociados con la menopausia. Si los síntomas de la menopausia son tan intensos que interfieren con tu vida cotidiana, no dudes en consultarlo con el médico, que te puede prescribir algún tratamiento farmacológico para eliminar o reducir al mínimo estas molestias. Además, seguir estos consejos también puede ayudarte a aliviarlos y mejorar tu calidad de vida:

Los sofocos o golpes de calor afectan a más de la mitad de las mujeres menopáusicas o posmenopáusicas, y pueden durar hasta varios años. Aunque a veces ocurren incluso cuando la mujer está dormida y no hay una causa aparente, es conveniente observar qué ha ocurrido inmediatamente antes para intentar detectar si existen elementos desencadenantes y evitarlos, por ejemplo: al ingerir comidas o bebidas calientes o al tomar picantes, ante una situación de estrés o nerviosismo, con el consumo de alcohol o cafeína, etcétera.

Si los sudores o sofocos aparecen por la noche, procura tener a mano un ventilador y dormir en una habitación fresca, utiliza ropa y sábanas confeccionadas en tejidos que permitan transpirar, y toma una bebida fría cuando comiences a sentir el sofoco. Durante el día, sobre todo en invierno, vístete con varias capas de ropa, para poder desprenderte de algunas cuando te venga el golpe de calor.

Si tienes insomnio o algún otro trastorno del sueño en esta etapa, sigue las recomendaciones para una buena higiene del sueño (evita la cafeína, adecua la habitación, no tengas a mano dispositivos electrónicos, haz ejercicio…). Siempre es mejor adoptar estas pautas que tomar medicación, aunque si el problema es persistente debes consultarlo con el médico porque puede deberse a otro trastorno y no estar relacionado necesariamente con la menopausia.

La sequedad vaginal puede aliviarse con lubricantes, o cremas con estrógenos de uso tópico. Debes cuidar mucho tu higiene íntima y utilizar productos especialmente indicados para la zona genital femenina, porque la atrofia y adelgazamiento del tejido vaginal y la falta de secreciones favorecen el desarrollo de infecciones.

Mejora tu ánimo

Irritabilidad, baja autoestima, tristeza… también son síntomas que hay que tratar. Es importante que duermas suficiente, practiques ejercicio, y tengas una vida social satisfactoria. Si estás sola (divorciada o viuda, sin hijos o con los hijos fuera del hogar) o tienes problemas afectivos (mala relación de pareja, o con la familia o los hijos), la menopausia puede influir negativamente o agravar la situación, así que debes consultar con tu médico si necesitas tomar antidepresivos o asistir a terapia con otras personas donde puedas compartir tus experiencias.

Ejercita tu mente

Si tienes falta de concentración o problemas de memoria puedes hacer ejercicios específicos para entrenar tu mente, además de leer y realizar todo tipo de tareas que precisen destreza mental.

Evita escapes

La incontinencia urinaria se puede corregir realizando los ejercicios de Kegel, utilizando conos vaginales, o con fisioterapia orientada a corregir la disfunción de los músculos del suelo pélvico. Consúltalo con tu médico.

La terapia hormonal sustitutiva sirve para controlar algunos síntomas como la sequedad vaginal, la depresión y los sofocos, pero también tiene efectos adversos, por lo que debes valorar con tu médico si es apropiada para ti, y emplear la dosis efectiva más baja.

Con información de WebConsultas

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.